¿Por qué Steve Jobs conducía siempre un SL 55 AMG sin matrícula?

 |  @davidvillarreal  | 

A lo largo del último mes mucho habremos escuchado, y probablemente nos quedará por escuchar, de una personalidad tan peculiar como la de Steve Jobs, el cofundador de Apple fallecido hace apenas unas semanas. En este caso recordaremos el origen de variopintas leyendas urbanas que se han ido extendiendo a lo largo de los últimos años. ¿Por qué Steve Jobs viajaba siempre en un flamante Mercedes SL55 AMG sin matrícula que en vez de esta sólo llevaba un pequeño código de barras?

Al extenderse las fotografías por internet empezaron a surgir todo tipo de especulaciones. ¿Acaso tenía algún permiso para circular al margen de la ley sin matrícula? ¿Acaso no le importaba pagar la multa de 250$ impuesta por el Estado de California por tal infracción? ¿Qué significado tenía aquel enigmático código de barras?

La respuesta es mucho más sencilla que todas estas elucubraciones: simplemente el bueno de Steve halló un resquicio legal que le permitiera prescindir de matrícula cambiando cada seis meses de vehículo. Así lo ha confirmado Jon Callas, antiguo jefe de seguridad de Apple.

Por cierto, ¿sabían que los primeros ordenadores personales de Apple se inspiraron en el propio Porsche 928 que conducía Steve Jobs allá por los años 80?

Steve Jobs siempre hizo gala del slogan que tan popular haría a su compañía “think different”, piensa diferente. Tanto que no dudó en ingeniárselas para poder moverse en su Mercedes SL55 AMG de forma completamente anónima, tan anónima que ni tan siquiera contaba con placas de identificación. La clave: recurrir a la ley CA Vehicle Code 5200 del Estado de California que obliga a matricular el vehículo en los seis meses posteriores a su adquisición.

No dudaría entonces en establecer un acuerdo con su empresa de leasing para cambiar de vehículo cada seis meses, sustituyéndolo por uno exactamente igual y completamente nuevo.

Respecto a la rumorología que rodeó durante tanto tiempo a aquel código de barras, la respuesta aún es más sencilla. Simplemente se trataba del código VIN o número de bastidor, que quedaba al descubierto tras el espacio reservado para la matrícula.

También muchos se preguntaron la razón de que Steve Jobs aparcase habitualmente en una plaza reservada para minusvalidos. Probablemente se debiera a algún permiso legal de incapacidad recibido tras serle detectada su grave enfermedad.

Fuente: Celebrity Car | iTWire | Jalopnik
En Diariomotor: Apple y Porsche unidos por el diseño en 1981

Lee a continuación: Finaliza la producción del Mercedes SL 65 AMG

Solicita tu oferta desde 118.625 €
  • AB

    Si la cuarta parte de las cosas que se cuentan ahora son verdad, por ejemplo su forma de comer con dietas un poco más allá de lo extravagante, y a las que recurrió para curarse durante bastante tiempo después de que le detectaran el cancer y antes de recurrir a la medicina en última instancia, lo único que se demostraría es que, como pasa muchas veces, el tipo en su actividad principal sería un genio, pero en el resto se pasaba de flipado.

  • Mytek

    Realmente hay gente diferente y original por naturaleza. Los hay que pretender ir de guays, a la moda y tal pero se ven a distancia. Steve Jobs no. Aqui en Europa hacen faltan mas gente como él, y en particular en España.

    • ¿Hacen falta más charlatanes sobrevalorados?

      • Andy Pd

        Emprendedores, gente atrevida que aspire a algo más que un puesto de funcionario en el que rascarse las pelotas sin poder ser despedido hasta que se muera. Hace falta gente con ideas y sueños y no nuevos ricos horteras que no son capaces de reinvertir para un mejor y más seguro futuro. En España de esos hay dos o tres, y los que tienen potencial se ven limitados por la incompetencia de los políticos populistas, el mierdoso sistema educativo y la cultura Española de no moverse del mismo pueblo.

        • Anónimo

          Pues vaya. yo soy de esos aspirantes a funcionarios (profesor) y no para rascarme las pelotas hasta que me muera. Simplemente me gusta. Y he tenido que dejar las comodidades de mi casa para ir a vivir de alquiler compartiendo piso no precisamente nuevo en otra ciudad española fuera de mi tierra. Y mira que yo vengo de familia pobre, que hoy se llama humilde, que hemos ido invirtiendo en educación y no en bienes materiales(cosas de los pobres de antes que pensábamos que dejarse los cuernos estudiando era la manera de prosperar). Puedo asegurarte que no soy una persona que se toca las pelotas ni un nuevo rico hortera.
          La educación, madre mía. Entre falta de medios, desprestigio social y padres que se creen que su hijo debe tenerlo todo y siempre llevan razón, se va al garete. Se ha perdido lo que los de mi generación considerábamos justo: Ley del esfuerzo. Si te esfuerzas y te sacrificas podrás tener cosas, o el ya me lo compraré cuando trabaje. O lo que decían los padres de antes: “NO, no es necesario”. Toda una pérdida de valores sociales a favor del consumismo radical, la mala educación y una caterva de niños/adolescentes consentidos, que lo tienen todo, que no valoran nada de lo que poseen, y , que por tanto, no tienen motivación por conseguir nuevas cosas, por superarse. Que lejos han quedado mis lágrimas de alegría al leer que ya era licenciado. Y como las mías, las de muchos españolitos de clase media baja que luchábamos por algo que antes era de los más ricos. Y a eso vamos a volver, a que estudien aquellos cuyos papis se lo puedan pagar.
           Y sí, el empresariado español aspira a hacer dinero muy rápido y no reinvertir nada. Así cuando llegan las crisis todo es llorar, despedir gente y quejarse de todo. Cuando su falta de previsión, de inversión y de puesta al día en cuanto a competitividad ha sido nefasta, por no decir nula. Y es que la especulación y el ladrillo no produce.
          Y el señor Steve Jobs es de esos que puede ser considerado un genio, sí. Pero si fuera por él todavía tendrían ordenador los cuatro ricos. Mi primer PC me costó cuatro duros. Si hubiera sido por el señorito hasta muchos años después no hubiera podido tener uno. Y si digo yo, digo la mayoría de la gente que conocía y conozco. Y no hablemos de sus EULAS (las licencias de usuario). Pero queda muy “cool” criticar al Puertas y alabar al Trabajos.
          Y ya si hablamos de esto, vaya, es para mear y no echar gota. Un tío excéntrico que cambiaba cada seis meses de coche…aparte de otras manías que tenía.
          Y por no comentar que sufrió un transplante sabiendo que tenía cáncer. Cuando una persona con cáncer jamás es apta para un transplanbte. Quizás ese órgano transplantado hoy estaría en el cuerpo de alguien que sí era apto para ello y se quedó sin él. Y es que los órganos, por desgracia, no los compras en el súper. Bueno, Jobs se ve que sí que lo hizo.
          Por tanto, sin dejar de reconocerle sus méritos, no veo que esta persona sea tan chachi piruli ni tan guay.

  • Pablo

    Aparcaba en una plaza de minusválidos?

  • Que pena. Uno que iba de guay y no llegaba a chachi.  

  • Que viva el despilfarro de recursos naturales o artificiales.

    Yo también quiero un Mercedes SL55 AMG, pero me vale que me lo cambien aunque sea cada 5 años. Saludos.

  • Carluset

    Oh, que inteligente era… un coche siempre en rodaje…

    • Jurch

      realmente crees que cambiando cada 6 meses de coche se tenía que preocupar de hacerle rodaje?

  • Pues por la gracia de no llevar matrícula le pararían más de una vez, porque por legal que fuera, el policía en cuestión podía (y seguramente lo harían varias veces) para pararle y pedirle los papeles. Yo en cambio matricularía el coche y no perdería el precioso tiempo de mi vida demostrando al agente de turno que sé una triquiñuela de la ley de EEUU que me permita ir sin matrícula.

    • AB

      Evidentemente una persona normal haría lo que tu dices y no perdería el tiempo estúpidamente, pero haciéndolo de esa forma no se consigue ir de chulo por la vida, que es de lo que se trata…

  • Si yo tuviera la chequera que el disfrutó en vida en menos meses me ven cambiando de auto.