comscore
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Industria

4 MIN

Entre el optimismo y la preocupación, la industria británica del automóvil ya es la tercera de Europa

Hace un año, el fallecimiento de Margaret Thatcher nos llevaba a recordar el declive de la próspera industria británica de antaño, de Austin, MG, Morris, Rover, Talbot, la British Leyland y muchos nombres que hoy en día, sin más remedio, mencionamos en pasado.

Reino Unido, además de alzarse como uno de los fabricantes con mayor volumen de Europa, vendió 2,26 millones de coches en 2013.

Pero poco a poco parece que la industria británica comienza a resurgir; que el crecimiento de las marcas nacionales impulsa el ataque a la hegemonía de alemanes y franceses; que la presencia y el éxito de marcas extranjeras – generalmente japonesas – fabricando en las islas mantiene sana su industria y que el buen ritmo de las ventas internas, que crecieron más de un 10% el año pasado, garantiza que esa espiral de optimismo no se detenga.

Por primera vez, desde hace casi medio siglo, la industria británica fabrica más coches que Francia y se situaría en el top europeo, únicamente por detrás de Alemania y España.

Superar a Francia y regresar a la edad dorada de la industria británica

El objetivo está en rozar los 2 millones de unidades fabricadas en 2017, cifras similares a las de 1970.

Tanto Francia como Reino Unido habrían rondado el millón y medio de unidades fabricadas en 2013, un empate técnico que significaría la victoria “a los puntos” de los británicos, habiendo superado a los galos por algo más de 100.000 unidades. La cara, la lleva Reino Unido, que en los últimos años no ha dejado de crecer, aumentando su producción en 200.000 unidades respecto a 2011. La cruz, la carga Francia, que habría reducido su producción en más de 300.000 unidades respecto a ese mismo año.

Los analistas ya pronostican que para 2017 se alcanzarán cifras similares a las de 1970, muy cercanas a los dos millones que se rozaban por aquel entonces.

40 marcas han escogido Reino Unido para su producción, de la cual un 80% se exporta a otros países. El optimismo de los británicos no es infundado. Hay previstas nuevas inversiones en las factorías instaladas en las islas y el crecimiento sostenido, o como mínimo el mantenimiento, de las fábricas más importantes, como el mastodonte de Nissan en Sunderland (más de 500.000 unidades al año), la planta de Jaguar Land Rover en West Midlands o la de Mini en Oxford, garantiza que ese crecimiento perseverará.

La industria, preocupada por su salida de la Unión Europea

Los fabricantes creen que se perderían buena parte de las exportaciones actuales, que suponen un 80% de la producción actual.

Todo este optimismo contrasta con la preocupación de los fabricantes que operan en Reino Unido ante su posible salida de la Unión Europea. El Primer Ministro David Cameron ya ha advertido que podría haber referéndum para renegociar la situación de Gran Bretaña en la Unión Europea si su partido es reelegido en las próximas elecciones.

Ante la posibilidad de abandonar la Unión Europea, muchos fabricantes, entre ellos Ford con declaraciones de Stephen Odell (británico y CEO de Ford Europa) alertan de que supondría un duro golpe para los constructores afincados en el país, que podrían perder buena parte de las exportaciones que se están realizando hoy en día. Entre otras cosas, porque en un panorama como ese, Reino Unido habría perdido su ventaja competitiva de estar presente en un mercado común, que sigue siendo el principal receptor de sus exportaciones.

Fuente: The Guardian | Autonews | Financial Times | The Telegraph En Diariomotor: Margaret Thatcher y la industria británica del automóvil. Así se produjo el declive de Austin, MG, Morris, Rover, Talbot…