Jaguar y Mad Men, "product placement" involuntario pero exitoso

Sergio Álvarez  |  @sergioalvarez88  | 

El “product placement”, o “emplazamiento de producto” consiste en introducir productos conocidos en series o películas. Es muy común en el mundo del automóvil, el protagonista suele conducir un coche último modelo en escenas selectas de la película o incluso varios vehículos de la misma marca. Por ejemplo, BMW ha colocado toda su gama en Misión Imposible 4 y Toyota ha suministrado vehículos como el nuevo Sienna o el Prius V a los productores de la serie Modern Family.

El product placement a veces raya en la publicidad, pues se supone que simplemente tiene que aparecer reflejado en filme, no ser forzado, y eso puede ser complicado en función del dinero que el anunciante aporta. Un caso reciente de “product placement” ha sido Jaguar, en la popular serie Mad Men, centrada en el mundo de la publicidad durante los años 60. La empresa de Don Draper termina por llevar la cuenta de Jaguar. Aparece abundante material promocional y vehículos de época.

Lo mejor de todo es que Jaguar nunca se anunció en Mad Men, y no pago ni un dólar para aparecer en la serie. Todo el trabajo ha sido cosa de los productores, reunir coches de época, montar un concesionario tal y como era en los años 60, etc. Lo que resulta curioso es que de manera involuntaria, Jaguar USA sí ayudó a ambientar la serie. Los productores – haciéndose pasar por estudiantes – concertaron entrevistas en las que se formaron sobre el pasado de la marca y la ambientación general.

En una de las escenas – no daremos detalles, para los que no hayan visto aún la serie – un Jaguar E-Type no arranca. Fue una avería intencionada con un porpósito argumental. Llegaron a preguntar al vicepresidente de la marca cual era la manera más fácil de hacer que un E-Type clásico no arrancara: “aflojar los cables del regulador de corriente”. En otro momento se llega a decir explícitamente: “el Jaguar E-Type es pura pornografía”.

La marca está muy contenta de su aparición en la serie, ya que durante el periodo de emisión las visitas a la página web aumentaron más que las de empresas que sí se anunciaban de manera voluntaria. Además, se ha respetado la conexión emocional con los Jaguar, mostrados como máquinas pasionales. Coincidencias de la vida, es uno de los actuales leit-motiv del marketing de los británicos. Y para qué negarlo, están contentos porque la “campaña” en Mad Men ha tenido un coste nulo.

Fuente: Autoblog
En Diariomotor: Product Placement, o cómo Al Pacino ha conseguido venderme un Porsche 928

Lee a continuación: Pizza del Popolo: la mejor pizza de San Francisco es un horno sobre ruedas

Ver todos los comentarios 3
  • convidado

    Aun recuerdo el 928 del niño pijo de risky business, Que bonito el coche con tantas fulanas ahí dentro y los frikis de sus amigos a estrenarse......
    pd: a ver si asesorias a A3, que decían que C.R. iba en un espectacular lamborghini, y era un mclaren de color naranja

  • xuaco

    Probablemente Jaguar no pagó nada porque en la Serie se insistía mucho en la bajísima fiabilidad de sus modelos en aquella época. Llegaban a decir en la campaña que realizaron que el que tuviera averías era algo secundario, que lo importante era su belleza y las sensaciones que transmitía a su propietario.
    El que un E-type nuevecito no arrancara, en un momento muy dramático en el que era fundamental que simplemente arrancase, culminaba todos los comentarios que se habían hecho sobre su fiabilidad.

  • Mole

    "xuaco", en el product placement la marca no tiene control sobre el mensaje. La marca solo da su producto, y la serie lo utiliza como quiere. Es por eso que uno de los "peligros" del product placement es que la serie o una determinada escena no dejen en buen lugar a tu producto. De hecho, el product placement (o emplazamiento del producto) no está considerado como publicidad (se ha debatido mucho sobre ello) debido a eso, a que la marca no tiene ningún control sobre el mensaje final.