Volvo quiere ser el Amazon de la industria, convertirse en líder de la venta de coches en internet

 |  @davidvillarreal  | 

Sucede que con las crisis, como la que ha atravesado el sector del automóvil en España en los últimos años, la industria se percata de que algo no funciona bien. Uno de los problemas en España, sin lugar a dudas, estaba en una red comercial sobredimensionada, o al menos demasiado extensa como para atender una demanda muy inferior a la de aquellos años de bonanza en los que en nuestro país se matriculaban más de un millón de coches al año. Eso te lleva a preguntarte si de verdad tiene sentido seguir abriendo concesionarios, si no merece la pena que la red de distribución se aproveche al máximo de las nuevas tecnologías. Y en Volvo tienen muy clara su respuesta a esta pregunta: quieren crecer como marca y acercarse más a los clientes con nuevos y mejores concesionarios, pero sobre todo que ese crecimiento esté muy presente en internet, potenciar las ventas online.

Tomemos nota de esta frase mencionada por Alain Visser, Vicepresidente Senior de Marketing y Atención al cliente de Volvo Cars, porque es toda una declaración de intenciones de lo que nos deberíamos esperar de Volvo en los próximos años:

La industria del automóvil es una de las más conservadoras y que menos ha evolucionado en cuestiones de marketing del mercado global. Durante décadas, la publicidad de automóviles ha seguido un patrón común, el mismo que seguía toda la industria. En estos momentos Volvo ha escogido desafiar la lógica e implementar una estrategia que nos permita avanzar al ritmo de nuestras propias necesidades.

Volvo quiere cambiar las reglas del juego, desafiar a la industria y, en cierta medida, hacer que el negocio de los automóviles se nutra de lo mejor de negocios tan diferentes como el de los grandes de las ventas por internet, como Amazon o, sin ir más lejos, la estrategia comercial atípica e innovadora de Tesla Motors. ¿Y cómo lo llevarán a cabo?

Volvo sabe que internet se ha convertido en uno de los canales más importantes para vender un coche y pretende aprovechar ese potencial mucho más que las marcas de la competencia.

Otra frase que me encanta del comunicado que nos ha enviado Volvo es la siguiente:

La mayor revolución que se está llevando a cabo en la industria del automóvil no está sucediendo en las oficinas de los propios fabricantes, sino en el hogar de la gente.

Volvo entiende que sus clientes ya están plenamente familiarizados con las ventas en internet y que en vez de visitar decenas de concesionarios, primero se informan y maduran su decisión de compra visitando páginas web como la nuestra. O sin ir más lejos utilizando comparadores como ¿Qué coche me compro?

¿Sabías que en el primer año de vida de nuestro proyecto hicimos que miles de compradores llegasen al concesionario con una oferta, con un presupuesto firme, y una decisión de compra prácticamente definitiva? Eso Volvo no lo sabe. Lo que Volvo sí sabe es que este año decidieron lanzar una edición especial limitada a 1.927 unidades del Volvo XC90 – que solo se vendía por internet – y que en 47 horas todas ellas se habían agotado.

¿Volvo quiere acabar con su red física, presencial, de distribuidores?

Volvo quiere que sus concesionarios se transformen en un centro temático que venda coches, pero también permita experimentar la cultura sueca.

Rotundamente no. Volvo no quiere que su distribución en internet sea un sustituto de los concesionarios, que probablemente seguirán expandiéndose en muchos países, sino un complemento necesario. Sus concesionarios seguirán tramitando las ventas, aunque se irán centrando cada vez más en el papel de ofrecer un buen servicio de post-venta, tramitar las entregas y servir de show-room para mostrar el producto a potenciales clientes. Para apoyar esa tramitación de las ventas y la reserva de un vehículo mejorarán aún más sus herramientas en internet, empezando por configuradores más avanzados e intuitivos.

Volvo no solo quiere ser más Amazon, sino también más Ikea, seguir el ejemplo de ese espacio reservado a la salida de estos famosos centros comerciales de mobiliario en los que se venden productos recién llegados de Suecia. Su inversión en concesionarios no pasa por expandir sus redes en las grandes ciudades, siguiendo la estrategia de otros fabricantes, sino por transformar sus concesionarios en una red unificada de tiendas al más puro estilo sueco. Los concesionarios renovarán su imagen con una decoración más chic y con expositores enfocados a experimentar el tacto e incluso el olor de los materiales utilizados en sus automóviles. Volvo incluso ofrecerá refrescos típicos suecos a sus clientes cada vez que se acerquen a sus concesionarios y sus empleados vestirán con un uniforme diseñado por un modista sueco de renombre, por Oscar Jacobsson.

Fuente: Volvo
En Diariomotor: Lo que nadie te contará sobre el desarrollo del XC90 y otros Volvo que están por llegar

Lee a continuación: Desarmado y cautivo Uber: la aplicación del “taxi” cerrada por orden judicial. ¿Se acabó el problema?

  • OAR

    Cuando hoy vas a un concesionario a preguntar por un modelo en concreto lo primero que te pregunta el comercial es “supongo que ya te lo sabes de memoria no? Ya lo has visto en internet?” Y lo primero que te preguntas es ” por que narices me atiende este tío!!?”
    Que nadie se eche las manos a la cabeza entonces….

  • Ignacio

    Mi duda es, ¿como se regatea con internet para el precio final del coche?, ¿como se dialoga para llegar a un acuerdo final y se gestionan factores como coche que se entrega, oferta del concesionario, etc?
    En España lo veo complicado, no somos tan cerrados a la hora de comprar un coche ahay muchos factores que no se seleccionan en un combobox

    • Eso es cierto, aunque también hay mucha gente que no se atreve a regatear. Desde estas líneas y desde ¿Qué coche me compro? siempre he recomendado hacerlo, no el regateo por el regateo, ni la falta de respeto al vendedor. Pero sí tener el conocimiento de que en ocasiones puede existir una facilidad para llegar a un entendimiento que satisfaga a ambas partes, el ejemplo más claro es con los coches de stock, y en los que el vendedor siempre va a estar dispuesto a negociar dentro de un margen.

  • ADN

    En los Estados Unidos tendrá el mismo problema que está teniendo Tesla, y es que en muchos estados no pueden vender directamente sus vehículos, forzosamente deben pasar por un concesionario.

    La segunda puede ser con compradores como yo. Nunca compro un coche que no he probado, por muy enamorado que metenga lo que haya leído. Me pasó una vez y nunca mas, el servicio de autoprueba en concesionario me parece importante (a mí).

  • Inferno

    Los coches tendrían que ser como los Swatch (al principio al menos) con un precio fijo en todas partes y punto final, que cada fabricante se apañe.
    Todo esto del regateo en el precio y diferencias de un concesionario a otro me suena muy poco serio, de vergüenza a veces…bueno, menos cuando lo aprovecho yo, entonces me parece estupendo.