CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Opinión

2 MIN

Carlos Sainz se va de Sochi con los deberes hechos y tras una carrera desapercibida

Iván Fernández | 30 Abr 2017
carlos-sainz-toro-rosso-gp-rusia-2017
carlos-sainz-toro-rosso-gp-rusia-2017

Prometía ser un fin de semana difícil para Toro Rosso y Carlos Sainz debido a la presencia de largas rectas que no favorecían en nada al propulsor Renault. Sin embargo, el madrileño volvía a cumplir después de no haber podido meterse ayer en Q3 (salía en parrilla 14º), terminando de nuevo entre los 10 primeros antes de afrontar el Gran Premio de casa, siguiente cita en el calendario, en un circuito que siempre se le ha dado muy bien, especialmente en clasificación al piloto español.

La carrera ha pasado prácticamente desapercibida por parte de Sainz. Saliendo muy atrás por la penalización de tres lugares en parrilla que arrastraba desde el pasado Gran Premio, el trompo de Lance Strollsería clave para quitarse a uno de sus principales rivales para esta carrera, visto especialmente la velocidad punta con la que contaban tanto los Williams como los Force India (tanto Ocon como Pérez hoy estaban en otra liga).

Kevin Magnussen se convertía en el principal escollo de Carlos durante el primer tercio de carrera, algo que no se arreglaría hasta las paradas en boxes, en las que Sainz podría quitarse de encima al único HAAS superviviente. Para entonces ya no había mucho más margen para seguir escalando posiciones. Únicamente el consuelo de volver a hacer todo lo que estaba en su mano para terminar por tercera ocasión en lo que llevamos de 2017 dentro de los puntos.

Tres de cuatro posibles y de nuevo superando a su compañero de equipo, el cual veía muy de cerca el incidente entre Romain Grosjean y Jolyon Palmer. Kvyat, que jugaba en casa, volvía a terminar tras él, en una actuación otra vez bastante plana por parte de Daniil. Lo dicho, desapercibido sí, pero con el trabajo bien hecho.