Los últimos deportivos Mercedes-AMG a prueba en el Jarama

David Villarreal  |  @davidvillarreal  | 

Imagina por un momento que durante un día tu cometido fuera el de poner a prueba lo más representativo de las últimas creaciones de Mercedes-AMG. Toda una serie de deportivos de entre 420 y 571 CV de potencia, motores V8 atmosféricos y sobrealimentados, coupés, berlinas de cuatro y cinco plazas y hasta algún que otro biplaza. Lo primero que pensarías es que el escenario idóneo para tal despliegue de “caballaje” sería un circuito, y en efecto así es. Nosotros no pudimos resistirnos a la invitación de Mercedes-Benz, AMG y Michelin para acudir a uno de nuestros trazados favoritos, el Circuito del Jarama en Madrid, para catar los mejores caldos de Affalterbach.

Durante todo un día, prácticamente de sol a sol, los instructores del RACE nos invitaron a conocer la gama de vehículos Mercedes AMG y el funcionamiento de los cursos específicos que Mercedes-Benz organiza para los clientes de AMG con el objetivo de mejorar sus aptitudes al volante y, por qué no decirlo, pasar un buen rato. En ambos aspectos nuestras expectativas quedaron bien satisfechas. Sobre la pista muchos caballos y un plantel con máquinas como Mercedes SLK 55 AMG, Clase C 63 AMG Coupé, Clase E 63 AMG, CLS 63 AMG y la joya de la corona, el SLS AMG Roadster.

Primeras pruebas fuera de pista y pre-calentamiento

AMG en el Jarama

¿Sabías qué...?AMG ensambla sus propios motores. En cada motor aparece una placa con la firma del operario que montó el motor.

La jornada la iniciábamos con un briefing técnico y una serie de prácticas para poner a prueba nuestras habilidades. Una frenada técnica con esquiva en una pista deslizante primero, para más tarde tratar de hacernos con el control de un Mercedes Clase C Estate con más de 200 CV sin control de estabilidad y en una pista de cemento pulimentado y cubierto de agua con el agarre similar al de asfalto cubierto de nieve y hielo. Otra prueba ineludible pasaba por el típico trazado ratonero, o Mickey Mouse, y qué mejor que un Mercedes CLS para sortear conos y agilizar el movimiento de manos.

Tras esta introducción llegaba el momento de entrar al circuito para estudiar las curvas tramo a tramo. En total el trazado quedó dividido en tres áreas que nos permitirían analizar concienzudamente el escenario de la prueba posterior. Bien merecía la pena estar bien instruidos antes de ponernos a galopar, ¿no crees?

Tras este calentamiento llegaba el momento más esperado, el de entrar a pista y comenzar a rodar en tandas.

Mercedes SLK 55 AMG: “flota como una mariposa y pica como una abeja”

AMG en el Jarama

Con permiso del SLS AMG, el SLK 55 AMG es el más divertido en pista. Un motor V8 de 422 CV en un envase pequeño, muy pequeño.

Aunque entraba dentro de lo esperado, no deja de sorprender que uno de los más divertidos fuera también el más potente. El Mercedes-Benz SLK 55 AMG cuenta con un motor V8 de sólo 422 CV, pero gracias a su peso pluma se ha convertido en el Muhammad Ali de AMG “flota como una mariposa y pica como una abeja”. El hecho de no contar con turbo no se convirtió en un inconveniente en ningún momento. Sobre el papel no sólo era el menos potente, sino también el menos rápido, pero también el más ágil en curva y el más divertido al tratar de descomponer su zaga en las curvas más lentas.

Sinceramente meter semejante motor en un vehículo es una brutalidad, en todo el buen sentido de la palabra, una delicia para cualquier amante de la velocidad. Pero en todo momento los sistemas electrónicos y el Torque Vectoring Brake nos aportan seguridad.

Este deportivo cuesta 82.550€, que no es una cantidad pequeña precisamente, pero conseguir unas sensaciones así en un deportivo que gracias a su techo rígido escamoteable también puede descapotar es una gozada que difícilmente podremos disfrutar en sus rivales directos. El techo panorámico con función electrocromática que se oscurece y deja pasar los rayos del sol con un simple clic, es sencillamente sublime. Incluso las gamas más potentes de Porsche Boxster o BMW Z4 son mucho más baratas. Lo más cercano que hemos podido probar es un Porsche Cayman S que ya sube hasta los 71.000€. Nada comparable a lo que el V8 aporta a este pequeño juguetito alemán.

Mercedes C 63 AMG Coupé: el coupé deportivo y juvenil que todos esperábamos

AMG en el Jarama

Ágil, deportivo y relativamente práctico, el Mercedes Clase C 63 AMG enamora y es toda una declaración de intenciones de Mercedes-Benz. ¿Para cuando los esperados Clase A AMG y CLA AMG?

Tras haber disfrutado muchas vueltas con un biplaza como el SLK, piensas que todo te sabrá a poco, pero nada más lejos de la realidad. El Mercedes C 63 AMG Coupé es otro deportivo que además cuenta con plazas traseras y no se amedrenta ante el peso pluma de AMG. Por otro lado por su lado más práctico y un precio de 81.660€, y digo sólo por que es más económico que un SLK, me dejó completamente descolocado. Su sobrepeso lo corrige con efectividad un motor de 6.208 cm3, 457 CV de potencia y la friolera de 600 Nm.

El “cambio” del que tanto hemos hablado de Mercedes-Benz también se ha hecho notar en AMG, y este Clase C Coupé es una buena prueba de ello. Un coupé relativamente pequeño, un estilo de automóvil que no es especialmente popular en Europa, pero a fin de cuentas el compromiso ideal entre deportividad y practicidad.

La falta de agilidad respecto a un SLK la suple su chasis rebajado, el diferencial posterior y unos neumáticos 235/35 R19 delante y 255/30 R19 detrás. Pensando con el corazón y con el cerebro, probablemente esta sería mi elección del día.

Mercedes Clase E 63 AMG y Mercedes CLS 63 AMG: deportividad y confort también es posible

AMG en el Jarama

Sorprende “viajar” tan rápido con tanta comodidad. A pesar de su tamaño estas dos berlinas se movían con relativa agilidad y soltura.

Y llegó la hora de los biturbo, Clase E 63 AMG y CLS 63 AMG son los pesos pesados de la jornada con el nuevo motor 5.5 V8 biturbo de 525 CV (y hasta 558 con AMG Performance Package) y un derroche de par con 700 Nm. De lo más radical hemos pasado a dos berlinas que igual podrían servirnos para ir de casa al trabajo, que para realizar un viaje con toda la familia, que para disfrutar al máximo de unas tandas en el Circuito del Jarama.

Asientos deportivos pero confortables con programas de masaje, pero que demonios, en circuito no ha lugar para tal cosa. La sujeción lateral y lumbar de los asientos nos lleva a un nuevo nivel cuando descubrimos los programas específicos para conducción deportiva que ajustan dinámicamente los apoyos para sujetar nuestro cuerpo en los apoyos laterales. Así cuando efectuamos un giro de izquierdas en nuestro costado derecho se infla el asiento, y lo correspondiente en un giro a derechas, para que nuestro cuerpo no se desplace ni un ápice. En fin, que mientras fuera todo pasa muy deprisa en el interior del habitáculo viajamos con toda la tranquilidad y comodidad del mundo.

Pero evidentemente tanto confort y tanta deportividad también se paga. El Clase E 63 AMG asciende a 121.500€ y el CLS AMG a 132.800€. Este último nos sorprendió por su agilidad, salvando el handicap que impone la propia física, de su carrocería de casi 5 metros de longitud.

Mercedes SLS AMG Roadster: el “alas de gaviota” sin “alas”

AMG en el Jarama

Sensaciones contradictorias. Sin alas de gaviota el Mercedes SLS AMG Roadster pierde parte de su esencia.

Y para terminar llegaba el postre, el nuevo Mercedes SLS AMG Roadster. ¿Qué podríamos decir de un deportivo de 571 CV? La primera vez que probé el Mercedes SLS AMG me sorprendió el nivel de decibelios que inundaba el habitáculo, la sorpresa es que en este caso pese al techo de lona no me resultó que el ruido fuera mucho más incómodo (para el que considere incómodos los rugidos de un V8) con la capota cerrada. En el apartado dinámico me sería complicado asegurar si se aprecia tanto la merma de prestaciones y rigidez de la carrocería como cabría esperar.

Sinceramente la única espinita que me pudo quedar clavada tras este día fue no haber probado un SL 63 AMG o un SL 65 AMG, para comparar y resolver ciertas dudas que tengo entre estos y el SLS AMG Roadster. Si pude subir a bordo de un Mercedes SL 350 y es obvio que cara a cara y aunque prescinda de alas de gaviota, en cuanto a belleza el SLS AMG Roadster gana por goleada.

AMG en el Jarama

Desgraciadamente estos cursos se organizan para clientes AMG vía concesionarios. Por suerte Mercedes-Benz organiza varios cursos, con modelos más modestos como el Clase B, el Clase C Coupé y desde septiembre el nuevo Clase A, abierto a cualquiera que quiera apuntarse en conduzcacomounexperto.com. Actualmente atienden reservas en el Circuito de Montmeló en Barcelona a partir de finales de junio. En este caso las pruebas incluyen frenada con esquiva, frenada asimétrica, cambio de carril y control de estabilidad.

En Diariomotor: Guía de descapotables 2012 (I): entre 26.000 y 53.000€ | Guía de descapotables 2012 (II): a partir de 100.000€

Lee a continuación: Väth V63 Supercharged, un Mercedes C 63 AMG Coupé Black Series de 746 CV

Toda la información que necesitas sobre el modelo Mercedes SLS AMG Roadster: análisis general del modelo, ficha técnica, precios, fotos y todas las noticias relacionadas.

Ver todos los comentarios 5
  • Kokigonzalez11

    Falto el S65 AMG, SL65 AMG, el que no es un AMG, pero es un gaviota, pero despues se convierte a un AGUILA es nada menos que el majestuoso MERCEDES - BENZ SLR Mclaren

  • Joder... llamar al SLK 55 AMG "peso pluma" tiene delito. 1610 kg no me parecen pocos para un biplaza. Pesa casi lo mismo que un 528i.

  • JCFV

    En España van a vender muchos. Menuda les espera, los van a tener que hacer a escala 1:18

  • Rest

    Jobar, q suerte y q envidia sana me dáis !!

  • ramon

    son todos una maravilla,el mas elegante el cls,y el mas bonito y deportivo para mi es el c 63 amg,y ya si es black series...