Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Otros rallyes
Logo Icon

2 MIN

Rhys Millen se suma a la Subida a Pikes Peak con un eléctrico de 1.367 CV

Hace dos años, Sébastien Loeb conseguía pulverizar el record de la Subida a Pikes Peak. Posiblemente la del 2013 ha sido la edición de la carrera hacia las nubes más seguida de la historia, gracias en gran parte a contar con el nueve veces Campeón del Mundo de Rallyes, Peugeot y sobre todo la intensa labor de promoción y marketing de Red Bull. Dos años después, la carrera se ha convertido en una batalla de voltios ante la imposibilidad (por el momento) de que alguien baje el tiempo del alsaciano.

La 93ª edición, además de contar con los prototipos eléctricos de Monster Tajima y el de los favoritos, los Mitsubishi MiEV Evolution III, vigentes ganadores de la categoría eléctrica (además de conseguir el segundo y tercer mejor tiempo en la PPIHC 2014 por detrás del ganador absoluto, Romain Dumas), también tendrá un invitado de lujo. Rhys Millen, tras perderse la carrera del año pasado después de que Hyundai cerrase el programa, competirá este año al volante del Oscar PP03 eO.

Mientras que este año no se espera que Romain Dumas o Jean-Philippe Dayraut hagan acto de aparición (tampoco Sébastien Loeb) y sólo se espera contar con los prototipos Unlimited norteamericanos, el neozelandés será uno de los teóricos favoritos al volante del nuevo proyecto de los letones de Drive eO, el tercero del preparador en el PPIHC. En está ocasión, con seis motores eléctricos YASA-400 que se espera den picos de potencia cercanos a los 1.367 CV y sin la perdida de rendimiento que produce la falta de oxígeno en los propulsores de combustión interna.

Los poco más de 1.200 kilogramos y un chasis similar aerodinámicamente al de los Mitsubishi conforman un conjunto que es capaz de tener una relación peso/potencia de 1,2 CV/kg y tracción total. La velocidad apunta si la enmarcamos en el escenario de la famosa montaña del colorado: 260 km/h. ¿Será la primera victoria absoluta de un eléctrico?