Gran Premio de Mónaco de 1984, así nacía el mito de Ayrton Senna

David Villarreal  |  @davidvillarreal  | 

Este fin de semana la Fórmula 1 regresa a Mónaco. El glamour, el riesgo, la pasión y el exotismo de un escenario idílico en el que se consagraron los más grandes, pilotos como el propio Ayrton Senna, que en 1993 ya no podía contar sus victorias con los dedos de una mano. Y es que el brasileño, además de ser el más laureado en el principado, también será recordado por las generaciones venideras por su lección magistral en el Gran Premio de Mónaco de 1984 en el año de su debut y al volante de un modesto Toleman.

Pero recordemos lo sucedido aquel 3 de junio de 1984. Alain Prost partía el primero tras haber conseguido la pole position. A las dificultades inherentes del trazado monegasco se unía la incesante lluvia que había hecho aparición a primeras horas de la mañana y que según se acercaba la hora de la carrera aumentaba su intensidad. En apenas unas vueltas Prost perdía la primera plaza y veía como Mansell se alejaba. Desde el comienzo un jovencísimo debutante brasileño iniciaba su remontada desde la décimo tercera posición, su nombre: Ayrton Senna da Silva.

Gran Premio de Mónaco de 1984

Mansell caía tras estrellar su Lotus contra el quitamiedos y tendría que contemplar desde la barrera el espectáculo que estaban ofreciendo sobre las encharcadas calles de Mónaco dos pilotos novatos: Senna y Stefan Bellof. El brasileño por su parte seguía incesante hasta las primeras plazas deshaciéndose de veteranos como Alboreto, Arnoux o Keke Rosberg, así hasta rodar segundo y tener en el punto de mira al propio Alain Prost.

El francés veía como Ayrton se le acercaba cada vez más, recortándole hasta 4 segundos por vuelta. Es más, al no ser uno de sus contendientes por el título, Alain Prost “Le Professeur” ya tenía decidida su estrategia. Dejaría pasar a Senna para conformarse con un segundo puesto que sabría a victoria, dado que su rival más serio, Niki Lauda ya había quedado fuera en la vuelta 23.

Pero al llegar a la vuelta 29 y cuando Senna estaba a tiro de piedra del francés, Prost levantaba la mano para advertir a los comisarios de que la pista estaba impracticable. Ante la pasividad del jefe de carrera, Jacky Ickx, este levantaba de nuevo la mano en la vuelta 31. Entonces fue cuando Ickx decidió dar por concluida la carrera.

Gran Premio de Mónaco de 1984

Al concluir el giro 32 una bandera roja ondeaba en la recta de meta donde Alain Prost ya había bajado el ritmo y Ayrton Senna cruzaba la línea de meta por adelantándole a este y celebrando una victoria que no llegó. Con el reglamento en la mano las posiciones válidas en el clasificatorio serían las de la vuelta anterior, la 31. Con lo cual Prost había ganado y Senna había quedado segundo. Quién sabe si el brasileño conocía esto o simplemente se alegraba de haber realizado no una de las mejores carreras de su vida, sino la que verdaderamente fue LA carrera de su vida.

Más tarde en el podio y en las declaraciones a los medios su seriedad denotaría no sólo su caracter tranquilo, sino también su descontento ante una carrera que verdaderamente podía haber ganado y de cuya victoria hubiera sido incontestablemente merecedor.

Gran Premio de Mónaco de 1984

Así nacía un mito. El mito del que todos aún siguen hablando. Aquel piloto que se decía que era capaz de llevar un monoplaza mucho más allá de los propios límites impuestos por la ingeniería y la física. Aquel piloto que en las condiciones más difíciles en las que la pista estaba deslizante y la lluvia hacía flotar a su monoplaza, era capaz de imponerse con un dominio absoluto a todos sus rivales, arrebatar segundos vuelta tras vuelta a sus perseguidores e incluso doblarles.

Así era Ayrton Senna…

Para concluir os recomiendo que veáis esta serie de vídeos sobre aquel Gran Premio de Mónaco de 1984. Y si aún no lo habéis hecho os recomiendo también que aprovechéis el fin de semana para ver la película-documental Senna. No Fear, No Limits, No Equal (más info en IMDb), que entre otras cosas dedica unos minutos a recordar aquella histórica carrera en el Principado de Mónaco.

Fuente: Wikipedia | Youtube
En Diariomotor: La Fórmula 1 cumple 60 años de competición | La carrera más dura de la historia

Lee a continuación: Hamilton aprieta, pero Sebastian Vettel se lleva la victoria en el GP de España

Ver todos los comentarios 25