CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Utilitarios

7 MIN

Lancia Ypsilon Elefantino, a prueba: un utilitario muy femenino y distinguido, pero también económico

David Villarreal | @davidvillarreal | 1 Abr 2014

Con diferencia, este es el coche más femenino que me ha tocado probar. Rara vez me leeréis decir esto de un coche, soy de los que rehuye bastante de los clichés, a veces impuestos por motivaciones absurdas. Pero, indiscutiblemente, el Lancia Ypsilon Elefantino es un coche creado por y para ellas. Tuvo que ser el karma el culpable, el que para equilibrar la balanza, tras una prueba del Jeep Wrangler que publicaremos muy pronto, me puso a los mandos de un coche tan peculiar como este y que lejos de incomodarme me hizo sentir muchísima curiosidad acerca de la motivación que ha llevado a Lancia a poner en los concesionarios una versión como esta.

Lancia quiere conquistar a mujeres trabajadoras y madres urbanas, aquellas que busquen un utilitario distinguido y a la vez económico.

No lo digo yo, lo dice Lancia, el Elefantino es el coche para la fashion city women. Su objetivo es cautivar a mujeres trabajadoras y especialmente madres urbanas, aquellas que buscan un utilitario asequible y práctico, pero sobre todo distinguido. Aunque los detalles estéticos y la mera distinción de versión especial parezcan muy rimbombantes, el Lancia Ypsilon Elefantino no deja de ser un utilitario modesto, un coche que con el Plan PIVE 5 y la financiación que habitualmente ofrece Fiat España en sus ofertas (capital mínimo de 8.000 euros durante 48 meses) está disponible a partir de 8.990€.

No es ganga, ni lowcost, pero sí un precio muy contenido para un coche que apela a la distinción y la exclusividad de la serie Elefantino ¿no crees?

37
FOTOS
VER TODASVER TODAS

El Elefantino estrenará este año nuevos acabados exteriores y detallados de color, tonos lima, rojo y blanco que se unirán a los azul y magenta ya presentes.

En el momento de recogerlo voy asumiendo que tendré que convivir con este coche durante una semana, lo cual no está tan mal, en apariencia es manejable, muy adecuado para moverte por la ciudad, con un buen maletero con espacio – según el fabricante – para 271 zapatos u 853 chupetes, pero sé que habrá quien me vea conduciéndolo y no le encaje demasiado. La gama Lancia Ypsilon, por cierto, no solo se ampara en la exclusividad femenina del Elefantino, puesto que también lo hemos visto vestido con detalles más agresivos y deportivos de la mano del S by MOMODESIGN.

El tratamiento exterior resulta suficientemente esclarecedor. El Lancia Ypsilon se ofrece de serie con un acabado bicolor exterior, un tono a elegir para la carrocería y portón trasero negro piano en contraste. Nos lo llevamos en tono dorado (en realidad es un tono entre café con leche y cortado), con llantas de acero de 15” y embellecedores negros, rematados con un detalle en azul celeste – disponible si así lo deseas en magenta – que también aparece en el pequeño elefante incrustado en el portón del maletero.

Esos detalles que hasta ahora se podían rematar en azul y magenta, también podrán decorarse en tono lima, rojo sandía watermelon y blanco Coconut. Más adelante os diré en qué ha cambiado el Ypsilon Elefantino, puesto que este año ha habido ciertas novedades que añaden aún más posibilidades de personalización en el acabado exterior.

La trama de tipo “sopa de letras” se repite en el pilar B y el tapizado del salpicadero.

El pilar B también se ha decorado con una trama estilo sopa de letras, mezclando los nombres de algunas capitales europeas.

Hay que decir que el Lancia Ypsilon – sin necesidad de equipar esta serie Elefantino – ya tiene su aquel, su espíritu distinguido que lo hace diferente de otros utilitarios. La elegancia italiana salta a la vista, el diseño del portón y los grupos ópticos traseros, la línea lateral con esa caída del techo, el frontal con su coqueta parrilla en forma de uve. Salvo por la carencia de unas llantas de aleación, es un coche que no aparenta ser tan económico como a la postre se demuestra que es.

Ajustes muy decentes. No tiene apariencia de premium, pero sí detalles que dejan muy buen sabor de boca, como el tapizado del salpicadero.

Al subir a bordo nos volvemos a encontrar con otros detalles de distinción, propios del Ypsilon, pero también de la serie Elefantino. La trama del pilar B, y la sopa de letras con las capitales europeas, se repite en un tapizado bien mullido para los asientos, también en un salpicadero con revestimiento textil que sinceramente ofrece un logrado aporte de calidad. También tenemos detalles y costuras en azul, en los tapizados y en el forro de piel del volante.

Ya os decíamos que la naturaleza de este Lancia Ypsilon es bastante peculiar. Hay detalles bastante curiosos, como que el cuadro de mandos se haya trasladado al centro del salpicadero, con sus indicadores analógicos y un modesto ordenador de a bordo de tres líneas. Es un detalle diferente, que tampoco creo que aporte una ventaja real y de hecho, por su altura, no me parece demasiado práctico para mantener la visión frontal.

Sí me gustó mucho más que Lancia haya concebido un coche bastante práctico, en el fondo y en la forma. Hay detalles bastante correctos, por ejemplo la posición elevada de la palanca de cambios, en un lugar muy cómodo y accesible para agilizar nuestro movimiento de la mano derecha. Recordemos el espíritu urbano de este Ypsilon y la cantidad de cambios de marcha que tendremos que realizar en la ciudad.

Las plazas traseras son muy correctas, de hecho no se puede pedir nada más en un coche con 3,84 metros de longitud, 12 centímetros menos que un Ford Fiesta y 22 centímetros menos que un Renault Clio. El detalle de su caprichosa línea lateral penaliza un tanto por su forma la superficie acristalada para las plazas traseras, aunque sinceramente es un detalle menor. Recordemos que en el pilar trasero también se ha integrado el tirador de las puertas, para camuflarlo y que no rompa precisamente esa línea lateral.

En esta versión, y como puede apreciarse en la foto, las ventanillas traseras son de apertura manual.

Los asientos no son el no va más en ergonomía, pero su diseño es muy atractivo y el mullido bastante cómodo.

En lo práctico, también podemos deciros que esos 271 zapatos y esos 853 chupetes, que os mencionábamos al principio, se traducen en 245 litros de capacidad de carga para el maletero. Una vez más es una cifra bastante buena, sobre todo si tenemos en cuenta que estamos ante un segmento B a medio camino entre un Fiat 500 y un Fiat Punto.

Hay que reconocer que sin necesidad de ediciones especiales, ni el detallado de esta versión Elefantino, el Lancia Ypsilon es un utilitario atractivo visualmente, práctico y recomendable por gozar de un precio muy contenido. Si le añadimos que esta versión Elefantino añade detalles bastante interesantes, aunque estén pensados para ellas, y que además es una edición muy económica, probablemente tengamos la receta ideal para las féminas, uno de los objetivos más importantes de Lancia.

Aguarda a la siguiente parte de esta prueba. Os hablaré de dinámica y motores, más concretamente de un modesto motor de gasolina, el 1.2 Fire II de 69 CV, el que quizás sea el más adecuado para un urbanita como este. Aunque mientras tanto, también puedes leerte nuestra prueba del Lancia Ypsilon 1.3 JTD, en la que ya lo probamos con motor diésel y un acabado más sobrio.

En Diariomotor: Lancia Ypsilon S y Delta S por MOMODESIGN y Lancia Ypsilon Elefantino, más variedad en la gama Lancia | Prueba del Lancia Ypsilon 1.3 JTD Gold