comscore
MENÚ
Diariomotor
Seguridad Vial

5 MIN

Curso de conducción segura en el Jarama

TomTom y Drivex

Hace unos días participaba en una jornada de conducción segura en el Circuito del jarama. Normalmente estos cursos implican las mismas pruebas de siempre, las frenadas y los slalom, pero el hecho de que el escenario escogido sea el circuito madrileño y que esté organizado por la academia de conducción Drivex nos hacía intuir que más allá de las pruebas típicas habría al menos una pequeña incursión en este trazado que tanto nos gusta a los amantes de la conducción.

Iniciamos la jornada tras un sencillo y rápido briefing en el que nos explican lo habitual, posición de manos (SIEMPRE a las dos menos diez del reloj, salvo en casos concretos como por ejemplo la conducción de un Porsche con PDK cuyas levas obligan a aproximarnos más a las tres menos cuarto), asiento bien bajo para rebajar el centro de gravedad, volante a la altura y distancia correcta (que nos permita apoyar las muñecas sobre el perfil superior del volante, nos deje ver todos los controles y nos permita la mayor distancia de visión posible).

Hablando de las bondades y sobretodo la indispensabilidad hoy en día del ABS, ya os mencioné hace unos días la primera prueba del día: la frenada asimétrica. En este caso no sólo tuvimos ocasión de saber lo que sucede cuando llevamos y cuando no llevamos ABS (que es lo que habitualmente se suele probar), sino también aprender a reaccionar correctamente y corregir la trayectoria cuando tenemos que practicar una frenada de emergencia careciendo de ABS. Hoy en día, por suerte, ya no se venden vehículos sin frenos ABS. El siguiente reto que cada vez está más cerca es el de conseguir que todos los vehículos que se comercializan nuevos incorporen control de tracción y estabilidad.

Para poner a prueba nuestra habilidad y una buena posición al volante nos disponemos a realizar la prueba del “Mickey Mouse”, un trazado corto y ratonero (de ahí el nombre) marcado con conos que ciertamente es una de esas pruebas que parece más fácil de lo que realmente es. El mayor problema está en que para surcarlo a un ritmo medianamente alto se nos exigen movimientos rápidos de volante y sobretodo salir de una curva anticipándonos a la siguiente, movimientos que en una conducción habitual son antinaturales y no se suelen practicar.

El colofón final de ésta jornada de conducción sería una breve incursión en la pista del Circuito del Jarama, donde tendríamos ocasión de poner en práctica algunas directrices de seguridad y conducción rápida dentro de la seguridad de un circuito de velocidad. La flota de vehículos prometía, todos ellos turismos con neumáticos de calle con las presiones más elevadas de lo habitual (en torno a 3 kg) para evitar destrozar los perfiles en un par de vueltas, dado que es la parte de la carcasa que más sufre en una conducción rápida en los intensos apoyos de las curvas de un circuito.

Por allí había varios Seat Ibiza FR, un Mini Clubman Cooper S, un Audi A4 y también un Hyundai i30, éste último me lo agencié, no por preferencia sino por retrasarme un poco y acabar cogiendo el único que quedaba libre. Como se suele decir, me tocaba bailar con la más fea, pero no por ello menos interesante, vale que no fuera el más rápido (las carencias se notaban y mucho en la subida de Pegaso) pero dado el ritmo que íbamos a llevar tampoco me hacía falta más potencia para poner en práctica lo aprendido en éste y otros cursos de conducción en el Jarama y asumir cada curva como un nuevo reto.

Según cogíamos confianza apurábamos un poco más las curvas e imponíamos un ritmo más alto, entonces también sacábamos a relucir todas nuestras carencias y las del coche que con unos frenos de utilitario nos exigía dosificar la frenada y sólo frenar con intensidad trazando la línea recta. Fue entonces cuando pude ver a un Audi y un Ibiza FR salirse a la grava al no tomar la trazada correcta y entrar ligeramente pasados en la penúltima curva.

Lo mejor es que estos cursos se impartirán de forma gratuita a todos aquellos que así lo deseen y hayan adquirido un navegador TomTom de la serie GOX50 entre el pasado 1 de julio y el próximo 15 de agosto. Son fruto de un acuerdo entre Drivex, una escuela de conducción fundada y dirigda por Miguel Ángel de Castro (toda una institución del automovilismo de nuestro país) y que cuenta con el apoyo del propio Pedro Martínez de la Rosa (como socio del proyecto). De momento se han propuesto cubrir un cupo de 1.000 cursos, aunque no descartan ampliarlo más adelante hasta hacerlos indefinidos.

TomTom y Drivex

11
FOTOS
VER TODASVER TODAS

En Diariomotor: Cursos de conducción deportiva en España (I) | Cursos de conducción deportiva en España (II)