Chevrolet Orlando 2.0 VCDi 163 CV Aut. LTZ, a prueba (III)

Terminamos ya nuestro repaso al Chevrolet Orlando con esta última parte de nuestra prueba a fondo de este interesante monovolúmen de siete plazas. En la primera parte de la prueba nos centramos fundamentalmente en su diseño y un análisis de su habitabilidad. Tiene un habitáculo muy bien construido, pero adolece de algunos fallos que otros monovolúmenes no tienen: la fila central no es deslizable y su maletero tiene 460 litros, lo que supone una capacidad algo inferior que la mayor parte de competidores.

En la segunda parte de la prueba del Chevrolet Orlando hemos estado hablando de dinámica. Nuestra unidad está equipada con el propulsor 2.0 VCDi turbodiésel de 163 CV, un potente motor con muchísimo par motor disponible desde sólo las 1.200 rpm, asociado a un cambio automático. Es un vehículo con un aislamiento realmente trabajado, un gran aliado para viajes largos en vías rápidas también gracias a unos consumos moderados. Hablemos ahora de equipamiento, precios y rivales.

Equipamiento del Chevrolet Orlando LTZ

Nuestra unidad de prensa era una versión LTZ, el tope de gama en cuanto a equipamiento dentro de la gama Orlando. Este acabado sólo está disponible con el gasolina 1.8 y el diésel 2.0 de 163 CV, no con su hermano menor de 131 CV. Si queremos un Orlando con caja de cambios automática sólo podremos elegir acabado LTZ y el motor diésel más potente. Nuestra unidad de pruebas no tenía ningún equipamiento extra, pero aún así, contaba con una gran dotación de equipamiento de serie.

A nivel de seguridad, todos los Chevrolet Orlando comparten una dotación de serie muy amplia: airbags frontales, laterales delanteros, de cortina, control de estabilidad, ABS y reparto electrónico de frenada. No es nada del otro mundo, pero es el estándar en el segmento y es de serie hasta en las versiones más básicas. Como elementos de comodidad, gozamos de control de velocidad de crucero, un sensor de aparcamiento trasero y un segundo retrovisor interior para controlar a los niños.

Por supuesto, se cuentan de serie los antiniebla, dos anclajes ISOFIX en la fila central y “amenidades” imprescindibles como el ordenador de a bordo, reposabrazos para el conductor, volante con ajuste vertical/horizontal o ajuste en altura para el asiento del conductor. Para la tapicería de cuero hay que pagar 1.200€, pero viene acompañada de calefacción en los asientos. Los sensores de luz/lluvia o el plegado eléctrico de retrovisores son exclusivos de los LTZ, como también lo es el navegador con pantalla de 7”.

Con las versiones LT+ comparte el climatizador o las lunas traseras tintadas, así como la conectividad USB y auxiliar para el equipo de audio. Sin embargo, los LTZ montan de serie llantas de 17 pulgadas, que realzan el aspecto del monovolumen en bastantes enteros. Como carencias comunes, la imposibilidad de montar manos libres Bluetooth en cualquiera de las versiones o el hecho de no disponer de una pantalla táctil para el navegador. Pasemos a echar un ojo a la seguridad, rivales y precios.

Seguridad: cinco estrellas EuroNCAP

Sometido muy recientemente a estas pruebas europeas, el Chevrolet Orlando ha obtenido cinco estrellas en protección a los ocupantes y también máxima puntuación en protección a niños de hasta 18 meses sentados en un dispositivo de retención infantil. El ESP es de serie en toda la gama y se recuerda al conductor que el airbag del pasajero está conectado en caso de que se monte una sillita en dicho asiento. Un punto más flaco es la protección al peatón, que en general es pobre y no llega al aprobado.

Rivales y precios

La gama Chevrolet Orlando arranca desde 19.530€ con un LT 1.8, pero la versión 2.0 VCDi LTZ Aut. que hemos probado es el tope de gama, y cuesta 24.300€ con las actuales promociones comerciales de Chevrolet en vigor. La principal ventaja es que es el monovolúmen diésel de su potencia con caja automática más barato que se puede comprar en el mercado. Repasemos algunos rivales, los que puedan disponer de una combinación de motores/cajas de cambio a la antes explicitada.

Uno de sus rivales de referencia es el Citroën Grand C4 Picasso, equipado con el motor 2.0 HDi de 150 CV y una caja de cambios manual pilotada de seis relaciones. Su motor de 150 CV acelera más rápido y consume una media de sólo 5,3 l/100 km, pero personalmente creo que su caja de cambios lastra al conjunto. El Citroën tiene unos acabados comparables – algo más vistosos – y es algo más capaz en cuanto a maletero, con 576 litros plegando la fila trasera de asientos.

El nivel de practicidad está un punto por encima, el francés tiene una fila central regulable longitudinalmente y tres asientos individuales con sus correspondientes anclajes ISOFIX. Con el nivel de acabado Exclusive y un equipamiento comparable cuesta 27.420€. El rival de Ford responde al nombre de S-MAX, y está equipado con una caja de cambios Powershift de doble embrague, asociada al motor 2.0 TDCi de 163 CV. Es un coche más grande que el Orlando (mide 4,77 metros) y más grande que el C4 (4,55 metros).

Por tanto, es lógico que sea más espacioso que ambos, y tiene un maletero de 854 litros con la fila trasera abatida. La combinación motor-caja de cambios redunda en mejores prestaciones y consumos idénticos, es una caja de cambios más rápida. Es un coche de más calidad que el Orlando a nivel de interior, con una practicidad similar, ya que la fila central no se regula en longitud y no tiene excesivos huecos portaobjetos. El problema es que a igualdad de equipamiento, es un coche que cuesta más de 32.000€.

Otro rival lógico es el Peugeot 5008, con motor 2.0 HDi de 163 CV y caja de cambios automática con convertidor de par. Es el mismo motor del Ford S-MAX y en consumos, es el coche más parecido al Chevrolet Orlando (su media es de 6,8 l/100 km). Me parece que tiene un habitáculo más atractivo, de calidad un poco superior. Es claramente mejor en practicidad: mayor maletero, tres asientos independientes centrales, cortinillas parasol, tres anclajes ISOFIX centrales y un asiento del copiloto convertible en mesa.

De nuevo, el problema es que nos costará 28.442€ con un nivel de equipamiento similar al del Chevrolet. Por último, un rival destacado es el Renault Grand Scénic, con el motor 2.0 dCi de 150 CV y acabado Bose Edition, cuya caja de cambios emplea convertidor de par y seis relaciones. Homologa una media de 7,0 l/100 km, pero es un motor con un gasto real alto en comparación a sus rivales. Son 564 de litros de maletero con dos filas de asientos y la misma practicidad de sus colegas franceses.

Con un equipamiento similar – y equipo de sonido Bose, que por algo se llama así esta versión – cuesta 28.868€. Así que podemos ya extraer las conclusiones y dar por zanjada esta prueba del monovolúmen Chevrolet Orlando.

Conclusiones

Los rivales del Chevrolet Orlando le superan en practicidad, modularidad interior y maletero, pero son 3.000€ más caros en el mejor de los casos. Si se puede renunciar a una fila central con desplazamiento longitudinal y a un anclaje ISOFIX es un coche tan válido como los demás, realmente bien equipado (un full-equip en regla) y con un confort de marcha envidiable, además de unos consumos contenidos con respecto a otros rivales automáticos. Como guinda, una imagen fresca, un aspecto más masculino y un punto de exotismo.

A destacar

  • Confort y calidad de rodadura
  • Consumos
  • Precio imbatible

A mejorar

  • Maletero
  • Fila central no desplazable longitudinalmente
  • No puede equipar manos libres Bluetooth

En Diariomotor: Chevrolet Orlando 2.0 VCDi 163 CV Aut. LTZ, a prueba (II) | Chevrolet Orlando 2.0 VCDi Aut. 163 CV LTZ, a prueba (I) | Chevrolet Orlando, equipamiento y precios | Chevrolet Orlando en el Salón de París | Así es el nuevo Chevrolet Orlando

Lee a continuación: Chevrolet Orlando 2.0 VCDi 163 CV Aut. LTZ, a prueba (II)

Solicita tu oferta
  • .Motorhome.

    Rodius desde 18.980€, no tendrá la calidad, ni la imagen que tiene este, y aunque el Ssanyong no sea incluso de este segmento. Si buscas practicidad, comodidad y equipamiento decente, el Rodius es la mejor opcion si no te importa lo demás.

    • X 2.0

      Calidad si tiene, lo que le mata es el diseño.

  • X 2.0

    Pues muy bien, veo esta prueba muy bien, al igual que el Cruze, vale perfectamente lo que te están dando, tiene un par de fallos, para mi realmente 1, el tema de la fila de asientos, pero esto ya depende de cada uno, la diferencia minima con el resto de modelos es de 3000 euros,y tiene un equipamiento gordo, el mejor motor de los 3 y un diseño precioso. No se puede pedir mas, una vez mas, todo un acierto de Chevrolet.

  • tomiton

    mas feo que pegar a un padre con un calcetin sudao

    • Jonathan

      Amigo aunque no lo creas, me compre un Chevrolet Orlando y la autonomía en combustibles es fantástica y en mi caso busco un buen rendimiento a un costo moderado, que rinda en velocidad y buen equipamiento, ademas cumple con las normas que se exigen al medio ambiente y para mi familia es comodo, en cuanto a lo lindo puedo compartir un poco tu opinión, pero en economía, deja atrás la calidad y la hermosura de otros que a mi economía no afecta en nada… Suerte…

  • Juanjo

    Y qué hay del Opel Zafira Tourer?, ni se menciona, y creo que comparten motor incluso!
    No vendría mal una comparativa de equipamientos y prestaciones, aparte precio para estas dos máquinas parecidas

  • dan

    El chevrolet orlando es segmento c y el ssangyong rodius es segmento d?