smart twinamic: prueba del nuevo cambio automático de smart

Diferentes como la noche y el día. Smart ha apostado por el confort y la calidad del nuevo cambio twinamic, del doble embrague, frente al robusto, económico y a la vez brusco y lento cambio de su predecesor.
 |  @davidvillarreal  | 

¿Existe mejor forma de aprovecharse del confort y la practicidad de un smart fortwo en la urbe que dotarlo de un cambio automático? Para un coche entendido por y para la ciudad el cambio automático debería ser un extra como mínimo a considerar. Y es por eso que queremos hablaros del nuevo cambio automático de doble embrague, twinamic del smart fortwo, un cambio que no tiene nada que ver con el utilizado por su predecesor y que pudimos probar, anticipándonos unos meses a su lanzamiento, en una unidad de preserie.

Recordemos que desde hace tiempo smart ya había renunciado al tercer pedal izquierdo, el del embrague, para ofrecer a sus clientes la alternativa de un cambio secuencial pilotado mediante levas y un cambio pilotado con automatismo, capaz de engranar automáticamente las marchas. Aquel era un cambio robusto, sencillo y económico, pero muy alejado del confort y la sensación de calidad que transmiten los cambios modernos más sofisticados. Con la llegada de este relevo generacional, smart consideró que había que tomar una decisión al respecto, y finalmente optaron por la sofisticación y el confort del doble embrague.

El cambio twinamic de smart, aunque con una configuración diferente, se basa en la tecnología Getrag empleada en su cambio EDC por Renault.

¿Por qué un cambio de doble embrague? Los cambios automáticos de doble embrague son relativamente complejos y pesados, por no hablar del espacio que ocupan. Daimler se encontró con que no resultaría tan complejo adaptar a la disposición mecánica del smart un cambio Getrag, que ya había utilizado su socio Renault en modelos superiores al Twingo y en configuraciones de motor diferentes. No es, ni mucho menos, el mismo cambio, pero los responsables de su desarrollo ya nos confirmaron que habían partido de la base del cambio EDC de Renault.

Tuve ocasión de probarlo en un smart fortwo de 71 CV y bajo la advertencia de que, al tratarse de un preserie, una unidad de fabricación preliminar para pruebas, como estas a las que tuvimos acceso, habría detalles más o menos sutiles y ajustes que estaban sujetos aún a modificaciones. Este cambio llegará a los concesionarios en la primavera de 2015 y estará disponible por 980€, en smart fortwo 52 kW (71 CV) y 66 kW (90 CV), y por 1.175€ en smart forfour 52 kW (71 CV).

Pero en cualquier caso me resultó excelente. Podemos confirmar que es un cambio realmente rápido, en el que la transición entre marchas sucede de forma completamente transparente, sin que los pasajeros se percaten de lo que sucede, incluso cuando apuramos demasiado el régimen de revoluciones, mucho más allá del punto en que este bloque pierde fuelle. También es muy suave con el motor atmosférico de 71 CV, mi favorito para un smart.

El nuevo cambio twinamic es tan diferente con el anterior como la noche y el día. Un cambio mucho más sofisticado y cómodo, digno de la exclusividad, el confort y la calidad que pretende ofrecer un smart.

Hay que decir que el cambio ha sido radical, prácticamente como pasar del día a la noche. Aquella brusquedad y lentitud del cambio de su predecesor ya es cosa del pasado. Lo cual no quiere decir que aquel cambio de antaño no tuviera sentido, que lo tenía. Era un cambio sencillo, económico y robusto, la solución quizás más lógica – junto con el variador continuo – en un utilitario urbano. Pero el hecho de que el smart más básico se ofrezca con cambio manual no deja de ser un retroceso respecto a su predecesor, aún asumiendo que por 1.000€ un cambio automático en un smart sigue siendo una buena inversión. Piensa en el precio de un smart bien equipado, piensa en lo que puede ayudar en su valor de reventa y es posible que el sobrecoste no te parezca tan elevado.

Mi idea hubiera sido la siguiente, que el smart fortwo contase de serie con un cambio automático como el de su predecesor, realmente un cambio pilotado, y que opcionalmente se ofreciese con este avanzado cambio de doble embrague. Pero evidentemente eso no entraba ni en los planes de smart, ni en los planes de su socio Renault. Hubiera complicado el desarrollo, por no hablar de que para ellos un cambio manual con pedal de embrague era condición indispensable para los smart fortwo, forfour y Renault Twingo.

Dicho lo cual, ¿por qué es una buena idea que smart se haya pasado a la solución más compleja, cara, pero también confortable? Pues ni más ni menos que smart, ante todo, vende calidad, distinción y confort urbano. Y en ese sentido es probable que no existiese mejor alternativa que la escogida, ¿no crees?

En Diariomotor: smart fortwo 2015, a prueba

Lee a continuación: ¿Qué demonios sucede con este subwoofer del smart fortwo?

Solicita tu oferta desde 12.045 €
  • Alejandro

    Pues a ver si los de Renault toman nota para el EDC, que se ha llevado muy malas críticas.

    • Oliver

      ¡Anda! Pues yo había oido lo contrario: que el EDC es un cambio no tan rápido como el DSG de Vw, pero sí más suave y dulce de funcionamiento.

  • educruiser

    El cambio anterior no era pilotado, era de convertidor de par… Salvo q todo lo q haya leído yo desde el lanzamiento de primer smart fuera erróneo.