Citroën nos cuenta todos los detalles del C3 R5 a días de su debut

 |  @fernischumi  | 

Estamos a sólo unos días de la cuarta prueba del Mundial de Rallyes y muchos ya miran con impaciencia hacia Versalles, lugar en el que se están dando los últimos retoques al Citroën C3 R5 antes de su debut oficial en el WRC2. Será en el Tour de Corse cuando Stéphane Lefebvre regrese a la actividad internacional después de cubrir gran parte del programa de test realizado por el nuevo carreras-cliente de la firma de los dos chevrones, totalizando más de 6.000 kilómetros de pruebas en ambas superficies entre todos los pilotos (Yoann Bonato, así como Craig Breen, Kris Meeke, Yohan Rossel, Paolo Andreucci y Simone Tempestini) que han participado en su desarrollo.

El propio Lefebvre ha confirmado que su programa comenzará en la cita francesa y se extenderá a Portugal y Cerdeña. A partir de ahí, el equipo decidirá cuáles serán las siguientes pruebas en las que tomará parte el francés, el cual tiene la presión de demostrar que el Citroën es competitivo frente a los Skoda oficiales o a los Ford Fiesta R5. Pierre Buddar no ha dudado en alimentar esta responsabilidad para Stéphane, apuntando a que su compatriota debe luchar por el título de WRC2 debido a su gran conocimiento del coche y a la experiencia que atesora en el Mundial.

Hay muy poco margen de maniobra una vez que el coche ha sido homologado. Por lo tanto, tiene que estar bien diseñado desde el principio. Del mismo modo, en términos de sistemas de chasis y suspensión, la cantidad de posibles interfaces es muy limitada. Y, sin embargo, nos propusimos el ambicioso objetivo de desarrollar las versiones de asfalto y tierra, optando por diferentes diseños. En asfalto, el amortiguador delantero se inclina hacia la parte posterior, mientras que en tierra se inclina hacia delante. Somos el único fabricante que ha procedido así, y aunque es bastante sencillo hacerlo en el WRC, ¡es mucho menos fácil en la clase R5!

Recordemos que el equipo sólo cuenta con 5 jokers en los primeros 24 meses para poder actualizar su vehículo (otros dos jokers en materia de seguridad y 5 en los siguientes 24 meses), por lo que es vital que en esta ocasión sí, el Citroën sea competitivo desde un principio y así retrasar la primera gran evolución lo máximo posible para ofrecer a los equipos clientes un paquete de mejoras que permita al coche seguir siendo competitivo frente a la llegada de otros nuevos coches o mejoras del resto.

En lo que respecta al motor, la combinación de válvula limitadora/desacopladora (válvula pop-off) hace que estas máquinas sean particularmente complicadas: todos tienen más o menos la potencia y el par de torsión requeridos en el banco de pruebas del motor, pero las diferencias se producen en los rallyes, cuando varían factores como la altitud y la temperatura, así como en todas las fases de transición. Esta es la razón por la que invertimos en una ECU mucho más potente, que implica un ajuste considerablemente mayor, pero que ha dado muy buenos resultados.

Detrás del proyecto se encuentra la mano de Olivier Maroselli, ingeniero responsable del proyecto que ha partido de una hoja en blanco después de que el Citroën DS3 R5 demostrar haber nacido falto de rendimiento. El motor, desarrollado por el propio equipo con la colaboración de Mecachrome se ha centrado en mejorar el rendimiento, la fiabilidad y especialmente la refrigeración, uno de los talones de Aquiles de su predecesor. Contará con una nueva culata y una ECU que según el equipo ayudará a que el sistema Anti-Lag funcione de mejor forma y que por tanto haya una respuesta del acelerador mejor, trabajando la mayor parte del tiempo posible con la máxima presión del turbo sin llegar a hacer saltar la válvula de descarga. La caja de cambios viene firmada en este caso por Sadev, mientras que para la suspensión se ha apostado por Reiger.

En cuanto a los clientes ya confirmados, Saintéloc anunciaba hace unas semanas que tendrán una unidad disponible para su alquiler a partir del próximo mes de junio, previsiblemente destinada para el ERC, mientras que Kevin Demaerschalk y Lara Vanneste ya tienen el diseño con el que vestirán su montura mantenida por JMotorsport y destinada a competir en el Campeonato Belga de Rallyes. En cuanto a España, todavía no se ha confirmado que haya ningún interesado en concreto, aunque sí se ha confirmado lo que adelantaban los medios portugueses hace unas semanas: el ganador de la 208 Ibérica tendrá como premio el competir en una prueba nacional (ya sea portugués o español) con uno de los nuevos C3 R5.

Ya tenemos una veintena de pedidos confirmados, desde Francia, por supuesto, pero también desde Bélgica, el Reino Unido, España y Portugal, lo que demuestra el éxito del automóvil en toda Europa. Sin embargo, ya se ha hecho popular fuera de Europa, ya que también hemos tenido un gran interés potencial en otros lugares, en particular las solicitudes de América Latina. ¡Es cierto, por supuesto, que fue diseñado para impresionar en todas las superficies y ubicaciones! Sin embargo, para estar seguros de brindar la mejor calidad de servicio, hemos limitado deliberadamente nuestras capacidades de ensamblaje a aproximadamente treinta automóviles este primer año, antes de aumentar hasta cerca de setenta el próximo año. Después de eso, nos adaptaremos según la demanda del mercado.

Lee a continuación: Marcos Ligato se queda sin su retirada soñada en el WRC

  • Herculino

    "En cuanto a España, todavía no se ha confirmado que haya ningún interesado en concreto" "Ya tenemos una veintena de pedidos confirmados, desde Francia, por supuesto, pero también desde Bélgica, el Reino Unido, España y Portugal"

    Si que hay una unidad al menos encargada para España, va para Auto Laca.