Más de 250 millones de coches en China y el derecho a comprarlo depende de que te toque la lotería

 |  @davidvillarreal  | 

China se enfrenta a un serio problema de superpoblación en sus carreteras. Las autoridades estiman que el parque automovilístico habría superado ya la barrera de los 250 millones, de los cuales, más de la mitad se corresponden con turismos privados. La situación ha llegado a ser insostenible en muchas ciudades, que ya cuentan con un parque superior al millón de coche. Ocho de ellas ya pertenecerían incluso al club de los dos millones, por no hablar de Pekín, que supera con creces los cinco millones.

Ante el problema que supone una concentración tan alta de coches, la elevación de la polución en áreas urbanas y más de 50.000 accidentes graves al año, las autoridades han optado por emplear mano dura – como de costumbre – e imponer estrictos límites a la adquisición de coches. Cada vez son más las ciudades que están restringiendo las ventas de vehículos privados y Pekín, Shanghai, Guangzhou, Guiyang y Tianjin ya cuentan con su propio sistema de sorteos y subastas de licencias.

¿Cómo se subastan las licencias para comprar un coche privado?

Los sorteos y subastas públicas de licencias están obligando a muchos ciudadanos chinos a comprar su derecho para adquirir un coche en el mercado negro, pagando cantidades astronómicas y equivalentes al precio de un Volkswagen Golf.

Por lo tanto ya hemos visto que para que un pequinés o un tianjinés se pueda comprar un coche particular, primero necesitará ser beneficiario de la licencia estatal que le otorga tal derecho. Generalmente estas licencias se otorgan mediante un sorteo aleatorio y una subasta. En el caso de Tianjin, la última ciudad que ha tenido que restringir la venta de turismos, se ofrecerán 100.000 licencias anuales que se repartirán en 60.000 otorgadas mediante sorteo y otras 40.000 mediante subasta, al mejor postor.

En una ciudad tan congestionada como Pekín, el limite actual es de 150.000 licencias al año, lo que ha generado un mercado negro en el que se están pagando hasta 200.000 yuanes (más de 24.000 euros) por una licencia. Aunque la venta de licencias esté terminantemente prohibida, muchos ciudadanos no dudan ni un momento en pagar tanto como por un Volkswagen Golf para gozar de su derecho a comprar un coche.

Siempre estará el cliente adinerado que pueda permitirse comprar licencias para aumentar su “fondo de armario” y tener un garaje completito, pero también hay muchos trabajadores que viven a las afueras y sencillamente no se pueden permitir el lujo de vivir sin vehículo privado. Con tantas dificultades para acceder a un coche en Pekín, ya podéis imaginaros la situación que estarán atravesando muchas familias. Y ojo, porque esto no es más que la punta del iceberg. Antes de que termine el año podrían aumentarse las restricciones en otras ocho ciudades.

Fuente: China Auto Car TimesEcns.cn | International Business Times
En Diariomotor: China sufre 9 días y 100 km del atasco más largo de la historia

Lee a continuación: BMW celebra la llegada del año del caballo con sendas ediciones de M5 y M6 Gran Coupé para China

Ver todos los comentarios 8
  • humberto

    ¡Increíble! 24000 euros por una licencia sólo para poder optar a la compra de un coche más el correspondiente desembolso económico posterior…Teniendo en cuenta los altísimos impuestos y trabas que el Gobierno chino coloca a las marcas extranjeras, el precio definitivo debe ser astronómico. Imaginemos una berlina de gama media (que ronde los 20000-25000 euros en España) como un VW Passat, pues en China sumado a la licencia puede alcanzar los 60000€.

    Me recuerda al caso de los cubanos, donde un Suzuki Jimmy costaba cerca de 45000€. No quiero meterme en ideologías de ningún tipo, pero estos sistemas comunistas solo constriñen a los ciudadanos y limitan sus vidas.

    Entiendo que haya que limitar el parque automovilístico, aunque las autoridades deberían buscar alternativas sólidas y fiables, como la mejora de la red o infraestructura para el transporte público, que en China deja mucho que desear, porque la ciudad es un auténtico caos.

    • Sergio Rincón

      Estoy 100% de acuerdo, las alternativas para ésta situación debería ser promover el transporte público, aumentando la capacidad y eficiencia del sistema.
      Limitar el acceso de los ciudadanos a productos en general (no sólo ya a autos), afecta la calidad de vida de las personas, debería poder esgrimirse el derecho a una vida digna como argumento principal contra éstas iniciativas.
      Sin contar ya, que algunos altos dignatarios (siempre he detestado tal tratamiento a simples parásitos chupa-sangre), SI exigen que el estado les dé transporte en vehículos por lo general de alta gama; ó todos en el suelo ó todos en la cama y que ellos también se suban al bus.

  • X 2.0

    Que se dejen de mamonadas y se gasten el dinero en transporte público en condiciones, y no tendrían que tomar estas medidas que poco van a conseguir.

  • SUPERPOBLACIÓN

    Más hijos,mas hijos y ha reventar el mundo

  • alexferrod

    Pero en shanghai pagas 20000 euros por la licencia si la matricula es local, lo que te da privilegios en las autopistas elevadas en hora punta, pero mucha gente se hace la matricula de cualquier otra prefectura cercana, y no hay problemas salvo el uso de vias restringidas

  • ADN

    Y van a terminar subastando el derecho a tener hijos para reducir la población.

    Japón por ejemplo, opto por el uso de kei cars en las zonas urbanas, los cuales deben por reglamento ser muy pequeños y con un motor chico también. Si se sumara a un sistema de transporte público económico como el metro de la Ciudad de México que cuesta 0.28 €, con algunas rutas terrestres por bus a 0.11€, o una cultura ciclista estiló Dinamarca o Países Bajos

    Pero bueno, una cantidad insana de gente requiere una misma insana solución.

  • Oliver

    Conclusión, un lugar más del mundo en el que las marcas premium pueden frotarse las manos pensando en las jugosas ventas, ya que en las grandes ciudades el acceso de los ciudadanos corrientes al automóvil estará vedado, y sólo podrán tener coche, porque se lo podrán pagar, las personas de los estratos sociales más elevados (¡viva la igualdad de oportunidades!), con lo que los fabricantes generalistas tienen ya una batalla perdida de antemano.

  • Me compro una bici una ps3 y juegos de turismo y aun me sobra para poner una video club.