Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Fórmula 1
Logo Icon

2 MIN

La peor parrilla del Mundial de Fórmula 1 de la última década

Lo sé, sé que soy un pesado y que he dicho cientos de veces durante el último mes que la situación económica de la Fórmula 1 no pasa ni de lejos por su mejor momento. Lo lamento, pero es cierto. Y eso es algo que hemos podido ver con una parrilla de salida del Gran Premio de Australia que sólo contaba con 15 coches. Se ha convertido por méritos propios en una de las pruebas del gran circo con menos participantes, o lo que es lo mismo, una de las peores parrillas (en cuanto a número) de la historia.

Incluso los pilotos de Manor salieron en una foto de principio de temporada que parecía surrealista, con las ausencias de Fernando Alonso y Valtteri Bottas, los monos completamente blancos de Merhi y Stevens que todavía no han sumado ni un kilómetros y con únicamente 19 pilotos frente a los 22 que hubo la pasada temporada en Australia. Los problemas físicos de Bottas y los fallos mecánicos de Kvyat y Magnussen asestaban un duro golpe antes de empezar, mientras que la ausencia de Manor F1 Team nos defraudó a pesar de ser algo de esperar.

En resumen, cuando los semáforos se apagaron sólo 15 coches tomaban la salida, quedándose el grueso del pelotón en sólo 13 unidades tras los abandonos de los dos Lotus en la primera vuelta. Quince, es la peor cifra de la última década junto a los seis monoplazas que tomaron la salida en el Gran Premio de Estados Unidos de 2006 después del problema de seguridad en el que se habían convertido los neumáticos Michelin en el banking de Indianápolis.

Aunque tal y como indica nuestro compañero Raymond Blancafort, hay que remontarse a finales de los cincuenta y de los sesenta para encontrar situaciones similares que no tuvieran razones de seguridad de por medio (también podemos tener en cuenta por este motivo los 16 del GP de Mónaco de 1976). En aquella época, la falta de constructores también afectaba a la categoría reina y por ello vimos como en 1969 los GP de Holanda e Italia sólo tenían 14 monoplazas, 14 en el de España o únicamente 13 en Francia. Peor aún fue el GP de Argentina en 1958 donde los gastos de logística limitaron a sólo 10 unidades la parrilla.