CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
WRC

2 MIN

El WRC discutirá la posibilidad de tener más potencia para 2017

Iván Fernández | 8 Abr 2015
wrc-brida-turbo-2017-FIA
wrc-brida-turbo-2017-FIA

Es algo que se lleva pidiendo desde hace tiempo, precisamente el mismo tiempo que se lleva obviando dicha iniciativa. Tras la desaparición de los antiguos World Rally Cars 2.0 Turbo, el Mundial de Rallyes ha adolecido de falta de potencia para unos coches cuyos chasis son capaces de asimilar un incremento en el número de caballos. Es por ello que la comisión del WRC (formada por los fabricantes, FIA, promotor y firmas de neumáticos) se reunirán para discutir un posible aumento en el diámetro de la brida del turbocompresor.

Actualmente situada en 33 mm de diámetro, la brida permite que los actuales motores 1.6 Turbo alcancen en torno a 300-320 CV (318 en el caso del Volkswagen Polo R WRC), lejos de los 350 que rendían los anteriores modelos. Estas cifras actuales dejan muy cercanos el escalón inmediatamente inferior, los R5/RRC que rondan los 280 CV. Esto ha llevado en más de una ocasión a hombres como Jost Capito, dirigente de Volkswagen Motorsport, o Sébastien Ogier a pedir un aumento en la potencia de los WRC.

Sin la revolución en el WRC que se esperaba llegara junto al nuevo reglamento técnico de 2017, la FIA y el resto de componentes de la comisión del WRC (incluido Toyota) se reunirán próximamente para discutir la posibilidad de abrir dicha brida, tal y como han confirmado precisamente los representantes de la firma nipona. Actualmente, el WTCC con los mismos motores y una brida de 36 mm rinde aproximadamente 380 CV una cifra perfectamente asumible por los actuales modelos del Mundial de Rallyes.

A buen seguro le sentaría bien al campeonato dicho aumento de potencia. También es cierto que habrá que ver cómo responde la fiabilidad de los propulsores a este esfuerzo extra (si finalmente es aprobado) y si es necesario amplías modificaciones de otros componentes como la electrónica o el desgaste de los neumáticos. Con Toyota, Volkswagen o Hyundai dispuestas a este cambio, será de extrañar que M-Sport y Citroën Racing no sigan por el mismo camino sabedores que mucho más costoso sería el reglamento revolucionario al que apuntaba Mahonen.