ESPACIOS
COMPETICIÓN
Cerrar CERRAR
Competición

5 MIN

Cinco cosas por las que no debes perderte las 24 Horas de Le Mans 2018

Ya están aquí, apenas restan 60 minutos para el inicio de la edición de 2018 de las 24 Horas de Le Mans y es el momento para hacer una última llamada a los rezagados, esta no es una carrera que te puedas perder y menos en un año en el que todo está listo para convertirse en histórico. ¿Por qué Le Mans? Porque es una de las últimas pruebas que conservan ese sabor de la competición más pura a pesar de que ha confiado en las nuevas tecnologías de propulsión para seguir adaptándose a los tiempos. La reina de la resistencia es absolutamente todo, una batalla entre máquinas y hombres contra la mítica, el sudor, la falta de sueño y el paso inexorable del tiempo. ¿No es suficiente? Aquí tienes cinco razones (entre otras muchas) por las que no te puedes perder la carrera de este año.

Toyota GAZOO Racing frente a su propia historia:

Los recientes resultados en el Circuito de La Sarthe por parte del fabricante a nipón ha llevado a muchos a utilizar términos como ‘maldición’ o ‘perdedor’, lejos de poder asociar ambos con Toyota GAZOO Racing y Toyota Motorsport GmbH, realmente debemos destacar esa fuerza y esa lucha mostrada por el equipo durante los últimos años. Algunos apuntarán al honor nipón para explicarlo, aunque para ser justos también deberíamos hablar de la constancia alemana y del hambre de victoria mostrado por todos y cada uno de los miembros que conforman la estructura.

Hoy se escribe un nuevo capitulo en la historia de la marca asiática, el último capitulo de la lucha de Toyota contra la carrera y es su capacidad de sobreponerse de cada una de las decepciones, de entrenar prácticamente todos los escenarios que se pueden dar negativos, de encontrar motivación a pesar de luchar contra sí mismos. No son sólo seis pilotos los que aspiran a ser historia, son cientos de personas trabajando para que todo vaya perfecto, muchos de ellos completarán su particular carrera con ingenieros y técnicos pasando hasta dos jornadas completas sin dormir para controlar que todo vaya bien y esta vez sí, Toyota consiga su particular justicia. Sébastien Buemi y Mike Conway serán las liebres, por delante de ellos, 24 horas, que pasarán a la historia.

La batalla entre los privados de LMP1:

Aunque se han empeñado en destacar el potencial de los prototipos no híbridos, ha quedado claro que en ritmo a una vuelta siguen siendo los Toyota TS050 HYBRID LMP1 los que marcan la pauta, mientras que los LMP1 privados se han situado un paso por detrás. A pesar de ello, la batalla entre Rebellion y SMP Racing prometen dejarnos una batalla sin cuartel por ser el primero del resto. En la edición de 2017 ya se pudo ver que en Le Mans nunca hay nada seguro y cualquiera de ellos puede optar a la gloria en el caso de los LMP1-H con los dorsales #7 y #8 puedan fallar.

Los españoles a sumar otra más, Alonso a agrandar su leyenda:

Fernando Alonso, Antonio García y Miguel Molina. Tres nombres con opciones para llevarse la victoria junto a sus compañeros de coches en las categorías LMP1 y GTE. Un rookie, un veterano a punto de igualar las 13 participaciones de Jesús Pareja y un Molina que ha demostrado antes de su segunda ocasión en Le Mans que está perfectamente adaptado a esta nueva etapa en su carrera deportiva dentro de los GT’s y en resistencia. En el caso del asturiano tendrá por delante la oportunidad de igualar el hito logrado por Marc Gené en 2009 con Peugeot, sumando en este caso su segundo paso hacia la Triple Corona.

Batalla entre los GTE, ¿Desigual o apasionante?:

El Balance of Performance ha rectificado lo que parecía que podía ser un mano a mano entre Ford y Porsche después de lo visto en Spa-Francorchamps y en las sesiones previas de las 24 Horas de Le Mans. Se llega prácticamente a ciegas en cuanto al rendimiento de todas las partes, aunque todo parece indicar que tanto el BMW M8 GTE como el Aston Martin Vantage GTE, ambos debutantes, siguen estando un paso por detrás del resto. Será importante disfrutar ahora de esta categoría antes de ver cómo evoluciona el organigrama del Mundial de Resistencia con la llegada de los hiperdeportivos en 2020.

Posibilidad de lluvia:

Si Le Mans ya es complicado en condiciones normales, la carrera francesa promete mantenernos sentados en el borde de la silla también durante la noche, ante la posibilidad de que llegue la lluvia. Las opciones por el momento son bajas, pero ya durante la disputa de la última sesión de clasificación ya pudimos ver las dificultades de Fernando Alonso al volante del Toyota para mantenerse en pista con los neumáticos equivocados. A todo ello habrá que sumarle la presencia de sesenta coches alrededor y la presión de la competición. Un error puede ser fatal para las opciones de cada uno de los equipos.

Cargando...