Mercedes Clase E 220 d: las 3 claves del nuevo diésel de 4 cilindros y hasta 240 CV de Mercedes

 |  @davidvillarreal  | 

Mercedes-Benz sigue confiando en el diésel de cuatro cilindros, incluso para sus berlinas de gran tamaño. Y aún con todo lo que se ha comentado estos días acerca de las emisiones de NOx, sigue amparando su estrategia en el desarrollo de una nueva familia de motores diésel más ahorradores, y preparados para cumplir con los objetivos de emisiones NOx y las homologaciones basadas en ciclos de conducción realistas, gracias al empleo de sistemas de reducción como los basados en AdBlue. De esta forma, el nuevo Mercedes Clase E estrenará un motor diésel de cuatro cilindros, el OM 654, que estará equipado por el Mercedes Clase E 220 d con 195 CV de potencia y otros detalles que te contaremos a continuación.

Destacado: ver prueba del Mercedes Clase E y conducción autónoma DRIVE PILOT.

1. Más potencia con un desplazamiento menor.

Hasta ahora el Mercedes Clase E 220 d empleaba un motor de 2.143 cm3 (el OM 651) que desarrollaba 170 CV de potencia entre 3.000 y 4.200 rpm. El nuevo diésel de Mercedes-Benz goza de 1.950 cm3 y desarrolla 195 CV a 3.800 rpm. Su desplazamiento se ha reducido con cilindros con una menor carrera, de 82 milímetros (-1 milímetro) y menor diámetro, de 92,2 milímetros (-6,7 milímetros).

Mercedes-Benz anticipa que este motor se empleará a lo largo y ancho de su gama, en otros modelos, en disposiciones longitudinales y transversales, y en diferentes niveles de potencia. Este motor llegará a ofrecerse, incluso, con potencias de hasta 240 CV.

2. Un motor más ligero.

El nuevo diésel de referencia de Mercedes-Benz es un 17% más ligero que el de su predecesor, marcando 168 kilogramos sobre la báscula frente a los 199 kilogramos del utilizado hasta la fecha. Si en vez de la masa homologada del motor, bajo especificaciones DIN, tomamos como referencia su masa con todos los componentes relacionados con este, el ahorro de peso llega hasta los 46 kilogramos.

Para hacer que este bloque sea más ligero no solo se ha tenido en cuenta el downsizing, la reducción del desplazamiento, sino también la optimización de componentes como el turbo (que pasa de dos etapas a una), soporte de plásticos y pistones recubiertos con NANOSLIDE, una aleación de acero y carbono que ayuda a reducir la fricción de los componentes.

Otra de las claves la encontramos también en el empleo de un bloque de aluminio, el primero como tal empleado por Mercedes-Benz en un diésel de cuatro cilindros.

3. Un motor eficiente, pero también optimizado en la reducción de emisiones.

El nuevo Mercedes Clase E 220 d homologará con este motor un consumo entre 3,9 y 4,3 litros/100 kilómetros en ciclo mixto, y según versiones, y unas emisiones entre 102 y 112 g/km de CO2. Con lo cual estará exento de pagar el Impuesto de Matriculación en España.

Según Mercedes-Benz, este motor ha sido diseñado para cumplir no solo con la normativa de emisiones Euro VI, sino también para estar preparado a la hora de superar las normativas de emisiones que imponga el nuevo ciclo RDE, que tratará de emular con rigor la conducción en condiciones reales. Este motor empleará soluciones de recirculación de gases de baja y alta presión, y un sistema AdBlue, todo ello en un dispositivo compacto que para alcanzar una mejor eficiencia térmica se ha posicionado justo a la salida de los gases de escape del bloque del motor.

Fuente: Mercedes-Benz
En Diariomotor:

Lee a continuación: Mercedes Clase E 2016, ¿cuánto cuesta la nueva generación? Estos son los precios del rival del Audi A6 y BMW Serie 5

Solicita tu oferta desde 45.700 €
  • Pablo

    Honda con su 2.2 I-CTDI de aluminio desde el 2004, Mercedes-Benz desde 2016.

  • GTR43V3R

    En Infiniti estarán contentos también

  • Lo único malo del adblue es que el amoníaco reduve la vida útil del catalizador