CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Fórmula 1

5 MIN

Gran Premio de Austria 1987: Williams y Benetton mandan en la última del Österreichring

Àlex Garcia | 30 Jun 2016
Nigel Mansell GP Austria 1987
Nigel Mansell GP Austria 1987

El Gran Premio de Austria ha estado presente en la Fórmula 1 en cuatro etapas distintas, siendo la primera en el circuito de Zeltweg y las demás en el Österreichring, conocido luego como A1-Ring y hoy en día como Red Bull Ring. La edición de 1987 fue la última del trazado original -con algunas modificaciones, claro- con Williams y Benetton como protagonistas y Nigel Mansell llevándose una victoria importantísima en la lucha por el título de pilotos con casi un minuto de ventaja.

Una de las situaciones más extrañas de la historia de la Fórmula 1 se vivió durante los entrenamientos del viernes, cuando Stefan Johansson se llevó por delante a un ciervo que cruzaba la pista buscando refugio, asustado por el ensordecedor ruido de los motores de los monoplazas. Afortunadamente, el piloto sueco salió ileso del tremendo accidente aunque no pudo decirse lo mismo del pobre animal. ¡Esto obligó a McLaren a traer un nuevo chasis desde Woking para el sábado!

No fue el único incidente de los entrenamientos, con un Nelson Piquet que contactó con el AGS de Pascal Fabre. A pesar de todo, eso no fue óbice para que el brasileño consiguiera una nueva pole position por delante de su compañero de equipo, el británico Nigel Mansell. Tras ellos, Gerhard Berger con el Ferrari y los dos Benetton, mientras que Ayrton Senna tuvo una inusual mala sesión clasificatoria y solo pudo partir séptimo. En cuanto a la salida, fue otro de los puntos de interés del fin de semana.

La primera salida quedó anulada tras un accidente en la misma recta de meta, antes de llegar a la primera curva, en el que se vieron envueltos varios pilotos. Martin Brundle con el Zakspeed, los Tyrrell de Jonathan Palmer y Philippe Streiff y el Ligier de Piercarlo Ghinzani dejaron la pista bloqueada, lo que obligó a repetir una segunda salida. En esta, Eddie Cheever con el Arrows y Riccardo Patrese con su Brabham crearon una nueva situación complicada tras compactarse el grupo tras un Mansell que había salido mal.

Más de dos horas más tarde de lo previsto se planteaba la tercera y definitiva salida, esta vez sin Streiff puesto que Tyrrell se había quedado sin coches de repuesto -la segunda salida involucró a prácticamente la mitad de parrilla-. Pero también en esta última salida hubo lío. Alain Prost con su McLaren sufrió problemas eléctricos y se vio obligado a salir desde el carril de boxes, junto a Senna y Michele Alboreto con su Ferrari. Las reparaciones en sus coches habían tardado demasiado y no llegaban a tiempo para estar en la parrilla.

Esta vez, la salida transcurrió con normalidad y la carrera se puso en marcha sin problema alguno... salvo un pinchazo de Stefan Johansson en los primeros compases de la misma que le obligó a realizar una parada imprevista. La carrera empezó con Piquet en cabeza por delante de Thierry Boutsen con el primero de los dos Benetton y Mansell en tercera posición. El británico subió hasta la segunda a causa de los problemas de Boutsen, obligado a parar a parar para solventarlos. De esta forma, Teo Fabi heredaba la tercera posición con los Williams a lo lejos.

El resultado quedó sentenciado cuando durante las paradas a boxes, Mansell fue más hábil en el momento clave y volvió a pista por delante de su compañero y rival. Luego, el bravo piloto inglés solo tuvo que marcar su propio ritmo, logrando una celebrada victoria y llegando un minuto por delante de Piquet. El podio lo completó Fabi con Boutsen cuarto y un Ayrton Senna quinto tras remontar desd el fondo de la clasificación. El último punto fue para Alain Prost, emulando a su futuro compañero de equipo en lo que a remontada se refiere.

Esta situación mantenía a Piquet en cabeza del campeonato del mundo, con 54 puntos por los 43 de Senna. Mientras tanto, la victoria ayudaba a Mansell a subir hasta 39 puntos que le volvían a meter de lleno en la lucha por el título. Prost, por su parte, quedaba relegado a una cuarta posición de la general con 31 puntos que no le era nada favorable. La edad de oro del motor TAG Porsche había llegado a su fin y ganar se estaba volviendo cada vez más difícil... o incluso imposible con los ultra competitivos Williams-Honda.

En cuanto al Österreichring, quedó catalogado como circuito demasiado peligroso para la categoría reina y cayó del calendario de cara a 1988. Hubo que esperar nueve años, a que el circuito fuera rediseñado por un entonces relativamente joven Hermann Tilke; se trataba del A1-Ring que conocemos y que ha sido usado hasta nuestros días, bajo el nombre de Red Bull Ring actualmente. Aunque en realidad, el lugar es exactamente el mismo por el que pasaron los grandes héroes de la Fórmula 1.