Nani Roma vence en Cuenca y Rubén Gracia se lleva in extremis su tercer título de Campeón de España

 |  @fernischumi  | 

La última cita del Campeonato de España de Rallyes Todo Terreno estaba lista para regalarnos uno de los finales más emocionantes que se recuerdan de los últimos años, con el duelo entre Fortuny y el vigente bicampeón Rubén Gracia aderezado por una intensa carga emocional y la llegada de un outsider de lujo, Nani Roma, al volante de una Toyota Hilux V8 de especificación antigua alquilado a uno de los equipos/preparadores portugueses de mayor tradición, M.R. Racing, comandado por Manuel Russo.

Obviamente la presencia del dos veces ganador del Dakar (una vez en motos y otra, la de 2014 en coches), daba aún más juego a una cita conquense que valdría doble y que determinaría quién era el Campeón de España de Rallyes TT absoluto. Obviamente desde Toyota, y en concreto Nani Roma, estaban en disposición de echar una mano a Fortuny-Martin, mientras que en el caso de Rubén Gracia, el gran esfuerzo venía acompañado del estreno de la nueva Mitsubishi L-200 Proto, ya dentro de la categoría T1 y que había terminado de ponerse a punto a menos de una semana de jugarse el que podría ser el tercer título de Gracia.

La conquense no fue una cita sencilla. Más allá de la tensión al estar disputándose el campeonato en juego y tener otra serie de atractivos, el recorrido tanto de la prólogo, como de los dos días de competición ponía en dificultades a los participantes y especialmente a los copilotos, los cuales tuvieron que desempeñar una encomiable labor que en muchos casos no evitó la pérdida de unos valiosos segundos o en ocasiones minutos hasta que lograban volver a encontrar el camino correcto.

Con más de setecientos kilómetros contra el cronometro divididos en dos carreras para incentivar a los pilotos que se acercarán hasta la cita castellano manchega, el claro dominador fue el dakariano Nani Roma, que imponía su ritmo para anotarse los triunfos en los dos días. Rubén Gracia terminaba el sábado segundo, algo que le daba aire en sus opciones de revalidar su vitola de Campeón de España de Rallyes TT ante Fortuny y que dejaba todo por decidir para el día siguiente.

rallyes-tt-certt-rallyes-de-cuenca-2016-rfeda-2-mdmc

Con Nani Roma llevándose su segundo triunfo del fin de semana al volante de la Hilux alquilada a los vecinos lusos (suspensión antigua, motor de especificaciones anteriores y reparto de pesos distinto al que llevará en el Dakar), quedaba por ver quién sería el Campeón de España 2016 absoluto, ya que Antonio Fortuny y Alberto Dorsch ya se habían hecho con los de T1 y T2, e incluso este último le había prestado su coche a Julián Vera para que pudiese salir a la sección del domingo.

Los puntos arañados por Gracia el sábado y una nueva segunda posición arañada el domingo, en colaboración con el tercer puesto de un Joan Lascorz inconmensurable con su Porlaris adaptado, daban el título absoluto matemáticamente a Rubén, el tercero consecutivo, en lo que es un nuevo hito dentro del Campeonato de España de Rallyes Todo Terreno. Así nos lo hacía ver el propio Rubén Gracia al finalizar la prueba:

Muy contentos, a falta del último tramo, un tramo muy corto de apenas 100 kilómetros, perdíamos de cuatro minutos con Fortuny y de 3 y medio con Lascorz y había que ganarles a los dos. No quedaba otra que salir a fondo. Quizás arriesgando demasiado. En el km 40 atrapábamos a Lascorz, le hemos adelantado y hemos tirado hasta meta a fondo y ha salido bien. Muy contento porque aquí estrenábamos un coche nuevo, un Mitsubishi nuevo, muy evolucionado. Teníamos un hándicap muy importante al tener a Nani Roma, ya que sabíamos que los puntos del primer clasificado serían prácticamente imposibles conseguirlos. La verdad es que mejor imposible, hemos hecho dos segundos que nos ha dado la ventaja para obtener este tercer título. Muy contentos de poder obtener el tercer título consecutivo y hacer historia.

Fortuny terminaba segundo en la clasificación general del campeonato y a pesar del título conseguido en T1 se notaba que lamentaba la gran oportunidad perdida. La entrega de premios, presidida por Carlos Gracia en uno de sus últimos eventos antes de las elecciones a la presidencia de la RFEdA, mantenía esa mezcla de sensaciones, entre trabajo finalizado, cansancio psicológico en muchos de los copilotos ante lo que había sido una de las etapas más complicadas de sus carreras y de emoción, especialmente en las dos ovaciones cerradas que se le dieron a Joan Lascorz cuando este subió al podio para recoger su permio al tercer clasificado dentro de la clasificación de scratch y su título conseguido dentro del apartado buggies.

Lee a continuación: McLaren llega a su gran premio número 800 en la Fórmula 1