McLaren M6GT (1969): el superdeportivo nonato que soñó Bruce McLaren

 |  @davidvillarreal  | 

Habitualmente cuando hablamos de McLaren Automotive recordamos que el McLaren F1 fue el primer superdeportivo de esta escuadra nacido por y para la competición, y en efecto así es. Pero lo cierto es que hubo vida antes del Mclaren F1. Ya tuvimos ocasión de hablaros del McLaren M81 Mustang de los ochenta y hoy también queremos rendir homenaje a un modelo aún más espectacular que bien podría haberse convertido en uno de los mejores deportivos de todos los tiempos, el McLaren M6GT. Y por supuesto también rendir homenaje a Bruce Leslie McLaren, que hoy mismo hubiera cumplido 76 años, el artífice de la escudería y la marca de superdeportivos que conocemos hoy en día.

Aunque en este continente todos conozcamos a McLaren por sus éxitos en la Fórmula 1, el verdadero arranque fulgurante de la escudería de Bruce McLaren se produciría en Norteamérica, en la Can-Am. Su dominio por aquella época animó al bueno de Bruce a aventurarse en una empresa harto complicada, las 24 Horas de Le Mans. Por aquella época, en que los Ford GT40 campaban a sus anchas por La Sarthe, McLaren decidió adaptar los Grupo 7 de la Can-Am para recibir la homologación de los Grupo 4 de Le Mans. Este movimiento exigía, según la normativa de la FIA, la producción de 50 unidades.

Se había abierto el camino del lanzamiento del primer McLaren de calle.

El McLaren M6GT se hubiera convertido en uno de los deportivos más rápidos de la época. Los prototipos desarrollados por McLaren ofrecían unos registros muy similares a los reyes a finales de los 60, el Miura y el Daytona.

Bruce McLaren ya tenía la excusa perfecta para asombrar al mundo con el que debería ser el deportivo más tecnológico, rápido y con mayor aceleración de la faz de la Tierra. El McLaren M6GT comenzó a desarrollarse y su primer prototipo (matriculado como OBH 500H) sorprendía por su construcción ligera, su diseño aerodinámico y su escasa altura y el sonido ensordecedor de su motor de ocho cilindros de origen Chevrolet. Dicen que Bruce pensó también en el motor de siete litros de Ford, aunque no sabemos como hubiera encajado tal cosa en el desarrollo de los americanos del Ford GT40.

El McLaren M6GT había conseguido superar los 265 km/h y hacer el 0 a 100 mph (160 km/h) en menos de ocho segundos. Por aquella época el Lamborghini Miura y el Ferrari 365 GTB/4 Daytona ya habían conseguido alcanzar los 275 km/h y los 280 km/h, respectivamente.

Entre otras extravagancias, el McLaren M6GT contaba con unos faros escamoteables que requerían que el piloto se bajase del coche y tirase del faro manualmente para desplegarse.

El desarrollo del McLaren M6GT de calle se debía a la imposición de comercializar una cincuentena de unidades para recibir la homologación como Grupo 4 de la FIA. Pero el objetivo de McLaren era producir unas 250 unidades.

El futuro de McLaren y su incursión en el desarrollo de deportivos de calle tenía visos de épica, de leyendas de competición y rivalidad en la calle a la altura de hombres como Enzo Ferrari o Ferruccio Lamborghini. Se había previsto la producción de 250 unidades del McLaren M6GT, una cifra bastante alta para una marca que por aquella época no tenía experiencia en este negocio.

Pero el sueño del primer superdeportivo de McLaren se vio truncado con el fallecimiento de Bruce McLaren y el McLaren M6GT se marcharía con él. Paradójicamente Bruce falleció en Goodwood en uno de sus deportivos de la Can-Am, mientras ponían a punto la evolución del coche.

Vídeo del McLaren M6GT en acción

Se llegaron a construir tres prototipos, uno de los cuales permaneció en propiedad de Bruce McLaren (y recorrió varios miles de kilómetros) hasta su deceso. En 2006 en Arizona se subastó por 423.500 dólares el McLaren M6GT número 2, denominado M6B/GT 50-17. Se trata del mismo que luce resplandeciente veinticinco años después con carrocería en tono naranja, faltaría más, y que por si no fuera poco llegó a tener su bautismo de fuego en algunas carreras por Europa en el año 69.

Fuente: McLaren | RM Auctions
En Diariomotor: McLaren M81 Mustang (1980): un pony con sabor a Fórmula 1

Lee a continuación: Prototipo clásico: Bugatti EB 218, la limusina nonata de Bugatti