comscore
MENÚ
Diariomotor
Mercedes

9 MIN

Mercedes A 250 Sport AMG, a prueba (I): análisis de su diseño exterior e interior

Primera parte de la prueba del MercedesA 250 AMG. Analizamos su diseño y su habitáculo.

Mercedes ha presentado ya al Mercedes A45 AMG, la versión más prestacional del nuevo Mercedes Clase A que hemos podido conocer en directo en el Salón de Ginebra. Pero mientras llega hasta nuestras manos el A45 AMG, bailamos ya con su hermana pequeña, nos ponemos al volante de la que hasta la llegada de la versión A45 AMG era la alternativa más deportiva en la gama. Nos ponemos al volante del Mercedes A 250 Sport AMG.

Y es que un nombre en el que Sport y AMG van seguidos no puede dejarnos nada malo. Sobre todo si tales apelativos llegan acompañados de un bloque gasolina de 211 caballos. Ante nosotros una nueva etapa en Mercedes representada por un nuevo coche, el nuevo Mercedes Clase A, un nuevo Mercedes al que ahora podemos conocer en profundidad.

¿Nos acompañas?

La nueva generación de Mercedes

La llegada del Mercedes Clase A no supone en Mercedes la “simple” llegada de un modelo, si se puede tildar de simple la llegada de cualquier modelo, supone la llegada de toda una nueva etapa en la marca. Una nueva generación de productos con una imagen más juvenil, más atractiva para un segmento de la población que posiblemente no se habría fijado antes en un Mercedes del modo en el que se pueden fijar ahora en productos ya no sólo como el Mercedes Clase A, sino también en apuestas como la del Mercedes CLA.

Y es que la llegada del Mercedes Clase A es sólo el comienzo. Y vaya comienzo. Junto al Mercedes Clase A nos encontramos con el Mercedes CLA, una berlina de diseño coupé que manteniene las puertas traseras, tal y como hizo en su día el Mercedes CLS. Pero además, también habrá un SUV compacto, el Mercedes GLA.

Y además, además de este nuevo compacto, de esta nueva berlina y de este nuevo SUV, que todavía está por desvelar, el apoyo de AMG a esta nueva generación con un propulsor de 4 cilindros y 2 litros sobrealimentado que entrega en el Mercedes A45 AMG una potencia de 360 caballos a las 4 ruedas. Y tras el A45 AMG se ha anunciado ya también una CLA45 AMG y se especula con un GLA45 AMG.

¿Alguien era capaz de imaginarse hace un par de años un modelos en la gama de Mercedes como el Mercedes A45 AMG 1 Edition? Vinilos, alerón…

Su diseño exterior: un aspecto dinámico, juvenil y el perfecto toque de AMG

Pero centrémonos en el Mercedes A 250 Sport AMG que tenemos ante nosotros. Que precisamente no pasa muy desapercibido.

Me gusta el diseño del Mercedes Clase A. Y me gusta más aún en este tono rojo, con las preciosas llantas AMG multiradio en 18 pulgadas ( con medidas 225/ 40 R 18), con el kit de carrocería AMG. Me encanta la línea y he de confesar ya que en cuestiones de diseño me quedo con el Mercedes Clase A en el enfrentamiento entre los compactos premium alemanes, con los también recientemente renovados Audi A3 y BMW Serie 1. Dicho esto, analicemos su estética.

Un frontal totalmente reconocible, totalmente asociable a la marca, algo que varios profanos con el mundo del motor, de no ser por las insignias, no podría decir de su zaga. Y es que las aristas, los nervios, ese morro, no deja lugar a dudas sobre su origen Mercedes, pero si es una ruptura en concepto, también es una ruptura en diseño, con una imagen que ahora empezamos a asociar a Mercedes sí, pero que hasta la fecha nos hubiera costado asociar.

Sin duda el punto más atractivo del frontal de esta unidad llega desde la parte inferior del paragolpes, donde el kit AMG nos deja con dos tomas de aspecto curvado a sendos laterales de la toma central. Un diseño en dos lamas flanqueando la flecha central y ópticas con luces diurnas en un frontal de cierto aire musculado.

Pasamos a su perfil lateral, donde nos encontramos con dos piezas claves en su diseño, el todo de su lateral. Por un lado el nervio que parte desde las ópticas delanteras, por otro, desde el lado inferior, el nervio que parte desde la aleta delantera hasta ascender por la trasera. La dan una línea muy bonita al Mercedes Clase A. Y por supuesto la guinda del pastel con las taloneras y las llantas multiradio AMG. Si estáis considerando un Clase A… creo que estas son las llantas más bonitas, más sencillas, más deportivas y al mismo tiempo más elegantes de todo el catálogo.

Y llegamos a la trasera del nuevo Mercedes Clase A, la que aparentemente se muestra como el punto más polémico. Pero es normal, no estamos acostumbrados a ver la zaga de un compacto en Mercedes. Después de haber pasado una semana con él me parece igual de acertada la zaga que el resto del conjunto estético. Branquias laterales (cerradas eso sí) fruto del paquete AMG, una acertada doble salida de escape y una luna posterior estrecha, coronada por un alerón, que refuerza la imagen de coche bajo y ancho, sobre todo gracias a las inclinaciones laterales llevadas más allá del pilar posterior, algo en lo que difiere bastante del Audi A3 y del BMW Serie 1.

Me gusta el diseño del Mercedes Clase A. Me gusta, lo decía al comienzo del segundo párrafo de este apartado, lo vuelvo a decir ahora antes de meternos en su interior y lo volveré a decir a lo largo de la prueba. Me gusta tal y como está esta unidad. En rojo, un tono que le sienta a la perfección por la línea, resaltando los nervios y por el carácter, más deportivo, más juvenil. Con el paquete AMG, con esos paragolpes, con las taloneras y sobre todo con esas llantas multiradio. Me gusta en definitiva el aspecto del Mercedes Clase A. Me gusta más que el Audi A3 o que el BMW Serie 1, por supuesto, es una cuestión personal y los otros dos alemanes sobresalen por encima del Mercedes en determinados aspectos. Pero a mí, me ha ganado el Clase A con su diseño, ¿y qué pasa con su interior?

Su habitáculo: cuero, Alcantara, símil de aluminio.. deportividad y espacio

Abrimos la puerta del Mercedes Clase A. Y sí, si os decía hace unas líneas que el diseño del Mercedes Clase A me había gustado. Y mucho. Aunque en el momento final me decantase antes un Mercedes CLA, su interior también me ha convencido. Muy gratamente sí, pero aquí, en su interior, me he encontrado algún que otro “pero”.

Nada más abrir la puerta una buena sensación ¿los culpables de ello? Sus asientos. Unos asientos de diseño deportivo, en una sola pieza, con un muy buen aspecto. Negro, costuras rojas a juego con el exterior. Un diseño laminado para el centro, la siempre perfecta mezcla de la Alcantara y el cuero... y lo mejor de todo: son cómodos y agarran bien. Un 10 para los asientos del Mercedes Clase A. La única “pega” es que su ajuste es manual... y entrecomillo pega porque no lo considero del todo como tal.

Ante nosotros, una combinación de cuero, costuras rojas y apliques en símil de aluminio en un volante achatado. Tras él, una acertada instrumentación de esferas blancas a ambos lados de la pantalla del ordenador de a bordo. Buen diseño el de las esferas en blanco, con los números también en blanco contrastado y el toque de fibra de carbono de la parte central.

A nuestros pies los pedales en aluminio. Mientras que desde los aireadores y el marco del equipo de música llegan más detalles en este acabado. Me gusta el diseño en aspa de los aireadores, pero, si bajamos un poco nuestra mirada, si descendemos por la consola central y llegamos hasta su parte inferior, hasta el climatizador… nos encontramos con un par de ruletas y un diseño que no me termina de convencer, pero, más allá del diseño, ¿qué pasa con su acabado?

El tacto de la parte media del salpicadero es un tacto textil duro. Imita a la fibra de carbono y no es malo, pero al tacto en la parte de la radio ofrece cierto sonido, un ligero crujido, que no me convence. Salvo ese detalle, el acabado no me parece mal. El segundo punto crítico, llega desde la unión de la consola central con el puente central y es que las dos líneas de plástico que unen ambos elementos muestra unas aristas con un acabado mejorable.

En cuanto a su espacio la habitabilidad de las plazas delanteras es muy buena, mientras que en las traseras, no hay pega en dar cabida a tres adultos. Algo justos, no olvidemos que estamos ante un compacto, pero no de una manera exagerada. Cuatro adultos podrían afrontar perfectamente un viaje largo. Curiosamente, un punto crítico en la habitabilidad trasera llega en la unión de la caída del techo, la suspensión dura (de la que daremos buena cuenta durante la segunda parte de la prueba) y un ocupante alto, que ronde 1.80 m. Sin ir precisamente rápido, y al pasar algún badén corto, es fácil que llegue a rozar con la cabeza en el techo.

Por último, antes de lanzarnos a arrancar el 4 cilindros gasolina sobrealimentado de 211 caballos, su maletero. El maletero del Clase A tiene una capacidad de 341 litros. No está nada mal y sólo dista en unos pocos litros respecto a los rivales, con los 365 litros del Audi A3 o los 360 litros del BMW Serie 1. Está iluminado, cuenta con redes portaobjetos tanto en el techo como en los laterales y acceso a las plazas posteriores desde el maletero.

Es el momento de ponernos en marcha con la segunda parte de la prueba del Mercedes Clase A, de analizar su propulsor, su dinámica, sus consumos… De momento el Mercedes Clase A me ha convencido. Me gusta su diseño exterior. Más aún con el color rojo de esta unidad y el paquete AMG, con esas llantas. Esas llantas. Me gusta el diseño de su interior. Quizá preferiría un acabado diferente para el salpicadero, pero en cuanto a diseño se refiere, el contraste entre el símil de aluminio y el símil de la fibra de carbono me gusta, me gustan esos aireadores, me gusta el volante… ¿y qué decir de los asientos y del toque de la Alcantara?

¡No os perdáis la segunda parte de la prueba!

74
FOTOS
VER TODASVER TODAS

En Diariomotor: El mejor compacto de 2012: el nuevo Mercedes Clase A es vuestro elegidoMercedes Clase A 2012: llega el nuevo compacto de la flecha plateada

Vídeo destacado del Mercedes Clase A