Prueba de contacto Volvo S90 y V90: ¿Cómo reinventar la berlina premium?

 |  @ClaveroD  | 

Nos hemos ido hasta la provincia de Málaga para conocer los nuevos Volvo S90 y Volvo V90, la visión más premium de Volvo cuyo objetivo es complicarle las cosas a modelos de la talla del Mercedes Clase E, el Audi A6 o el BMW Serie 5. En esta prueba del Volvo S90, y su carrocería familiar Volvo V90, descubrimos una fórmula muy ambiciosa que habla de personalidad, diseño único, motores de sólo 4 cilindros y un despliegue tecnológico sin precedentes en el segmento. En Volvo no van de farol, y directamente van a por todas reinventando el concepto de la berlina y familiar premium.

Las tecnologías PowerPulse y Pilot Assist son 2 de los grandes reclamos de los nuevos Volvo S90 y V90

La nueva apuesta de Volvo podrá gustar, o no, pero nadie puede negar que el fabricante sueco se ha reinventado por completo para ofrecer algo realmente nuevo en cada uno de los segmentos donde milita. Los nuevos Volvo S90 y Volvo V90 son quizás el mayor y mejor exponente de qué es esta revolución, y es que Volvo presenta su nueva generación de coches premium con elementos tan innovadores como la tecnología PowerPulse de su motor diésel de 235 CV o el sistema de conducción semiautónoma Pilot Assist.

Pero vayamos por partes. Lo primero que hemos de analizar es el diseño exterior de los nuevos S90 y V90, encontrando proporciones clásicas, pero con fuertes rasgos que nos hacen saber que estamos ante un Volvo desde el primer momento. Volvo defiende la planta de sus nuevos con esa idea de diseño sueco, de presencia imponente, grandes proporciones y equilibrio entre elegancia y carácter. Los acabados Inscription, los más altos de gama y los que hemos probado, ofrecen el punto extra de distinción, pero no hay que olvidar que también está disponible un acabado R-Design que ofrece un toque deportivo que aporta un plus a considerar.

En el interior, idéntico en los Volvo S90 y V90 y sin ningún cambio más allá de las diferencias en el espacio de carga: 500 litros en el Volvo S90 y 560 litros en el Volvo V90, Volvo emplea una filosofía de diseño minimalista y buenos materiales por doquier en su habitáculo. Heredado del Volvo XC90 que también hemos probado, el salpicadero está presidido por una gran pantalla táctil de 9″ con el sistema de infoentretenimiento Sensus. Volvo confía a esta interfaz el control de la navegación, las funciones multimedia, la telefonía, los ajustes de las diferentes asistencias a la conducción e incluso la climatización. Como ya hemos comentado, el interior apuesta por una línea minimalista y los botones brillan por su ausencia. El punto de color más vanguardista corre a cargo del equipo de sonido Bowers & Wilkins, con el clásico color amarillo para sus 19 altavoces y nada menos que 1.400 vatios.

Como apunte, Volvo siempre destaca por ofrecer unos asientos de gran calidad, tanto por sujeción, como por mullido para retrasar todo lo posible la sensación de fatiga. En el caso de los Volvo S90 y Volvo V90, esta particularidad se mantiene, encontrando además la posibilidad de instalar asientos delanteros calefactables, ventilados y con funciones de masaje. Para maximizar el confort a bordo, los asientos posteriores laterales pueden instalar calefacción, y además encontramos un climatizador con hasta cuatro zonas independientes.

Otro punto donde los nuevos Volvo S90 y V90 destacan sobre sus rivales es en el apartado tecnológico dedicado a la seguridad y a las asistencias a la conducción. Ya os hemos hablado de la función Pilot Assist, pero no hay que pasar por todo lo que ofrece el sistema IntelliSafe que es de serie en toda la gama y que añade sistemas como la detección de vehículos, peatones, ciclistas y animales grandes con capacidad para realizar una frenada de emergencia automática. También integra el sistema de atenuación de la salida de carril. Opcionalmente existe el paquete IntelliSafe Surround que añade asistencia al aparcamiento, análisis de puntos ciegos, alerta de tráfico cruzado o alcance trasero.

Tras un largo recorrido a los mandos de ambas carrocerías, una de las particularidades que encontramos es que realmente no se aprecian diferencias entre un Volvo S90 y un Volvo V90 en comportamienti. Esta sensación no es casual, y es que los cambios son tan mínimos que el comportamiento es prácticamente idéntico. Como dato curioso, Volvo ha conseguido que la diferencia de peso sea de apenas 25 Kg de más en el Volvo V90.

Volvo ha conseguido que no notemos diferencias entre conducir un S90 y un V90, algo difícil, pero muy a tener en cuenta.

Por este motivo, las percepciones de una y otra carrocería no difieren, encontrando así un gran aislamiento del exterior y un comportamiento enfocado en el confort que hacen de este Volvo una opción muy a considerar para grandes trayectos, más aún si nos dejamos llevar por la posibilidad de conducción semiautónoma que ofrece el sistema Pilot Assist. A sus mandos, la sensación de aislamiento es muy alta, tanto por el elevado filtrado de ruidos y vibraciones exteriores, como por el tarado de dirección y grupo de suspensión neumática. Para aquellos que busquen un enfoque más deportivo, los Volvo S90 y V90 se les quedarán por debajo de sus perspectivas, y es que ese elevado confort se consigue a través de un ajuste que no contiene el grueso de los movimientos de la carrocería. Incluso en el tarado más deportivo, modo Dynamic, el Volvo prioriza el confort sobre otros valores, y ahí es donde más podemos entender cuál es su posicionamiento frente a los rivales.

Prueba Volvo V90 D5 235 CV

El Volvo V90 con motor 2.0 Turbodiésel con 235 CV y sistema PowerPulse fue nuestra primera toma de contacto. Hablamos de un gran familiar de casi 5 metros de longitud, con tracción total, cambio automático de 8 relaciones y aspiraciones a codearse con los 6 cilindros diésel de la competencia. El resultado es que sí, este 4 cilindros mueve con mucha facilidad al Volvo V90 en su versión tope de gama, especialmente en las primeras relaciones que es donde el sistema PowerPulse más hace notar su aporte.

En marcha, el Volvo V90 ofrece la sensación de estar ante un coche más ágil de lo que dictan sus proporciones, aún así el confort siempre prima por delante de la máxima estabilidad o el comportamiento más prestacional. El grupo motopropulsor trabaja bien en todo el rango de revoluciones, dejando en manos de la electrónica toda la gestión. Si conducimos de forma relajada, este motor puede moverse cómodo en los 6 l/100 Km, mientras que si exigimos el máximo de sus 235 CV, será fácil movernos en torno a los 9 l/100 Km. Coincidereis conmigo en que son cifras más que buenas, dejando como única duda qué consumo alcanzará este familiar cuando afronte una escapada cargado hasta los topes.

Prueba Volvo S90 T6 320 CV

Tras probar el motor diésel más potente de la gama, nos subimos al motor gasolina más potente, el T6 2.0 Turbo gasolina con 320 CV. Este motor también está disponible en versión híbrida enchufable T8 con 407 CV de potencia combinada. Aprovechando el cambio de motor, también cambiamos de carrocería dejando el Volvo V90 para probar el Volvo S90. Más allá de las prestaciones, no fui capaz de diferenciar cambios entre las carrocerías de uno y otro modelo.

Apenas avanzo unos metros a los mandos del motor T6 de 320 CV y ya noto su mayor empuje y disponibilidad, no tanto en salida – donde el D5 sorprende y mucho – sino en capacidad para ir rápido y recuperar con mayor soltura. Este 4 cilindros hace notar su doble sobrealimentación, compresor para bajas rpm y turbocompresor para medias y altas rpm. Hablamos de un motor que convencerá a todos aquellos que busquen prestaciones sin caer en el exceso. Los consumos obtenidos con el T6 no fueron tan buenos como los registrados con el D5, algo que suponíamos, pues practicando una conducción a buen ritmo por el mismo recorrido que el D5 nos fue imposible bajar de los 10 l/100 Km.

Conclusiones Volvo S90 y Volvo V90

El Volvo S90 arranca en 44.911 € con el motor diésel D3 de 150 CV. El Volvo V90 está disponible desde 47.713 euros.

Volvo ha hecho un excelente trabajo con los nuevos Volvo S90 y Volvo V90, y eso que no lo tenía nada fácil arriesgando tanto en un concepto de automóvil donde reina el clasicismo. La apuesta de Volvo por el segmento E se salda con un buen resultado en todos los aspectos para competir de tú a tú con las referencias del segmento, siendo su diseño, calidad, seguridad y tecnología los principales reclamos comerciales. Volvo ha planificado una apuesta comercial donde sus motores diésel se llevarán el grueso de las ventas, encontrando opciones interesantes por precio, como el Volvo S90 D3 de 150 CV desde 44.911 € que sitúa como la configuración más económica de la gama Volvo S90. Optar por la carrocería familiar Volvo V90 tendrá un sobrecoste de alrededor de 2.800 euros, partiendo así la gama Volvo V90 con motor D3 de 150 CV desde 47.713 euros.

En Diariomotor:

Lee a continuación: Volvo Pilot Assist: mi primera experiencia “conduciendo” un coche semiautónomo

Solicita tu oferta desde 44.911 €
  • ADN

    Apostar por el confort en vez de la deportividad es una jugada arriesgada, a los franceses no les ha resultado. Una versión o linea con suspensión verdaderamente deportiva como opción no les vendría mal, y sería un paliativo para quienes quieran un diseño tan bonito con un comportamiento más sport.

    • Great

      Lo que le falla a los franceses es su imagen de marca y calidad de construcción. Este Volvo va sobrado de ambos y analizando su oferta se nota que va directo a competir con el grueso de las ventas de un Clase E, Serie 5 o A6… con motor diesel de unos 200 CV, buena calidad, imagen de marca y cómodo para hacer cientos de kilómetros de una tirada.

      Bien por Volvo, es algo fresco dentro de un segmento bastante aburrido.

      • ADN

        Eso sí,Volvo viene con una propuesta fresca en un segmento dominado por los conservadores (alemanes) y los estridentes (japoneses).
        En lo personal, el familiar me gusta mucho más.