CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Fórmula 1

2 MIN

Toro Rosso y McLaren trabajan día y noche en el monoplaza de 2016

Iván Fernández | 16 Dic 2015
mclaren-honda-vs-toro-rosso-temporada-2016
mclaren-honda-vs-toro-rosso-temporada-2016

Dos situaciones completamente distintas, dos resultados absolutamente opuestos. Mientras que Toro Rosso y sus pilotos se pueden considerar como la revelación de la temporada a pesar de contar con el deficiente rendimiento del propulsor Renault, McLaren ha sido el gran derrotado de este 2016. Lejos quedan los momentos en que se prometían luchar por los podios o por las victorias. Ni tan siquiera Honda ha logrado la fiabilidad necesaria como para mantener cierta regularidad y poder seguir dando pasos adelante en el coche.

La próxima campaña también promete ser muy distintas en ambos casos. Los de Faenza confiarán en una unidad de potencia antigua pero 100% fiable tal y como han demostrado todos los equipos que han llevado motor Ferrari en 2015, mientras que en Sakura trabajan a marchas forzadas para tratar de tener listo el nuevo propulsor Honda para McLaren. En Japón dicen saber lo que tienen que hacer para revertir la situación y tratar de estar luchando por las victorias cuanto antes, mientras que en Woking se trabaja 24 horas, siete días a la semana para preparar el monoplaza de 2016.

Si usted visita nuestro centro de tecnología un sábado o un domingo este invierno no encontrarás muchas plazas libres de aparcamiento.

Si en el caso de la escudería británica se trabaja para tratar de desarrollar al máximo el monoplaza y dar un gran salto que al menos los meta en la lucha por los puntos de forma regular, en Toro Rosso los trabajos se producen debido al retraso producido en el acuerdo con Ferrari por el suministro de los propulsores. Obligados a reformar el chasis del STR10 para dar cabida al motor italiano, Franz Tost es consciente del retraso en el proyecto, algo que le ha obligado a introducir tres turnos de ocho horas, como si de una fábrica al uso se tratara y algo que sólo suele suceder en días sueltos previos a la llegada al primer test invernal.

Se ha decidido apostar por tres turnos, las 24 horas, los siete días de la semana para estar listos de cara al primer test (el 22 de febrero en Montmeló). De nuestra parte, podemos organizar todo de la mejor forma posible, el problema es con los proveedores y las vacaciones de navidad. La mayoría de ellos están cerrados durante al menos 10 días y esto lo hará más difícil para nosotros.