CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Fórmula 1

7 MIN

Nico Rosberg, camino al campeonato entre anuncio y anuncio

Àlex Garcia | 18 Abr 2016
Nico Rosberg Podio Chandon 2016
Nico Rosberg Podio Chandon 2016

La Fórmula 1 volvió a lo suyo este pasado fin de semana en el circuito de Shanghái. Y cuando decimos que volvió a lo suyo es porque realmente volvimos a ver un poco más de lo mismo. Aunque hay que reconocer que el Gran Premio de China fue realmente entretenido –a pesar del dominio de Nico Rosberg, que poco a poco va tomando posición en su lucha por el título-, hubo una serie de patrones repetidos que esperamos que se rompan pronto. Aunque la próxima carrera será en Sochi, lo que no da demasiadas esperanzas.

Pero volviendo a lo interesante de la situación actual del campeonato del mundo de Fórmula 1… Rosberg se está posicionando mejor que nunca y de hecho aparenta estar en el mejor momento de forma de toda su carrera. Además, el alemán está en una situación personal que le llena y eso junto a los buenos resultados hace que en pista se desenvuelva con soltura. No tiene la presión que empieza a tener Lewis Hamilton y eso puede ser decisivo. Como ejemplo, la temporada 2014 nos muestra algunas posibles claves. Aunque hay que tener en cuenta que en ese entonces el británico solo tenía un título; ahora tiene tres.

En la primera temporada dominante de Mercedes, Nico Rosberg disfrutó de una primera mitad de año al frente del campeonato, ayudado por dos abandonos por KO técnico de su compañero y rival. En dichas circunstancias, Hamilton solía presionar más que nadie y llegó a batir a Rosberg en cuatro carreras seguidas. Pero aunque es evidente que los pilotos salen a ganar y luchas como la de Bahréin ese mismo año así lo atestiguan, también es justo tener en cuenta que Rosberg es un piloto algo más cerebral que Hamilton y a sabiendas de que luchando tenía más que perder, no siempre puso toda la carne en el asador; sobre todo cuando no lo veía claro.

En 2014, la mayor ventaja que tuvo Rosberg sobre Hamilton fue de 29 puntos en dos ocasiones separadas. Supo gestionarlas de forma adecuada salvo por sus propios problemas técnicos en Singapur primero y en la cita final en Yas Marina luego. Si en Singapur hubiera sido segundo –algo más que probable-, habría llegado a la última carrera del año un punto por delante de Hamilton. Una gestión de puntos casi perfecta a la que le habría faltado una última lucha con todo su corazón. Un duelo cara a cara por el título en el que en caso de toque, tenía las de ganar. Ahora, la diferencia entre ambos es de 36 puntos; siete más que en 2014.

Cierto es que llevamos “solo”  tres carreras –nadie ha ganado nunca las tres primeras carreras del año sin llevarse el título- y que en la temporada más larga de la historia de la Fórmula 1 aún quedan 18 por disputarse. Tantas como quedaban tras la primera carrera de 2014. Pero en ese entonces Rosberg salió de Melbourne con 25 de ventaja sobre su compañero; ahora tiene 11 más. Sí, es solo un número y Hamilton es más que capaz de recuperarse y ganar las próximas cinco carreras. Pero incluso si se diera esta situación, ¡Rosberg mantendría el liderato si fuera siempre segundo! Esto da una idea de la ventajosa posición del hijo del campeón del mundo de 1982.

Pero es que además, Hamilton ha tenido problemas ya con un motor, estrenando el segundo en China. A priori, por lo tanto, Rosberg va por delante también en lo que respecta a la gestión del motor. Esto sitúa al actual campeón del mundo un paso por detrás, con toda la presión sobre sus hombros. Será él quien deba ganar cada carrera a partir de ahora, necesitando un problema o error de su rival si quiere recuperar el liderato del campeonato antes de julio. Probablemente, Hamilton sea más rápido en términos generales. No en vano dominó a su compañero en 2015 tras vencerle en 2014.

Pero Rosberg no se ha mostrado nunca como el tipo de segundo piloto que acepta su destino. Desde el primer momento, en Mercedes han dejado que sus pilotos luchen, lo cual efectivamente ha difuminado las líneas que marcan quien es el primer piloto y quien el segundo. Esto, junto a la dominación de Mercedes, juega a favor de Rosberg, puesto que le ha permitido adoptar una postura desafiante hacia quien ha sido generalmente el más rápido de los dos pilotos de las flechas de plata. Pero irónicamente, podría ser la falta de dominio de Mercedes lo que más ayudara al líder del campeonato ahora.

¿Qué pasaría si Ferrari y Red Bull consiguen acercarse lo suficiente como para empezar a molestar y a quitar puntos? ¿Se atreverá Mercedes a mantener su política de libre batalla entre sus dos pilotos? Puede que no. Puede que si Rosberg está más de 25 puntos por delante de Hamilton en dos o tres carreras con los otros equipos algo más cerca, a Toto Wolff le entre el “canguelo” y decida apostarlo todo al 6. Sabemos que a Hamilton no le gustaría. Y es posible que hasta directamente no lo aceptara. ¿Cómo reaccionaría entonces Mercedes? ¿A quién apoyarían? ¿Estaremos ante un año histórico por lo que pueda ocurrir en el equipo anglo-alemán?

Y todo esto, lo disfrutamos entre anuncio y anuncio, claro. En Australia Movistar + ya demostró que la calidad –y cantidad- vista los dos últimos años era historia. Personal muy interesante a bordo por una parte pero superficial por otra, verdaderos expertos de la Fórmula 1 mal aprovechados al tener que quedarse en un plató de Madrid y varios otros problemas. Pero desde Bahréin, la situación se ha descontrolado. Un servidor decidió dejar el tema de lado en la segunda carrera del año por prudencia, por ver si alguien se había equivocado. Pero la realidad es la que es; Movistar + está metiendo publicidad mientras hay coches en pista.

A pesar de que uno de los puntos clave de su programa era el no tener interrupciones mientras hubiera coches en pista, en Bahréin interrumpieron la Q3 durante sus últimos minutos. Algunos dirán que con el sistema de clasificación usado en las dos primeras carreras, esos últimos minutos no tenían coches en pista. “Fair enough”, que dirían los ingleses. Pero, ¿queremos que nos interrumpan una sesión clasificatoria? Aún peor; cuando volvieron, colaron un falso directo con esos últimos minutos restantes como si la pausa hubiera sido de apenas unos segundos y no unos minutos. “Incroyable”. Y en carrera, interrupciones reales, con coches en pista. Indefendible.

En China, más de lo mismo. Sí, no todos los anuncios han contenido cortes ni dobles pantallas. Pero siguen siendo anuncios en una plataforma “Premium” que se paga con el dinero de los abonados. Lo que nos lleva a lo de siempre; modelo insostenible de Fórmula 1,  de televisión y de todo. Que un producto gratuito tuviera publicidad podía fastidiar más o menos pero tenía una justificación. A fin de cuentas, había que rentabilizar el producto. Pero, ¿algo por lo que el espectador paga? Si hay algo que garantiza el hecho de pagar en la mayoría de plataformas es precisamente evitar publicidad.

Páginas web en las que se paga y entre otras cosas, se elimina publicidad, YouTube con cuentas de pago con una serie de ventajas entre las que está no ver anuncios antes o durante los vídeos deseados, servicios de “streaming” que permiten el visionado de series o películas sin interrupciones… pero no con la Fórmula 1, claro. También es cierto que la comparación con MotoGP no es justa por tener las motos otro ritmo, un programa más largo pero carreras más cortas, lo que se presta a la publicidad entre las mismas. Pero aún así, menudo fastidio ver anuncios a pesar de pagar, ¿no? Igual habría que cambiar el planteamiento… el televisivo, claro. Nico Rosberg, que no cambie nada. Que si debe haber dominio Mercedes, por lo menos que tengamos algo de variedad. Ah, y no nos olvidamos de lo de Daniil Kvyat y Sebastian Vettel. Menudo dramón, ¿no? Mejor lo dejamos para Twitter, que el nivel de debate sobre este tema no da para más.