Volvo Mean Green, a 260 km/h, el camión más rápido es un híbrido

 |  @davidvillarreal  | 

El protagonista de la historia que os presentamos hoy no es en realidad un camión, por extraño que resulte dado el título de este artículo, sino un hombre: Boije Ovebrink. Se trata ni más ni menos de un sueco que desde pequeñito se sintió apasionado por todo aquello que tuviera al menos cuatro ruedas, especialmente camiones y demás vehículos de gran tonelaje. No obstante con 23 años ya fundaba su primera empresa de transporte y comenzaba a hacer sus pinitos en las competiciones de camiones, para llegar a ser profesional bien entrados los 40 años.

Desde el año 2001 el bueno de Ovebrink ya había conseguido batir varios records de velocidad al volante de un camión con una cilindrada máxima de 16.000 cm3. Sus méritos hicieron que Volvo se fijase en él y le propusiesen batir su propio record en 2007 con un Volvo NH de 1.600 CV y 5.000 Nm de par máximo, y así lo consiguió. Su record fue el de alcanzar los 240 km/h de velocidad máxima y una media de 158.829 km/h. Tras la hazaña Volvo le preguntó: “¿qué será lo siguiente?”. Y él respondió: “Batiremos el record con un camión híbrido”.

El proyecto cayó en el olvido, hasta que un equipo de carreras de camiones checo reclamó y consiguió batir el record de los suecos. Fue entonces cuando Volvo Trucks y Ovebrink se pusieron de nuevo manos a la obra de forma paralela al desarrollo de camiones híbridos de la marca para poner a punto una cabeza tractora de record híbrida que fuera capaz de recuperar el trofeo perdido. Su nombre: Mean Green.

La primera fase consistió en aligerar al máximo el chasis, la carrocería, los ejes, la caja de cambios (se suprimió la primera marcha)… ¡Incluso el propio Boije Ovebrink se comprometió a adelgazar 20 kilogramos!

Para la mecánica se contó con un motor Volvo de 16.0 litros que de serie homologa 700 CV, para adosarle turbos hasta conseguir una potencia de 1.900 CV. Por otro lado se combinó con un motor eléctrico que ofrece 200 CV adicionales y un par máximo de 1.100 Nm, la clave para conseguir que esta mole salga disparado desde el mismo instante que se pisa el acelerador sin ningún retardo posible.

Después de tanto trabajo, en junio de 2011, el equipo de Ovebrink se disponía a batir su propio record y así lo conseguía de nuevo. En un recorrido de ida y vuelta conseguían una media de 166.7 km/h y alcanzar una velocidad máxima de 260 km/h.

Vía: Volvo
En Diariomotor: Los primeros camiones híbridos llegan a Europa | Volvo Trucks entrega los primeros camiones híbridos

Lee a continuación: Una tormenta de granizo daña más de 3.500 Ford Mondeo, Galaxy y S-Max nuevos en Bélgica