comscore
MENÚ
Diariomotor
Mercedes

5 MIN

Mercedes CLS 63 AMG 2013: tracción total 4MATIC, más potencia y mejores prestaciones

En paralelo con la llegada del nuevo Mercedes E 63 AMG 2013, también era necesaria una pequeña, pero no por ello menos interesante, actualización de la oferta de motores para el Mercedes CLS 63 AMG. Cada vez tengo más presente la impresión de que Mercedes-Benz se ha propuesto superar, en la medida de lo posible, a todos sus rivales. Y a la vista de los últimos productos llegados de BMW o, de manera más evidente de Audi y sus familiares de aldtas prestaciones y tracción total, está claro que los de Stuttgart y Affalterbach han decidido tomar cartas en el asunto e intervenir llevando a un nuevo nivel de potencia y prestaciones su gama más deportiva.

Tan sólo he tenido ocasión de probar el Mercedes CLS 63 AMG en circuito (junto al resto de la gama AMG en el Jarama en Madrid), suficiente como para quedar prendado de lo espectacular que puede ser ir tan rápido en una berlina tan grande, pesada y cómoda, como si de un SLK cualquiera se tratase. Es por eso que las novedades que trae Mercedes-Benz para que este modelo gane tanto en sus prestaciones (7 décimas en el 0 a 100 km/h) me parecen como mínimo impresionantes, máxime teniendo en cuenta las características inherentes de un Mercedes CLS.

Mejoras para el V8 biturbo, estreno de 4MATIC y 4MATIC S con 585 CV

Pese al incremento de potencia, el Mercedes CLS 63 AMG no sacrifica sus consumos. Es más, el nuevo modelo cumple con la normativa de emisiones Euro VI.

El motor V8 biturbo de 5.461 cm3 ha sido mejorado para ganar potencia sin apenas sacrificar los consumos. El nuevo Mercedes CLS 63 AMG desarrolla 557 CV de potencia, 32 CV más que su predecesor, y un par máximo de 720 Nm entre las 1.750 y las 5.250 rpm fruto del trabajo secuencial de sendos turbos.

Lo verdaderamente interesante viene con la introducción de un modelo de tracción total, el Mercedes CLS 63 AMG 4MATIC. Se convierte así en una gran berlina deportiva más práctica y segura en todo tipo de condiciones, pero también rápida, sobre todo si hablamos de una tercera versión denominada Mercedes CLS 63 AMG 4MATIC S cuya potencia crece hasta los 585 CV.

Su consumo se mantiene en 9,8 litros/100 kilómetros y sus emisiones de CO2 serán de 231 g/km para el CLS 63 AMG hasta los 248 g/km del CLS 63 AMG 4MATIC S Shooting Brake. Un detalle más, a diferencia del modelo comercializado hasta la fecha, por primera vez este CLS AMG cumplirá con la futura normativa de emisiones Euro VI.

Mercedes CLS 63 AMG 4MATIC S: un “Black Series” vestido de paisano

Con dos toneladas y media de peso, el Mercedes CLS 63 AMG 4MATIC S será tan rápido en el sprint como un Mercedes SLS AMG Black Series. Palabras mayores.

Como su homólogo de la recientemente renovada Clase E, este modelo 4MATIC S es capaz de practicar el 0 a 100 km/h en 3,6 segundos, lo cual no es ninguna broma. En línea recta al sprint sería tan rápido como un Mercedes SLS AMG Black Series. Si pensamos en plantar la comparativa con sus rivales, el Mercedes CLS 63 AMG Shooting Brake hace el 0 a 100 km/h en 3,7 segundos, dos décimas más rápido que el Audi RS6 Avant que ya nos dejó atónitos a todos hace tan sólo unas semanas.

Además de las mejoras mecánicas y dinámicas, el Mercedes CLS 63 AMG S cuenta con pinzas de freno rojas, el emblema AMG y una placa con la denominación S en la tapa del maletero. En el habitáculo los tapizados de los paneles y los asientos deportivos han sido destacados con costuras grises y tono plateado para los cinturones de seguridad. El volante también está tapizado en piel de nappa y ha sido rebajado por la parte inferior.

Otros detalles de agradecer los veremos en el cuadro de mandos, con tonos rojos, el emblema de AMG y un velocímetro hasta los 320 km/h. También en el alféizar de las puertas iluminado.

Tracción y chasis a la altura de sus prestaciones

Los modelos 4MATIC cuentan con tracción total y dos diferenciales mecánicos, el central de multidiscos y el autoblocante trasero.

El sistema 4MATIC de tracción total, aunque conserve el nombre del mismo empleado en el resto de la gama Mercedes-Benz, marca las distancias para centrar su trabajo en la deportividad y el control preciso de la tracción. El reparto de par se realiza en un porcentaje del 33/67 por ciento, en los ejes delantero y posterior respectivamente. Amén de este diferencial central de multidiscos, existe un diferencial adicional en el eje trasero y un control vectorial de par electrónico.

Recordemos que este “superdeportivo” cuenta con una transmisión automática deportiva con accionamiento secuencial, denominada AMG Speedshift MCT-7.

También podemos incorporar opcionalmente unos frenos cerámicos con discos de 360 milímetros en ambos ejes. Habrá quien piense que será exagerado llegar hasta ese punto, pero cuando lo que llevamos entre manos es una mole de más de dos toneladas y media y una potencia y unas prestaciones tan elevadas, cualquier ayuda para frenar en menos metros y que el equipo de frenos sufra menos en la medida de lo posible, siempre es de agradecer.

16
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Fuente: Mercedes-Benz En Diariomotor: Mercedes CLS Shooting Brake, mini prueba del CLS que más piensa en la familia | Los últimos deportivos Mercedes-AMG a prueba en el Jarama