comscore
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Tuning

3 MIN

¿Quién plagió a quién? El Opel Kadett de Mattig Tuning y el Ford Escort RS Cosworth

portada-mattig

El tuning en los años 80 era un auténtico espectáculo. Todo el mundo parecía estar puesto de alguna sustancia al diseñar los coches. Se llevaban los ensanchamientos extremos, en ocasiones montando ruedas traseras con hasta 345 mm de diámetro en simples Volkswagen Golf u Opel Manta. La creatividad tampoco tenía límite, y si no me creéis, preguntad a Sbarro. Fue a finales de los 80 cuando Mattig Tuning lanzó un kit de carrocería para el Opel Kadett. Fijaos en su alerón y fijaos en el Ford Escort RS Cosworth. ¿Quién plagió a quién?

El Ford Escort RS Cosworth fue concebido a caballo entre Alemania y Reino Unido.

El Ford Escort RS Cosworth fue lanzado en 1992, y se ha creado un hueco en la historia del automóvil como uno de los mejores compactos deportivos jamás creados, con diferencia. El Opel Kadett E de Mattig Tuning es casi desconocido, pero fijaos en la forma de su alerón trasero. ¿Os suena? Además de tener un aspecto absolutamente ensanchado - con ruedas traseras de más de 300 mm de diámetro - esta preparación pretendía dar al Kadett un aspecto de superdeportivo, con grandes tomas de aire y unos faros tipo rallye.

Pero es el alerón lo que más nos llama la atención. Pegado al techo, con su plano superior sujeto por una columna central. Un aspecto casi idéntico al alerón del Ford Escort RS Cosworth. Mattig Tuning lanzó su kit para el Opel Kadett E en 1988, y Ford lanzó el Escort RS Cosworth en 1992. Podríamos pensar que Ford plagió a Mattig, pero olvidamos un detalle. Ford ya había lanzado en 1986 el Sierra RS Cosworth. Una berlina deportiva cuyo alerón trasero se hizo icónico desde el primer momento. Adivinad cuál era su forma.

Mattig producía kits aerodinámicos para Opel de finales de los años 80.

Posiblemente Mattig fue uno de los primeros en aplicar un alerón de ese estilo a un coche compacto, y puede que incluso Ford se inspirase ligeramente en ellos al ver que semejante alerón no le quedaba tan mal a un coche pequeño. Sea como fuere, es interesante conocer uno de los coches tuning más desquiciados de los años 80, un monumento a la locura que quizá haya ayudado en mayor o en menor medida al nacimiento del Escort RS Cosworth, un auténtico mito de la historio del automóvil. Olvidemos los plagios.

2
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Fuente: Kadett-Club En Diariomotor: