Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Fórmula 1
Logo Icon

7 MIN

Los cinco pilotos españoles de Fórmula 1 olvidados por la historia que seguro que no conocías

A la pregunta de "¿cuántos pilotos españoles ha habido en la Fórmula 1?" no existe una sola respuesta. Las dos más habituales mencionan los números 13 y 20. El primero se refiere a los afortunados que llegaron a tomar la salida de un gran premio puntuable para el Campeonato del Mundo, mientras que el segundo cuenta a todos aquellos que se inscribieron sin llegar a tomar parte en la carrera, contando aquellos que lo intentaron sin éxito o simplemente tomaron parte en entrenamientos libres. Pero por increible que parezca, la historia se olvida de cinco pilotos de Fórmula 1 que no entran dentro de esta lista.

¿Cómo es posible que la historia cometa un error tan grave, entonces? La realidad es que no es exactamente un error, puesto que ninguno de estos cinco pilotos se inscribió para un gran premio de Fórmula 1 puntuable para el Campeonato del Mundo. Todos ellos se inscribieron para carreras fuera de campeonato pero siempre bajo la normativa técnica y deportiva de Fórmula 1, con todo lo que ello conlleva... fueron pilotos de Fórmula 1 aunque no lo sean según la concepción habitual. No encontraremos por lo tanto a Fernando Alonso, Luís Pérez Sala o Álex Soler-Roig en este repaso, sino a cinco pilotos que también merecen ser recordados.

El relato de "los otros pilotos españoles de Fórmula 1" comienza en el Gran Premio de la Penya Rhin de 1946. Según la historia aceptada a día de hoy, esta fue la quinta carrera de la historia de la Fórmula 1, aún sin un certamen mundial y por lo tanto encuadrada dentro del Campeonato de Europa. A las once y seis minutos de la mañana del 27 de octubre de 1946, la primera carrera de Fórmula 1 en España dio comienzo, con diez coches en pista y dos pilotos locales. Uno de ellos, Joaquín Palacio, acabó inscribiéndose para el Gran Premio de España de 1951, aunque no tomó parte en él. En esta ocasión no tuvo mucha más suerte y abandonó tras un accidente múltiple en la primera vuelta.

Así llegamos a nuestro primer protagonista, un Alberto Puig Palau que competía con un Maserati 6CM con Juan Jover -estuvo en el Gran Premio de España de 1951- designado como piloto de asistencia. Puesto que el primero era el titular del vehículo y el segundo solo disputó diez de las ochenta vueltas a las que estaba prevista la carrera -en realidad ellos "solo" completaron 76-, la historia suele olvidarse de la presencia de Jover. Por otra parte, la carrera debe ser recordada por la tercera posición de Puig Paláu, que tras terminar en el podio dedicó unas palabras de agradecimiento al público a través del sistema de altavoces del circuito de Pedralbes. La carrera la ganó el italiano Giorgio Pelassa.

La segunda parte de nuestra historia llega el 29 de agosto de 1948, con motivo del Grand Prix de l'Albigeois en el circuito de Albi. Allí los españoles vuelven a tomar parte en una carrera de renombre internacional y esta vez lo hacen encuadrados dentro de Scuderia Automobilistica Spagnola da Corsa, en italiano por su relación con la Scuderia Milano. El equipo es eminentemente español y cuenta con tres pilotos en carrera y un reserva. Dos de ellos son hombres conocidos como Paco Godia -sexto- y Juan Jover -retirada por problemas mecánicos-. Pero en los otros dos encontramos a nuevos casos de participantes menos conocidos.

A pie se queda Enrique Tintoré, socio de la Penya Rhin y uno de los mayores impulsores de los eventos de automovilismo en España. Tintoré es inscrito como piloto reserva del equipo para el tercer piloto de la escuadra y otro de los protagonistas de este variopinto grupo de "olvidados": Salvador Fábregas. Desafortunadamente, abandonó en la primera manga de las dos del evento y ello le impidió tomar parte en la segunda o dejar que Tintoré pudiera rodar. No queda constancia de que este último llegara a tomar parte en los entrenamientos, aunque ambos tuvieron la suerte de poder estar en otros eventos de Fórmula 1. Luigi Villoresi fue el vencedor del evento.

Siguiendo en Francia, los tres pilotos españoles que compitieron en Albi tomaron parte en el Grand Prix du Salon en Monthléry. Desafortunadamente ni Fabregas, Godia o Jover lograron terminar la prueba. El siguiente paso se da de nuevo en Barcelona, puesto que la presencia de la Scuderia Automobilistica Spagnola en Albi era una "mera" preparación para la carrera de casa. En el Gran Premio de la Penya Rhin de 1948 que se disputó el 31 de octubre sí hubo cuatro españoles en la parrilla de salida. A los Godia -abandono por problemas de motor- y Jover -problemas en la suspensión le dejaron fuera de carrera- se le añaden esta vez Julio González-Pola -también estuvo en el Gran Premio de Argentina de 1960 aunque no llegó a tomar la salida- y César Apezteguía, otro de los fundadores del equipo español.

Apezteguía fue séptimo en la carrera a los mandos de uno de los Talbot Lago de la Écurie Rosier de Louis Rosier. Con los años, Apezteguía criticó la competitividad de los Maserati 4CL que la Scuderia Automobilistica Spagnola usaba, habiéndolos alquilado a Arialdo Ruggeri. El Gran Premio de Marsella de 1949 ganado por Juan Manuel Fangio trae la penúltima parte de la historia, con un Enrique Tintoré que a pesar de sus esfuerzos no logró clasificarse para la carrera final en un evento con muchísimos inscritos pero solo catorce plazas disponibles. Junto a Fábregas, pilotos como Harry Schell, Robert Manzon o Tazio Nuvolari en su último gran premio con un Maserati idéntico al de Tintoré quedaron fuera del evento sin poder competir en la carrera. Como anécdota, un error en la inscripción dejó a Tintoré fuera del Grand Prix du Roussillon de 1949 y aunque la organización no le dejó competir, sí le permitieron dar alguna vuelta de práctica.

El último acto tiene lugar en tiempos del Campeonato del Mundo, con motivo del Gran Premio de la Penya Rhin -una de las pruebas no puntuables- de 1950. Allí, Jesús-María Apezteguía -hermano de César, quienes varias fuentes citan erróneamente como piloto en esta carrera- intentó competir con un Talbot Lago T26C pero tras participar en los entrenamientos libres, el propietario del vehículo lo vendió antes de que llegara el día de la competición, dejando a Apezteguía fuera del evento. Quienes sí pudieron competir fueron los otros dos pilotos españoles, Paco Godia -retirada por rotura del motor- y Juan Jover -décimo-. Por delante, Alberto Ascari encabezó un triplete para Ferrari.

Así llegó a su fin la historia de cinco pilotos españoles que compitieron en carreras de Fórmula 1 fuera de campeonato entre 1948 y 1950. Puede debatirse su presencia en una lista que hable de los pilotos españoles de Fórmula 1 cuando se habla del Campeonato del Mundo que se inició en 1950 pero es justo recordar a estos apasionados por el mundo de la competición que también realizaron sus intentos de abrirse camino en el mundo de las carreras. César y Jesús-María Apezteguía, Salvador Fábregas, Alberto Puig Paláu y Enrique Tintoré; los grandes olvidados de la Fórmula 1 española.