Honda desarrolla un motor eléctrico para híbridos sin tierras raras

 |  @sergioalvarez88  | 

¿Qué son las tierras raras? Son elementos de la tabla periódica vitales en la construcción y producción de componentes eléctricos y electrónicos. Son frecuentes en la producción de coches híbridos o smartphones, sin ir más lejos. No hablamos del litio, el manganeso o el níquel: responden a nombres como lantano, prometio o disprosio. Honda acaba de anunciar un gran avance en la producción de motores eléctricos: el primer propulsor eléctrico para vehículos híbridos producidos sin tierras raras en su composición.

China posee el 90% de las reservas mundiales de tierras raras, creando incertidumbres acerca de la oferta futura.

Los problemas asociados a las tierras raras no son pocos. En primer lugar, la escasa certidumbre en torno a su producción y suministro. El 90% de las reservas mundiales están en manos de un solo país: China. En la última crisis comercial entre China y Japón – derivada de disputas por islas en el Mar de China – el país del sol naciente se tuvo que doblegar a las exigencias chinas, que había bloqueado el suministro a Japón de tierras raras. Las tensiones entre China y Japón otorgan especial significancia a este avance.

Otra consideración es el daño medioambiental. Los procesos de minería de tierras raras no son en absoluto respetuosos con el medio ambiente y suelen requerir procesos de separación química que generan residuos cuyas huellas durarán décadas – incluso siglos – en el medio ambiente de las zonas mineras. Con el aumento en la producción de vehículos híbridos y eléctricos, la demanda de las tierras raras no ha hecho más que subir. Estos incrementos de precios afectan al precio final de los híbridos y eléctricos.

Hasta el 10% del peso de un motor eléctrico son tierras raras de escasa oferta, concentrada en un sólo proveedor.

Precios que son repercutidos al cliente final, lógicamente. La innovación de Honda afecta a los imanes de los motores eléctricos, y ha sido llevada a cabo de la mano de Daido Electronics. El fabricante japonés y su proveedor han desarollado un nuevo proceso productivo que mediante la deformación en caliente, logra el mismo resultado y propiedades materiales que el proceso de sinterizado tradicional. Los cristales microscópicos del imán se alinean de forma precisa, eliminando la necesidad de usar tierras raras en su producción.

Siendo completamente transparentes, el motor eléctrico desarrollado por Honda aún usa neodimio – una tierra rara más abundante – pero este mineral también puede ser adquirido en EE.UU. o Australia. Daido Electronics ha abierto una nueva fábrica para producir estos motores eléctricos y pronto serán empleados por otros fabricantes. El primer vehículo en equipar este motor será el Honda Freed, un extraño crossover híbrido – pensad en un Honda Jazz con gigantismo – que se vende únicamente en Japón.

Fuente: AN
En Diariomotor:


Lee a continuación: Este Mercedes-Benz es el autobús autónomo del futuro: ya se ha probado en una ruta de 20 kilómetros en Ámsterdam (vídeo)

  • Fèlix Badosa

    Un apunte: según tengo entendido dichas “tierras raras” se pueden encontrar en cuelquier país lo que pasa que solo China tiene las narices (lo he suavizado mucho) de extraerlas porqué les trae al pairo el medioambiente. No deja de ser un tanto contradictorio que para crear baterías y componentes para vehículos “más respetuosos con el medio ambiente” nos lo carguemos para extraer dicho minerales. Pero esto, queridos amigos, es el ser humano: irracional a más no poder.

    • Paco Tce

      Así es, vamos a ser respetuosos con el medio ambiente comprando coches eléctricos que para ser fabricados necesitan destrozar el medio ambiente, ahora pongámonos en el hipotético caso que mañana se acaba el petróleo y sólo podemos vivir de la electricidad, de dónde se sacará esa electricidad?? DING DING DING DING, correcto!!! de la energía nuclear, la única fuente a día de hoy tan abundante y potente como para abastecer un consumo tan alto, consecuencia? residuos y más residuos. Los coches eléctricos nunca han sido el futuro, el futuro es la pila de hidrógeno.