Tu coche en forma: accesorios, ayudas a la conducción

 |  @davidvillarreal  | 

Cuando adquirimos un automóvil nuevo en ocasiones no pensamos en muchos extras que el día de mañana nos podrían ser de utilidad. En otros casos puede ser que nuestro viejo automóvil ni tan siquiera contase como opción con algunos accesorios, que con el paso del tiempo y el avance de la tecnología se han hecho casi imprescindibles para nuestra vida y para ayudarnos en la conducción.

Por desgracia muchos extras y sistemas de seguridad no pueden instalarse a posteriori, tales como airbags, ABS, controles de tracción y estabilidad, control de velocidad de crucero… Pero por suerte el avance de los dispositivos electrónicos ha hecho que otros sistemas como navegadores GPS, sistemas de llamada manos libres y sensores de lluvia, entre otros, puedan ser instalados en nuestro vehículo a un coste relativamente asequible.

Daremos por tanto un breve repaso a la oferta de accesorios y ayudas a la conducción existentes en el mercado.

Navegadores GPS

La oferta de navegadores GPS va desde el avisador de radares, sin pantalla ni cartografía, hasta los sencillos navegadores de ventosa y los integrados en el equipo multimedia.

La llegada de los navegadores GPS portátiles supuso la democratización de una tecnología que hasta entonces sólo era asumible, a un coste bastante alto, en vehículos de alta gama con equipos de navegación integrados. Marcas como Garmin, Navman o TomTom no tardaron en presentar un completo catálogo de equipos portátiles asequibles de instalación tan sencilla como despegar y pegar una ventosa en el parabrisas. Nunca más habrá excusa para llegar tarde.

En la actualidad la tecnología de los sistemas de navegación está tan avanzada que incluso prácticamente cualquier teléfono móvil de última generación ya cuenta con su propio GPS y cartografía integrada. En cualquier caso un equipo de navegación GPS portátil se puede adquirir a partir de unos 100€, pudiendo ascender su precio hasta los 300 o 400€ en función de la cartografía que incorpore (existen navegadores con mapas sólo para España y Península, para toda Europa o incluso para todo el mundo).

Las posibilidades son variadas. El sistema más sencillo y barato sería el del avisador de radares, a secas, que mediante una conexión via satélite y una base de datos de radares fijos es capaz de avisarnos mediante un bip sonoro cada vez que nos avisemos a un radar fijo. Este sistema básico y en desuso dado el abaratamiento de los navegadores GPS completos, carece de pantalla, de cartografía y por tanto también de sistema de guiado para llegar a nuestro destino.

Un navegador GPS oscila entre 100€ y 300€ dependiendo de la cartografía que integre. Existen navegadores con mapas para España y Península, Europa o incluso para todo el mundo.

En cuanto a navegadores GPS, propiamente dichos, nos encontramos con los habituales de ventosa que se adhieren al parabrisas o al salpicadero y que cuentan con la ventaja de poderse desmontar cada vez que aparquemos para evitar robos. También es posible adquirir equipos multimedia completos que se instalan en el espacio del radio-cd y que además de integrar las funciones de sonido disponen de una pantalla, habitualmente bastante pequeña, para mostrarnos la cartografía.

Por último y en el caso de los teléfonos móviles de última generación, o smartphones, existe la posibilidad de adquirir ventosas compatibles para adherirlo al parabrisas y utilizar su funcionalidad GPS y la cartografía, que en el caso de los Android está sincronizada con imágenes de Google Maps.

Entre sus funcionalidades más avanzadas se encontraría sincronización con internet para advertirnos en tiempo real de carreteras cortadas y atascos en nuestra ruta.

Manos libres Bluetooth

Hablar por el móvil sin manos libres conlleva multas de hasta 300€ y retirada de tres puntos del carné. Un dispositivo de manos libres Bluetooth se vende a partir de 30€.

Hoy en día los sistemas de telefonía de manos libres, son un extra muy habitual y asequible en vehículos de nueva fabricación. De hecho es normal que el fabricante lo ofrezca de serie o como oferta promocional incluso en utilitarios económicos. No obstante si por una determinada circunstancia nuestro vehículo no incorporaba de serie este sistema la solución es sencilla y económica: integrar un equipo de llamadas manos libres Bluetooth.

A partir de 30€ es posible adquirir un dispositivo de llamadas Bluetooth con o sin instalación. La instalación en ocasiones puede ser tan sencilla como colocar un micrófono y conectar el aparato al equipo de sonido de nuestro automóvil. No obstante siempre queda la opción de recurrir a un profesional o emplear equipos sin instalación cuyo uso es tan sencillo como “pegar” la sujeción al salpicadero y llamar.

Utilizar el móvil sin un dispositivo de llamadas homologado, es decir, un manos libres, conlleva multas de hasta 300€ y la retirada de tres puntos del carné. O incluso lo que es peor, un despiste que pueda terminar en un siniestro. ¿Merece la pena jugársela?

Sensores y videocámaras de aparcamiento

A partir de 100€ se puede instalar un dispositivo de sensores de parking que nos ayude en la maniobra de aparcamiento y evite que arañemos nuestro coche (y el del vecino).

Desde el momento mismo en que se inician las prácticas para obtener el carné de conducir, son muchos los que se enfrentan al peor de sus temores: la maniobra de aparcamiento. Los sistemas de radar de aparcamiento y las videocámaras posteriores, son un extra cada vez más común en vehículos de nueva fabricación y prácticamente de serie e imprescindible en vehículos de gama alta o que lo requieren por su tamaño o la falta de visibilidad posterior.

No obstante si tu vehículo no lo incorporaba de serie, existe una solución relativamente asequible para solucionarlo. Un kit de auto-instalación viene costando alrededor de 100€ y normalmente conlleva recurrir a un taller profesional o desmontar parachoques, perforar para instalar los sensores y demás. En cualquier caso cada vez existen soluciones más sencillas que incorporan el sistema de sensores en el portamatrículas para facilitar su montaje.

Este tipo de sistemas basan su funcionamiento en unos sensores y en ocasiones una videocámara, que se instalan normalmente en la defensa posterior. Un receptor, con o sin pantalla, se encarga de ofrecernos las imágenes de la videocámara y de avisarnos con una señal luminosa y sonora de la proximidad con el vehículo que tenemos detrás al efectuar la maniobra de aparcamiento. Se acabó lo de aparcar “al toque”.

Sensores de lluvia y retrovisor fotosensible

Los sensores de lluvia autoinstalables se comercializan habitualmente junto a retrovisores fotosensibles. Normalmente requieren la sustitución de la luna delantera.

Sin duda alguna el sensor de lluvia es un extra prescindible, pero muy cómodo, sobretodo si vivimos en zonas en las que llueva a menudo. Habitualmente este dispositivo se basa en un sensor situado en el propio parabrisas, justo detrás del retrovisor. Es por eso que este sistema se suele vender en kits que también incluyen un retrovisor fotosensible, que se oscurece automáticamente para evitar deslumbrarnos por la iluminación del equipo que circula detrás.

Dado que el retrovisor se sitúa en la propia luna delantera y requiere de un sistema de cableado, la instalación normalmente requiere de la sustitución de la propia luna. Una solución inteligente es aprovechar el momento de sustituir una luna rota. En cualquier caso la posibilidad de instalar este sistema sin sustituir la luna, también existe, aunque hay que tener en cuenta que habrá que realizar todo un cableado y proceder a su ocultación en los paneles del vehículo.

Ciertamente es un proceso algo más complejo y por ello y para evitar daños en nuestro vehículo si no somos unos “manitas”, lo mejor es recurrir a un taller y proceder a su instalación por un profesional.

Lee más consejos para cuidar tu coche en la sección Tu coche en forma.

Fotografías: Parrot | TomTom | Valeo
En Diariomotor: El equipamiento imprescindible que debe tener tu coche

Lee a continuación: Tu coche en forma: neumáticos de invierno (I)

  • Ivanvieitez

    todas esas ayudas no son relativas baratas.que yo sepa,todo va del dinero que uno tenga .lo mas interesante normalmente es que el coche lo compres con un pak ya instalado.

    • El problema es que los navegadores instalados siguen siendo más caros – los que se integran, lógicamente – que los que puedes añadir tú por tu cuenta.

  • Pingback: Tu coche en forma: aplicaciones para móvil y conducción()