comscore
CERRAR
MENÚ
Diariomotor
Curiosidades

3 MIN

BelAZ 75710, así es el dumper más grande y capaz del planeta

¿Estáis listos para una sobredosis de superlativos? Hace apenas unos días os mostrábamos la moto más grande y potente de producción. Hoy os presentamos al incomensurable BelAZ 75710, el dumper más grande del mundo, que arrebata el título al Westech-Liebherr T282C. Ha sido presentado por BelAZ hace apenas unas semanas. BelAZ es una compañía bielorrusa fundada en 1948 bajo dominio soviético que es hoy en día uno de los principales fabricantes mundiales de vehículos pesados para construcción y minería de gran escala.

El BelAZ 75710 supera a todos sus rivales en capacidad de carga. En la minería a cielo abierto – destino de estos dumper gigantes – la capacidad de carga y la eficiencia energética son los valores más importantes. El 75710 saca un sobresaliente, con 450 toneladas de capacidad de carga y un consumo de 198 gramos de gasoil por kWh. Mide 20,6 metros de largo, 9,87 metros de ancho y 8,17 metros de alto. En orden de marcha, su peso máximo es de 810 toneladas (!), que descansa sobre ocho neumáticos de cuatro metros de altura.

De forma combinada, el BelAZ 75710 tiene 32 cilindros, 130 litros de cilindrada, 4.600 CV y 18.600 Nm de par.

¿Qué mueve a esta bestia de las canteras? Dos motores MTU DD 16V4000, dos gigantescos turbodiésel de 16 cilindros en uve y 65 litros de cilindrada. La potencia de cada motor es de 2.300 CV aproximadamente, con un par máximo de 9.300 Nm. De forma combinada, el BelAZ 75710 tiene 32 cilindros, 130 litros de cilindrada, 4.600 CV y 18.600 Nm de par. ¿Os váis mareando? Al igual que el resto de dumpers pesados, este BelAZ es un híbrido diésel-eléctrico, ya que la potencia pasa al suelo a través de motores eléctricos.

Los motores envían su fuerza a una transmisión Siemens MMT500, con un motor eléctrico de 1.200 kW para cada una de las ruedas, acoplados a sus correspondientes reductoras. En situaciones de baja carga, este leviatán de 360 toneladas de peso en vacío puede activar sólo uno de sus motores turbodiésel. En cuanto a las prestaciones, el 0 a 100 km/h es desu velocidad máxima es de 64 km/h, en llano y sin carga. Con una pendiente del 10% y completamente cargado tiene una punta eficiente de 40 km/h.

Un camión así es una máquina extremadamente ruidosa. Genera 126 dB en funcionamiento, aunque en el interior de la cabina – emplazada a unos 6 metros sobre el suelo, y a la que se accede mediante escaleras – el ruido máximo es de 80 dB, cumpliendo las normativas internacionales de seguridad en el trabajo. Aún así, el operario debe llevar protección auditiva para no sufrir daños en la audición. A pesar de su gigantesco tamaño, es un vehículo que debe moverse de forma ágil en terrenos complicados.

Además de la tracción integral eléctrica permanente, cuenta con dirección en los dos ejes. Que un monstruo con una batalla de seis metros y neumáticos de 63 pulgadas tenga un radio de giro de 19,8 metros es encomiable. ¿Precio? El modelo de 350 toneladas cuesta 3 millones de dólares, así que en torno a los 4 millones de dólares. Se puede comprar más de un Veyron por el mismo dinero, pero, ¿qué resulta más impresionante? ¿Un Veyron a 431 km/h o un monstruo de 810 toneladas a unos escalofriantes 64 km/h? No hace falta que respondáis…

Fuente: BelAZ Trucks Más información: BelAZ En Diariomotor: Westech T282C, el dumper más grande del mundo