Neveras para champagne y otras 4 opciones obscenamente lujosas de Bentley Mulliner

 |  @sergioalvarez88  | 

Bentley cuenta con un programa de personalización llamado Mulliner. Este programa se encarga de ofrecer a los clientes un grado extra de refinamiento e individualismo, más allá del de por sí extenso catálogo de opciones de la gama. Pensad en Mulliner como James Bond piensa en Q: en cierto modo, crean extras y opciones que no estaban siquiera en la mente de los ingenieros y diseñadores de Crewe, a veces atendiendo peticiones excéntricas de sus clientes más adinerados. Vamos a conocer algunos de estos extras.

Bentley tiene entre los extras del Bentayga un reloj automático cuyo coste es de más de 200.000 euros.

Aprovechando la presentación de nuevas opciones creadas por Mulliner para la gama Flying Spur, los ingleses nos ofrecen una pequeña selección de lo que son capaces de hacer. Una de las opciones estrella es una nevera especialmente creada para refrigerar botellas de champagne – o cava, si prefieres algo más de aquí. Esta nevera se ubica entre los dos tronos traseros, y es visible a través de un cristal retroiluminado. Dos copas con su base tallada en imitación a una llanta complementan un extra de casi 10.000 euros de precio.

Mulliner también ha extendido a la gama Flying Spur sus inserciones en piedra natural para las molduras del salpicadero y habitáculo. Esta piedra puede ser cuarcita o pizarra, que es pulida hasta conformar un acabado casi tan reflectante como un espejo. A esta piedra se une madera pintada y lacada, con un acabado extremadamente lujoso. Las opciones de Mulliner no terminan aquí: también nos presentan unos sprays de perfume construidos en plata, que se almacenan en un hueco especialmente diseñado al efecto en las puertas traseras.

Cada nevera de champagne necesita de 15 horas de construcción artesanal por los operarios de Bentley.

También nos ofrecen nuevos paspuntados y nuevos tapizados para la consola central, así como un exclusivo compartimento forrado en cuero para que almacenemos en su interior joyas y otros elementos valiosos. Este hueco cuenta con un soporte específico para relojes, y otro pequeño hueco para nuestros gemelos, pendientes u otras joyas de pequeño tamaño. Bentley no ha proporcionado el precio de estos extras, y anuncia que el precio de 10.135 dólares para la nevera de botellas de champagne sólo es aplicable para el mercado de EE.UU.

Todos estos extras están muy bien, pero me da la sensación que serían ideales para los típicos raperos estadounidenses, que por otra parte, puede que sean el público objetivo de un Bentley Continental Flying Spur.

Fuente: Bentley | Autoblog
En Diariomotor:

Lee a continuación: ¿Qué demonios hace este Bentley Flying Spur atascado en una playa?

  • Weeknd

    Para los raperos estadounidenses el Flying Spur?? No Sergio, para eso Bentley creó el Bentayga.