comscore
MENÚ
Diariomotor
Coches de lujo

3 MIN

El Galibier aún no es suficientemente "bestia" para Bugatti

Lo del Bugatti Galibier es un ir y venir de rumores. Tan pronto nos llegan señales de que su lanzamiento se acerca como de pronto nos enteramos de que las dudas acerca de su conveniencia crecen. Una de las razones, obvia por supuesto, es el hype o el ansia de ser el centro de atención que genera toda la rumorología que se pueda filtrar a la prensa. Y cuanto más lo alargues en el tiempo mejor. Estamos ante un auténtico “caso Panamera”. ¿Aún recuerdan la de fotografías espía, rumores y filtraciones que tuvimos que “sufrir” antes de que se hiciera oficial y se presentara la berlina de Porsche?

La última del Bugatti Galibier son las supuestas declaraciones de Wolfgang Dürheimer, el que desde noviembre de 2010 ostenta la presidencia de Bugatti. Y es que parece que habría comentado en petit comité su descontento con los resultados de los primeros prototipos del Bugatti Galibier. Algo no cuadra, las cuentas no les salen y entiende que aún no es la superberlina por la cual podrían cobrarle a cualquiera, que pueda pagarlo, más de un millón de euros y hacer que este quede totalmente convencido de que no le han estafado y por supuesto, ha hecho una gran compra.

¿Y qué sería para Bugatti una compra que merezca más de un millón de euros?

El Bugatti Veyron ha hecho correr, no ríos, sino océanos de tinta. Nadie duda de que hasta dos millones de euros podrían pagarse por la mismísima desproporción, el avance de la ciencia y la tecnología, o tal vez la locura de alguien que dijo que se podía hacer un deportivo que superase los 400 y muchos kilómetros por hora y que alguien pagase por él lo que por cinco Ferrari. Y para ello se tuvieron que enfrentar a la crítica y a la pura física, resolviendo un sin fin de pormenores y complicaciones técnicas.

¿Pero qué hay del Galibier? Bugatti quiere vender lujo y exclusividad, de primeras esto ya lo tiene garantizado. Pero también confort y espacio. Dürheimer cree que al Bugatti Galibier aún le falta espacio de carga y su confort dista mucho del nivel que desean alcanzar. No obstante se resiste a que su máquina sea un transatlántico potente, pero anodino, y siguen pensando que 800 CV de potencia no son suficientes para las prestaciones, que se tercian insuperables, dignas del sello Bugatti. ¿En qué quedamos?

En definitiva, Bugatti no desea un modelo popular, que venda mucho, sino la superberlina definitiva que mantenga la reputación de la marca y que haga que todos se sientan orgullosos de ella. ¿Lo conseguirán?

La decisión definitiva se debería tomar antes de que finalice el año…

5
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Fuente: Inside Line En Diariomotor: Bugatti 16C Galibier, la “superberlina” llegará a sus primeros clientes en 2014 | Bugatti 16C Galibier, presentado en Ginebra al margen del Salón | Bugatti Galibier, desvelada la berlina de lujo