Volkswagen admite que 800.000 coches (y no solo diésel) habrían manipulado su consumo oficial y sus emisiones de CO2. Foto 1 de 2.