comscore
MENÚ
Diariomotor
Destacado

5 MIN

BMW 120d Coupé, a prueba (I)

BMW 120d coupé, a prueba

El BMWSerie 1 Coupé es la tercera y última variante de la serie, posterior a las versiones de 3 y 5 puertas. Es un concepto de coche un tanto peculiar por su configuración de 2+2 plazas y por ser el único vehículo del segmento que monta tracción trasera aunque el 80 % de sus propietarios lo desconozca.

Durante los últimos años, hemos visto que BMW ha renunciado a parte de sus valores: hace poco nadie pensaba que la división M pudiese comercializar un vehículo con tracción total y cuerpo de todoterreno, o que el próximo M3 montase un motor con turbo… Por tanto, que el Serie 1 Coupé aún siga fiel a la propulsión está fenomenal, ya que ha sido parte del ADN de BMW desde su comienzo y puede que en un futuro próximo no se vuelva a repetir.

Para ese 80% les diría que mientras que en un coche de tracción delantera, el eje anterior tiene que lidiar con la dirección y ser capaz de transmitir adecuadamente la potencia al asfalto (por ello produce pequeños tirones cuando aceleramos con fuerza) con un tracción trasera la potencia se transmite por las ruedas posteriores, dejando a las delanteras la labor de la dirección.

Para muchos puristas el resultado final es mucho más satisfactorio así, ya que existe un mayor equilibrio y, en este caso, un reparto de pesos 50:50. Por eso, en el Serie 1 los beneficios se palpan de forma inmediata.

Lo cierto es que la Serie 1 de BMW nunca me había llamado la atención. Gran parte de la culpa la tiene un amigo que trabaja como comercial de BMW que siempre me aseguraba que “el Serie 1 es el único vehículo de la marca no digno de llamarse BMW”. En cualquier caso, los vehículos de la Serie 1 son los modelos de acceso a la marca y, aún sin ser especialmente baratos, permite que gente que años atrás no hubiera podido permitirse el lujo de comprar un BMW, ahora haya podido adquirir uno.

En líneas generales, la variante Coupé es en realidad un Serie 1 convencional al que se le ha añadido un maletero saliente que, visto desde atrás, se asemeja al aspecto de un “pequeño” Serie 3. La unidad que pasó por Diariomotor era el 120d Coupé con un motor de dos litros diesel que ofrece dos claras ventajas: una potencia suficiente para el cliente que busque premura y una extraordinaria eficiencia gracias a un bajo consumo. No obstante y a pensar de que la agilidad no es mala, su comportamiento deportivo es mejorable.

El motor, lo mejor

El motor, brillante por prestaciones y consumos, ha sido lo que más me ha gustado del coche, a pesar de ser diesel. Éste es un dos litros tetra cilíndrico con inyección directa “common rail” y turbocompresor. El turbo es de geometría variable, lo que permite una entrega óptima de potencia a cualquier régimen de revoluciones.

La potencia máxima es de 177 caballos, el par máximo es de 350 Nm entre 1750 y 3000 revoluciones. Pero lo más sorprendente es que, en la versión con caja de cambios manual, el consumo medio es ridículo: sólo ¡4,8 litros a los 100 kilómetros!... sorprendente. Décimas arriba o abajo, estos son consumos propios de un motor Citroën 1.6 HDI de 110 caballos, de un 1.6 TDI de 105 caballos Volkswagen o de un 1.6 TDCi de 90 caballos y origen Ford.

Es capaz de acelerar de 0-100 en 7.8 segundos para alcanzar una velocidad punta de 226 km/h. El motor, en comparación con el de los primeros Serie 1 del año 2007, ha sufrido diferentes modificaciones: nueva geometría de admisión, nuevos inyectores piezoeléctricos, un nuevo turbo de geometría variable que sopla a una presión máxima de 2.55 bares y diferentes medidas “Efficient Dinamycs” orientadas a disminuir el consumo y las emisiones de CO2.

Medidas “Efficient Dinamycs”

El resultado son 14 caballos más y dos litros menos de consumo en ciclo mixto para un propulsor que resulta progresivo y sin vibraciones, pero que al ralentí suena como una cosechadora compungida. La medida principal del paquete “Efficient Dinamycs” es la regeneración de energía en la frenada para todas las unidades vendidas en el mercado europeo. Mediante este sistema la batería se recarga durante las fases de frenado y deceleración si se encuentra en un nivel mínimo de carga.

Según BMW esto redunda en un mayor aprovechamiento de la potencia del motor y una reducción del consumo y de las emisiones de CO2, que quedan en 144 gramos. Nuestra unidad iba asociada a un cambio automático – opcionalmente puede incluir levas en el volante – con convertidor de par que reduce las pérdidas de energía y que (técnicamente) consigue reducir los tiempos de reacción y de cambio de marchas.

Los modelos con caja de cambios manual también incluye una función Auto Start/Stop desactivable que apaga el motor cuando nos detenemos durante el tráfico en circulación urbana y que vuelve a encenderlo cuando pisamos el embrague para continuar la marcha. Esta función implica un guiño a la ecología ya que reduce las emisiones de CO2 emitidas por nuestro vehículo y es un pequeño apoyo para nuestro bolsillo en cuanto a la gasolina repostada a final de año.

Permaneced atentos, mañana continuamos haciendo un repaso al diseño exterior e interior; pasado mañana finalizamos con la tercera parte donde veremos cómo es su comportamiento en carretera.

BMW 120d coupé, a prueba

16
FOTOS
VER TODASVER TODAS

En Diariomotor: BMW Serie 1 Coupé, características técnicas