CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Volkswagen

4 MIN

Volkswagen AG tendrá que responder ante la Audiencia Nacional por fraude y delito contra el medio ambiente

volkswagen-golf-tdi-revision-emisiones-01

Las consecuencias del fraude de los motores diésel de Volkswagen, lejos de mitigarse, siguen acrecentándose. Ahora es la Audiencia Nacional, en España, la que ha anunciado la apertura de una investigación (antes imputación) a la empresa Volkswagen AG, es decir, al grupo automovilístico español. La investigación corresponde debido a lo esgrimido por su filial española, por Volkswagen-Audi España, en su primera imputación, al reconocer que los motores afectados los desarrolla y fabrica Volkswagen AG en Alemania.

Así lo ha decidido el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, encargado de la investigación del fraude de los diésel manipulados del Grupo Volkswagen. Ahora será Volkswagen AG quien tendrá que designar en España a una persona que ejerza la representación, abogados y procuradores.

Los delitos por los cuales se investigará a Volkswagen AG son defraudación, fraude de subvenciones y delito contra el medioambiente. Y el objeto del delito, como ya conocimos el año pasado, no es otro que el software encargado de alterar el funcionamiento del motor en pruebas de homologación para obtener un resultado satisfactorio en la cuantificación de sus emisiones de NOX.

Recordemos que esta causa se inició tras la presentación de diferentes querellas por parte del Sindicato Manos Limpias y la Asociación Internacional Antifraude para la Defensa de Afectados por Motores Volkswagen. El objetivo se centra en determinar la responsabilidad de Volkswagen-Audi España y Volkswagen AG en el fraude, ya reconocido, y determinar la pertinente sanción.

En el caso de SEAT S.A., sabemos que la Fiscalía también ha dirimido la culpabilidad para dirigírsela a Volkswagen AG. Entendiendo que, como Volkswagen-Audi España, es una empresa dependiente del grupo automovilístico alemán, de manera que las filiales españolas no se comportan como compartimentos estancos, sino subordinadas a la dirección de Alemania.

Más allá de sanciones individuales, del coste de la reparación de los coches, e incluso de las millonarias indemnizaciones y recompras que se están realizando en Estados Unidos, probablemente el problema de Volkswagen en estos momentos no es otro que la posibilidad de que se inicien investigaciones paralelas, a nivel nacional, en cada uno de los mercados en los que se han comercializado sus motores diésel fraudulentos.

Fuente: Consejo General del Poder Judicial En Diariomotor: