Hyundai Elantra 2016, mini prueba: ¿por qué ahora sí es una buena berlina para España?

 |  @omiguel  | 

El Hyundai Elantra lleva en el mercado español desde el año 92 como una berlina de tamaño compacto, similar a otras opciones asiáticas como el Mazda3 Sportsedán o alemanas como el Volkswagen Jetta. En esta sexta generación ha dado un salto muy importante en tres aspectos fundamentales: diseño, equipamiento tecnológico y adopción de un tipo de motor demandado muy demandado en nuestro mercado. Me estoy refiriendo a un diésel de 136 CV.

La sexta generación del Hyundai Elantra llegará al mercado a principios de mayo.

Ya hemos desgranado bastantes detalles sobre el Hyundai Elantra 2016 (precios y equipamiento del Hyundai Elantra 2016), pero es el momento de contar las impresiones en persona y cómo se maneja este coche en el mundo real. Además podremos analizar datos que nos permitan responder a preguntas, del tipo de: ¿merece la pena el Elantra frenta al hermano mayor i40?

El diseño del Hyundai Elantra: más coche, en apariencia

Como decía estamos ante la sexta generación del Hyundai Elantra, mucho ha cambiado desde entonces. El diseño marcadamente asiático ha dado paso a un diseño mucho más europeo aunque eso no deja de venir como consecuencia de la modernización de la imagen de Hyundai. Por tanto estamos ante una berlina mediana pensada para el público europeo.

Pregunta para reflexionar: ¿conseguirá el Elantra robarle ventas a su hermano i40?

Hyundai ha trabajado bastante el diseño de marca especialmente en la parte delantera, la combinación de los faros alargados y ese gran calandra consiguen un efecto interesante: hacer parecer al Elantra más grande de lo que en realidad es. La combinación con la forma de coupé lo aleja un poco más de su familia, con un corte más serio (a excepción de, claro está, Veloster y Génesis Coupé).

Por dentro: el Elantra combina un buen diseño con materiales mejorables

Para mí la mejor frase que resume el aspecto interior del Elantra es la siguiente: “diseño semi-premium en materiales generalistas“. Lo cierto es que no hay nada en el salpicadero o en los controles que rechine pero en algunos aspectos el plástico duro gana excesiva presencia. Hyundai no se ha complicado la vida y ha creado un interior muy correcto.

Por poner alguna crítica extra, y es casi un tema de definición de producto, el Elantra todavía no puede llevar un navegador con pantalla grande y se tiene que conformar con una que no sobrepasa las 5″. Personalmente tampoco me gusta que hayan dotado al volante de tantos botones pero entiendo que es un tema subjetivo y que a mucha gente le gusta tener muchas cosas bajo control desde el volante.

El interior del Hyundai Elantra es más espacioso de lo que imaginas, al menos para los pasajeros

¿Has viajado en un taxi Skoda Octavia? Pues en el Hyundai Elantra irás casi igual de bien, salvo por tu cabeza

Con cuatro metros y medio de longitud puedes hacer muchas cosas y balancear el espacio para la cabina y para el maletero. El Elantra ha sido configurado por Hyundai para dotar de un notable espacio a los pasajeros y contentarse con un volumen de maletero razonable pero no espectacular. Los que más se benefician de esto son los pasajeros de las plazas traseras, que no tendrán problemas con la distancia a los asientos delanteros ni con sus compañeros de banqueta. Sí que tendrán más problemas con sus cabezas, la caída trasera del Elantra limita esta dimensión.

Los asientos delanteros son bastante cómodos, al nivel suficiente como para que no pienses en ellos en ningún momento. Igual que no echas en falta los recurridos huecos para botellas de agua, gafas de sol, teléfono móvil, etc que tanto usamos.

Para terminar el análisis de su practicidad, un vistazo al maletero nos revela un volumen generoso de 458 litros (por encima del Mazda 3 Sportsedan con 419 litros y por debajo del Volkswagen Jetta con 510 litros) con un portón sencillo. Sin más. Hay algún pequeño detalle que te hará la vida más fácil como los tiradores para abatir la banqueta trasera, en dos partes, directamente desde la zaga del coche.

En carretera: un diésel muy aceptable, para empezar, y una dinámica muy buena

En el momento de su aterrizaje el Hyundai Elantra solamente se podrá adquirir con el motor diésel 1.6 CRDI de 136 CV. Precisamente un tipo de motor muy demandado para estos coches en nuestro mercado, resulta curioso que históricamente el Elantra optara mayoritariamente por las opciones gasolina.

Hablamos de un motor que cumple correctamente en cuanto a potencia y en consumo quizás es un pelín más gastón de lo deseable, especialmente combinado con el cambio automático de doble embrague y 7 velocidades. Además, en ese caso, el motor parece más perezoso pero al final no deja de ser cuestión de la configuración de la propia transmisión.

El Elantra va fino en carretera, con aplomo en curva. Eso sí, le falta algo de aislamiento acústico a altas velocidades

En definitiva es un buen motor con una potencia más que suficiente para el día a día. Sin duda será la estrella de las ventas, y no solamente ahora que se comercializará en solitario sino cuando se pongan a la venta los Elantra de gasolina con el motor de 128 CV.

Dinámicamente el coche tiene un comportamiento muy bueno en el que parecen haber influido varios factores: buena puesta a punto del tren de rodaje, el nuevo chasis aligerado o incluso la dirección asistida por motor eléctrico. Se nota especialmente en las curvas pronunciadas, como las que tuvimos en nuestra “prueba de montaña”. El balanceo es mínimo no tiene tendencias subviradoras ni sobreviradoras en exceso. Tampoco estoy diciendo que sea un deportivo, nada más lejos de la realidad.

Conclusión rápida: el Hyundai Elantra es una buena opción tirando de descuentos

Hyundai espera vender 1.000 unidades al año del Elantra en España

El coche está bien construido, rueda bien y con descuentos es una opción muy interesante. En cuanto se comience a comercializar, con el motor diésel de 136 CV únicamente, estará disponible por 20.025 € sin descuento. Sumando la campaña de lanzamiento, el PIVE y financiación el precio puede reducirse hasta aproximadamente 15.000 €.

Indudablemente Hyundai hace una apuesta por el diésel en una berlina compacta a un precio equilibrado. ¿Funcionará? Seguramente mejor que en la anterior generación. ¿Le robará protagonismo al i40? Es muy posible, especialmente por la popularidad de berlinas más cómodas para moverse por entornos urbanos: SEAT Toledo, Skoda Rapid y compañía.

En Diariomotor: Hyundai Elantra 2016: todos los detalles | Precios de Hyundai Elantra 2016

Lee a continuación: ¿Cuánto cuesta el Hyundai Elantra 2016? Estos son los precios de la alternativa coreana al Volkswagen Jetta

La gama demasiado limitada a un único motor diésel y otro gasolina puede restar atractivos a una berlina compacta estilosa. En esta nueva generación puede tener mucho equipamiento e incluso un cambio de doble embrague

Ver todos los comentarios 4
  • Bowie

    En Chile ya está disponible desde hace algún tiempo, pero llegó a precios excesivamente altos en comparación a la generación saliente.
    PD: Soy el único al que le recuerda el Jaguar XE la delantera de este Elantra?

  • Issam

    El actual Elantra siempre me pareció un accent (grande) que no se alejaba para nada de ese diseño, mientras el i40 supo aprovechar el cambio y gusta mucho, el cambio actual se pedía a gritos, y era necesario para el Elantra y lo que representa, Hyundai actualmente está en una buena línea y los resultados son palpables, no pretende ser algo que no lo es pero tampoco quiere seguir una línea conservadora, deberían hacer algunos ejercicios con los Matrix y Trajet y renovarlos. (me encanta el nuevo i20).

    • Miguel Angel Pastoriza

      Realmente el ix20 es el sucesor del Matrix.
      Y el sucesor del Getz es el i20 pero mas largo y ancho que un Accent 2002-2006

  • Rest

    Un sedán compacto que nada entre dos aguas y quien, sin hacer récord mundial, logra buenos tiempos. Abraza una plataforma estructuralmente modificada mediante el incremento de acero de alta resistencia, combinándolo con una mayor cantidad de adhesivo para diversas uniones del chasis. No repercute a peor su peso, lógico, y la rigidez torsional se ve aumentada en esta nueva generación de cararácter global.

    Por un lado lado, apuesta por aspectos generalistas: materiales en la media ( normalitos, pero bien ajustados ) pequeña pantalla táctil en consola ( demasiado, para época contemporánea ) o suspensión trasera empleando eje torsional ( quizás, por estar fabricado en Corea y enfocado al mercado americano mayormente ). Por otro, nos ofrece opciones muy cucas:  asientos de piel con función calor-frío, xenón, faros traseros de ledes, cuadro de instrumentos digital, cambio de doble embrague, portón manos libres, techo solar, arranque por botón, detector ángulo muerto, airbag de rodilla, pedales metallica, llave inteligente, sensor de aparcamiento delantero, entradas de aire delanteras funcionales, cámara trasera que afina las maniobras aparcando…etc..algo me dejo, algo seguro (ejemplo, modos de conducción ). Podemos gozarlo toooodo en el acabado Style, el súper supremo y madre de todos los acabados, y solo disponible con el 1.6 CRDI 7DTC.

    Las lagunas de equipamiento, como buen Hyundai, tienen que estar ahí y de hecho están: navegador, freno de mano eléctrico, alarma, tecnología en campos de ayudas a la conducción o la imprescindible e indispensable interacción profunda con nuestro teléfono, modo vis a vis.

    En cuanto al exterior, no veo pegas, me gusta. Juega su diseño cartas de corte deportivo y con mano creo tiene 31. Estilan la carrocería lo suficiente para que la caída del techo tenga salero, sí, tenga un toquecillo coupé que sentencia diferencias con el resto. El alerón pone la guinda y a gran parte de la competencia a la altura del betún. Como dice el compi, el frontal amanera añoros Jaguar de pasada, y la zaga, muy suya, favorece una declaración de intenciones agresivilla, con pilotos más finos y estilizados que los anteriores.

    El interior es cierto que se asemeja al de un León, aunque beba realmente de la marmita que cocina Genesiramix. La forma recta y hozontalidad predomina, dejando atrás fantasías coreanas que tanto copió Infiniti. Ha madurado hacia lo cauto, punto extra a clientes que buscan lo sobriete y oredenado. Habitabilidad trasera cumple, por cotas, con notable alto. Aprobado pelao el maletero, mejorable, por capacidad y forma. Tampoco me hace gracia que se abatan los asientos 60/40, prefiero cada uno indepencdiente.

    Los motores. El diésel preferible, claro, el de gasolina es una patata xD. Buenas cifras de consumo y prestaciones: 4,1 ltr/100 en en el automático, pero naide se pone de acuerdo cuando bailan Nm’s: 300/320/ 4ÖÖ?!?! 136 Cv son suficientes cuando conducimos un vehículo de 1100/1300 Kgr. y sus pretensiones se centran en favorecer el aspecto de la comodidad. Los amortiguadores son de gas, y en la suspensión trasera viene de regalo barra estabilizadora.

    Producto majo, y con diversos descuentos, producto muy majo. Por menos de 24.000 puedes plantearte una compra inteligente.

La gama demasiado limitada a un único motor diésel y otro gasolina puede restar atractivos a una berlina compacta estilosa. En esta nueva generación puede tener mucho equipamiento e incluso un cambio de doble embrague