Mark Higgins y su Subaru atómico pulverizan su record en la Isla de Man

 |  @fernischumi  | 

Sin duda el ambiente que quedaba en la Isla de Man no era el de fiesta que todo aficionado al mundo del motor deseaba y mucho menos el que un piloto quiere tener para afrontar la posibilidad de batir su propia marca en un trazado que es casi tan complicado para los coches como para las motos. A pesar de los dos accidentes mortales que han marcado la semana mágica del Tourist Trophy, el equipo Subaru y Mark Higgins conseguían el objetivo, pulverizando su anterior record conseguido en 2014.

Para esta ocasión se habían preparado a la perfección. No sólo Higgins, piloto local, conoce a la perfección las carreteras de su isla natal, sino que además Subaru había encargado a su antiguo socio en el Mundial de Rallyes la preparación de un Impreza WRX STi atómico con el que le fuera más fácil a Mark mejorar su velocidad media de hace dos años, marca situada en 117,5 mph (189 km/h) en las 37,73 millas que conforman el trazado largo que bordea toda la Isla de Man. Un tiempo de 19 minutos y 15,88 s para completar la vuelta en lo que era un coche prácticamente de producción.

Con 600 CV de potencia y DRS, el Subaru Impreza WRX STi de Prodrive es capaz de alcanzar los 290 km/h

Obviamente no tenía nada que ver con el coche empleado en 2016. Y es que además de montar unos neumáticos slicks Dunlop (igual que los que se utilizan en el BTCC), el motor 2.0 litros bóxer turbo ha sido apretado hasta llevarlo por encima de los 600 CV de potencia para un peso de apenas 1.200 kilógramos. En cuanto a la electrónica y el cambio, se han utilizado elementos propios de un coche del Mundial de Rallyes, lo que le permite sacar el máximo provecho a la mecánica.

subaru-impreza-isla-de-man-2016-higgins-prodrive (1)

Además de un impresionante par de 542 Nm gracias a su potente motor y tracción total, el coche fue equipado con un sistema DRS que sobre el papel permite a Mark Higgins, tres veces Campeón del Nacional Británico de Rallyes ponerse a casi 290 km/h de velocidad punta. Este elemento ha sido vital ya que se estima que durante un 75% de la vuelta estás apretando al máximo el acelerador.

Todo esto se traduce en que Higgins conseguía destrozar su anterior record a la primera tentativa. Tras sólo una vuelta de práctica, conseguía hacer un tiempo de 17 minutos y 49,75 segundos (media de 126,971 mph) y todavía se espera que le queden dos intentos más para conseguir bajar dicho crono. Aun así, las máquinas de dos ruedas siguen siendo las verdaderas reinas aquí. Lo tendrá difícil para poder batir el 16 min y 58,254 s que ostenta Michael Dunlop con una Superbike.

Mientras esperamos a ver la OnBoard y los tiempos de las nuevas vueltas, seguiremos disfrutando viendo cómo comprime la suspensión un Subaru de 600 CV a fondo en la Isla de Man.

Actualización: En la segunda intentona, Mark Higgins ha superado su anterior record con una media oficial de 128,730 mph.

Lee a continuación: Gran Premio de Canadá 2016: horarios para seguirlo por televisión