Gran Premio de India. Sebastian Vettel asegura su cuarto mundial y el de marcas para Red Bull

 |  @josetellaetxe  | 

Sebastian Vettel había afirmado que en India tenía pensado coronarse como campeón del mundo 2013, y con precisión suiza conseguía los puntos necesarios en el Gran Premio de India, precisamente. Lo que no tenía previsto, seguramente, es que iba a conseguir su hazaña en el transcurso de una de las carreras más interesantes de la temporada, ya que las dudas sobre el rendimiento de los compuestos blandos en el trazado de Buddh, iban a suponer a la postre, un despliegue de diferentes estrategias en pista que alegrararían la mañana de ayer domingo en Europa, a los aficionados a este deporte.

Así las cosas, la disputa comenzaba como casi siempre, con el de Heppenheim situado en la pole, custodiado esta vez por Nico Rosberg y su Mercedes AMG. La arrancada resultaba limpia y Sebastian Vettel ponía proa a una victoria casi segura mientras el resto de la parrilla se concentraba en ir tomando posiciones. Fernando Alonso, único piloto con posibilidades de retrasar la celebración del alemán, también había salido bien, pero pronto perdería todas sus opciones al verse envuelto en una montonera en la cual, el latigazo trasero del RB9 de Webber golpeaba el alerón delantero del F138 del español, rompiéndolo —obligado a entrar en boxes, el asturiano de Ferrari tardaría casi dos giros completos en hacerlo, complicando aún más sus participación en la prueba—.

Sebastian Vettel, que partía con gomas blandas, entraba a garajes en prácticamente un abrir y cerrar de ojos para pasar a compuestos medios, lo que iba a suponer que la cabeza pasara a manos de Felipe Massa entre los giros 3 a 8, y posteriormente, a las de Mark Webber, quien estuvo nada menos que 19 vueltas al frente de la prueba gracias a que había partido con compuestos medios y había podido estirar su rendimiento hasta casi la mitad de la carrera.

En ese momento, en el giro 28, el australiano de Red Bull cedía su posición al tricampeón del mundo, quien habiendo realizado una inteligente escalada desde las últimas plazas, había sabido exprimir la superioridad de su RB9 para alcanzar el liderato con neumáticos suficientes como para continuar allí unas vueltas más antes de entrar de nuevo a boxes.

Tercero era en aquel momento Daniel Ricciardo sobre un Toro Rosso que estaba llevando sus gomas sus gomas en el primer stint a la franja de utilización especificada por Pirelli, y tras él, Adrian Sutil, quien exprimiría las de su Sahara Force India más allá de lo razonable, hasta el giro 41, concretamente, señalando el camino a seguir posteriormente por los Lotus de Romain Grosjean y Kimi Raikkonen en su segundo esfuerzo en pista. Pero no adelantemos acontecimientos.

Con Sebastian Vettel cómodamente instalado en la cabeza de la carrera y Red Bull habiendo renovado virtualmente y por cuarta vez consecutiva el título de marcas, el aliciente sobre el asfalto tenía seis protagonistas, los hombres de las tres escuderías que luchan actualmente por el segundo puesto en la tabla de constructores: Ferrari, Mercedes AMG y Lotus.

En este sentido, hay que reconocer el meritorio trabajo desempeñado por Felipe Massa en India, ya que las posibilidades de la de Maranello pasaban unicamente por lo que consiguiera hacer el paulista, toda vez que los problemas sufridos por Fernando Alonso tenían apartado al español de la lucha por los puntos. Nico Rosberg y Lewis Hamilton, a su vez, defendían la chance de la de Brackley con uñas y dientes, más en el caso del segundo, cabe decirlo, quien se las tuvo que ver tiesas en el último tercio de la prueba con un exultante Sergio Pérez que lograría llevar su MP4/28 a la quinta plaza final. Para terminar, la de Enstone tenía guardado un as en la manga que iba a obrar su magia en las manos de Romain Grosjean, que como guinda a una hermosa jornada, colocaría a este en el tercer escalón del podio habiendo realizado tan sólo una parada.

Pero para que el milagro sucediera, antes, la fortuna tenía que enseñarnos su cara más amarga. Y de nuevo le tocaba a Mark Webber, quien se veía obligado a abandonar por un fallo en el alternador de su vehículo, lo que dejaba el camino expedito para aquellos que pretendían acompañar a Sebastian Vettel en su más que segura victoria.

Uno de ellos, Kimi Raikkonen, custodió al alemán desde el giro 41 al 51, momento a partir del cual su E21 comenzó a sufrir de falta de calzado y de gasolina, lo que llevaría al finlandés a naufragar lentamente en los últimos compases de la carrera, protagonizando de paso algunos incidentes en pista y por radio que amenizaron aún más la jornada, y a entrar a garajes a salvar su peculiar papeleta a dos vueltas del final de la prueba. Para ese instante, Nico Rosberg ya era segundo y como comentábamos antes, Romain Grosjean controlaba con serenidad la tercera plaza para no soltarla hasta que la bandera a cuadros sentenció la prueba y el campeonato.

Sebastian Vettel vencía. Nico Rosberg y Romain Grosjean le acompañaban en el podio. Tras ellos, en la cuarta posición, Felipe Massa y en la quinta, Sergio Pérez. Sexto sería Lewis Hamilton, seguido por Kimi Raikkonen y Paul Di Resta. En la nona posición entraría Adrian Sutil, muy lastrado por su intento de acabar a una sola parada, y cerrando el reparto de puntos, Daniel Ricciardo. Fernando Alonso no puntuaría, finalizando en la undécima plaza.

Las claves:

—Los neumáticos Pirelli.

—La rotura del alerón de Fernando Alonso.

—Las diferentes estrategias.

 

Lo mejor:

—Sebastian Vettel.

—Mark Webber.

—Romain Grosjean.

 

Lo peor:

—Red Bull y la fiablidad del coche número 2.

—Ferrari, tardona en responder a los problemas.

—Pirelli y su necesidad de protagonismo.


 

Fuente: Formula1.com / Statsf1.com
En Diariomotor: 9 curiosidades para entender la grandeza técnica de la Fórmula 1

Lee a continuación: 9 curiosidades para entender la grandeza técnica de la Fórmula 1

  • Alejandro

    Schumi mientras estuvo en Ferrari fue, claramente, el mejor piloto con el mejor coche. Ahora, Vettel está entre los tres mejores (junto con Kimi y Alo en mi opinión) y un coche que, como poco, será el mejor en muchos años y durante unos pocos más que el de los dos competidores más directos. Mucho han hecho Kimi y Alo. Y lo que queda de campeonato a disfrutarlo y esperar que el año que viene todo esté más igualado.

    Y sobre todo enhorabuena a Vettel, está dejando huella.