Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Sin categoría
Logo Icon

3 MIN

Renault cancela la Renault Sport Trophy

Dos años. Es exactamente lo que ha durado el certamen de Renault Sport para el cual creó un vehículo específico presentado en sociedad a lo largo de 2014 durante los eventos de las World Series by Renault con Alain Prost a la cabeza, el RS01. Renault confirma la cancelación del campeonato de forma prematura, especialmente si tenemos en cuenta que el Megane Trophy, vehículo al que sustituyó, llegó a las cinco temporadas.

Con un motor de 550cv, un peso menor al de un GT3 y un gran trabajo aerodinámico, el RS01 hacía la delicia de los pilotos, que asemejaban su pilotaje al de un LMP2, al que se acercaban en tiempos. Con un chasis monocasco diseñado por Dallara y un V6 turbo de 3.8 litros de origen Zytek se conseguía un rendimiento excepcional a un coste mucho menor que los GT3. Una premisa que no acabó de convencer a clientes a pesar de los premios ofrecidos por el promotor para los ganadores del certamen y de la modalidad de dos pilotos por vehículo, que divide los costes.

En las dos temporadas de vida, el campeonato no ha superado los 14 inscritos, pues el RS01 precisa de un fuerte desembolso y no puede competir en ningún otro campeonato, pues no se ha construido conforme a ningún reglamento técnico. Renault y la FFSA trabajaron conjuntamente para desarrollar un kit de homologación GT3 el cual oficializaron a finales de 2015. Modificando el peso, la potencia y la altura del vehículo, se conseguía asimilar su rendimiento al de un GT3, lo que le iba a permitir participar como GT3 en algunos campeonatos.

Esto destapó una polémica, pues por definición, el Renault RS01 no puede ser un GT al no preceder de ningún vehículo de producción, y el hecho de poder competir con igualdad de condiciones contra vehículos GT3 cuyo coste es más del doble no es plato de buen gusto para los que han desembolsado tal cantidad. Aun así, algunos campeonatos con filosofía más amateur como VdeV o los gestionados por Creventic, y otros con carencia de inscritos, como el International GT Open, no han dudado en admitirlos.

Sea como sea, Renault deja en una delicada posición a los equipos que confiaron en el certamen, equipos que llevan muchos años con ellos como el caso de Oregon Team y que ahora tendrán que reducir drásticamente las prestaciones del vehículo que en su día adquirieron para con suerte ser aceptados como GT3 en algún campeonato. Por otra parte, Renault Sport continúa la purga, y tras cancelar la Clio Eurocup y desvincularse de la Formula Renault 3.5, ahora llega el turno del RS01, quedando únicamente para 2017 con la Renault 2.0 Eurocup, cuya continuidad sí ha sido confirmada.

Fuente | Renault Sport