Desmontando mitos: ¿Romperé mi coche si tiro del freno de mano sin pulsar el botón?

 |  @davidvillarreal  | 

El mundo se divide en dos tipos de conductores, los que tensan el freno de mano pulsando el botón de desbloqueo, y los que lo tensan dejando que suene ese característico crack de carraca. La razón por la cual los primeros pulsan el botón de desbloqueo, el mismo que nos sirve para retirar el freno de estacionamiento y reanudar la marcha, pasa por evitar un sonido desagradable, y a menudo la creencia de que así están protegiendo el freno de estacionamiento de averías. ¿Pero de verdad estamos dañando nuestro freno de estacionamiento si tiramos de la palanca sin pulsar el botón?

El freno de estacionamiento cuenta con un sistema que tensa los frenos, y los bloquea en esa posición gracias a una carraca, un disco dentado y un diente que permiten el movimiento del disco y la palanca en un sentido, y bloquean en el contrario, como una llave de carraca.

¿Por qué se escucha ese crujido cuando tensamos el freno de mano? La razón no es otra que la naturaleza del mecanismo que emplea un freno de mano o estacionamiento. Bajo la palanca nos encontramos con una carraca, un disco dentado y un diente que encaja perfectamente en sus muescas para retenerlo. La misión de una carraca es sencilla, permitir el movimiento del disco dentado en un único sentido, y retener en el contrario, salvo que pulsemos el botón de desbloqueo, que repliega el diente y nos permite desplazar la palanca, y por ende el disco, en ambos sentidos.

Eso quiere decir que, pulsando y sin pulsar el botón, la palanca puede desplazarse en un sentido, para tensar el freno de estacionamiento. Para destensarlo, por contra, solo podremos realizar la maniobra pulsando el botón, soltando el diente de la carraca. El mecanismo es exactamente el mismo que el utilizado por una llave de carraca, que al apretar ejerce resistencia, y que al desplazarla en sentido contrario no presiona la tuerca para facilitarnos el trabajo, y viceversa si la carraca está en el modo para aflojar tuercas.

La carraca ha sido diseñada precisamente para que tensemos el freno de mano sin pulsar el botón, ¿pero es recomendable hacerlo? ¿es recomendable pulsar el botón?

En el vídeo superior, del canal Engineering Explained (si os gustan estas cosas os recomiendo que os suscribáis), nos explican mejor cómo funciona. En él ya vemos que ese sonido de la carraca no tiene que ver con el del mecanismo que realmente tensa los frenos. El sonido de carraca se debe al sistema que se encarga de retener la palanca, y por ende el freno de estacionamiento, en la posición deseable para evitar que el coche se desplace por una pendiente.

La realidad no es otra que esa carraca ha sido diseñada para que desplacemos la palanca haciendo ruido, sin pulsar el botón. Como una llave de carraca ha sido diseñada para hacer ruido y facilitarnos la maniobra de aflojar o apretar una tuerca. Por lo tanto, teóricamente no hay ningún problema en tirar de la palanca sin pulsar el botón, aunque evidentemente la fricción es mayor que si lo pulsamos, y la fricción conlleva desgaste, por mínimo que este sea. En cualquier caso estoy de acuerdo con el protagonista del vídeo en que una carraca, salvo por problemas en el mecanismo, debería resistir la vida útil de un automóvil, y aunque la fricción genere desgaste, no debería llegar hasta el punto en que se produzca una avería. Los problemas con el freno de estacionamiento más habituales se producen por falta de tensión, u otros problemas con los frenos que bloquean las ruedas.

Al tensar el freno de mano pulsando el botón también hemos de tener cuidado, especialmente si realizamos la maniobra muy rápido. Es importante que soltemos el botón primero, para bloquear el disco dentado, y después la palanca, y no al revés. De hacerlo en sentido inverso siempre se corre el riesgo de generar fricción en la carraca, aún mayor que si no pulsamos el botón, o incluso de que la tensión del freno de estacionamiento sea menor que la que buscábamos.

Por suerte, o por desgracia, muy pronto ya no tendremos que preocuparnos de ello, en tanto los frenos de estacionamiento manuales han caído en desuso con la llegada de los frenos de estacionamiento eléctricos.

Fuente: Engineering Explained | Vía: Lifehacker
En Diariomotor:

Lee a continuación: 5 consejos para evitar las temidas averías del filtro de partículas de tu diésel

  • Adrián

    ¿Por suerte o por desgracia? Respeto a los puristas del automovil, pero que una rudimentaria palanca manual comparta espacio con un navegador táctil full HD me parece ridiculo, y no aporta nada al placer de conducción. A la hoguera.

    • rauccete

      Cuando te quedes sin batería en un coche con freno de mano eléctrico y tengas que desbloquearlo manualmente (el que pueda) ya te acordarás de la hoguera. Hay cosas eléctricas y electrónicas que sobran en los coches de hoy en día, y que solo sirven para estropearse más y tener que pasar más veces por taller o recambios.

      • arriquitaum

        No puedo estar más de acuerdo contigo amigo

    • Inochna

      No tiene sentido cambiar un sistema que funciona a la perfección, y mucho menos si es para hacerlo más complicado y no se produce una mejora significativa.

  • Santi

    El botón del freno de mano solo sirve para bajar la palanca. Menuda estupidez apretar el botón al tirar de la palanca. Que mito ni que narices….

  • anonimo

    No estoy nada de acuerdo, si se tira del freno sin apretar el boton, se produce un rozamiento y por tanto un desgaste, y a la larga esto hace que la palanca del freno cuando la queramos dejar tensada, no se quede por haberse desgastado los dientes.

    • Manuel

      Yo tampoco estoy en absoluto nada de acuerdo con el artículo.
      Faltan datos y formación en la materia como para hablar con esta propiedad en el reportaje, dado que ni muchísimo menos, los sistemas de tensión automática o manual del sistema de freno de mano, no son iguales entre los diferentes grupos de fabricantes, aunque sea común el uso del famoso botón. Por lo cual y como siempre, generalizar cuando se habla de automoción es un gran error dado que detrás de lo que visualmente reconocemos, hay o puede haber, grandes diferencias en cómo trabaja cada marca o grupo.