Citroën recupera la pieza que faltaba para que el rompecabezas volviera a encajar

 |  @fernischumi  | 

Aunque es cierto que restan todavía dos meses para poder decir que se cumplen 10 años del debut de Sébastien Ogier y Julien Ingrassia con Citroën en el WRC, gracias en parte a que aquella edición del Rally de Gales se retrasó hasta el mes de diciembre, no podemos negar que el anuncio del fichaje de la pareja francesa por el equipo de los dos chevrones no ha sido tomado a la ligera. A una semana del Rally de Gales de 2018, y con el título cada vez más complicado para los pentacampeones, la confirmación llega para tratar de ayudar a todas las partes en un momento delicado para todas ellas. El próximo fin de semana, en tierras británicas, Ogier e Ingrassia podrían tener pie y medio lejos de su sexto campeonato consecutivo.

Lo es por motivos muy distintos en el caso de Citroën Racing a los de Ogier e Ingrassia. La firma de los dos chevrones lleva casi un año sin conseguir la victoria, concretamente desde que Kris Meeke alzara sus brazos al cielo de Salou celebrando el triunfo en el Rally de Catalunya el 8 de octubre de 2017. Poco queda de aquella estructura en la que el norirlandés era el jefe de filas de un equipo con Yves Matton al mando que buscaba reencontrarse consigo mismo. Cambios en el organigrama, en el departamento técnico, el despido fulminante de Kris Meeke, la vuelta envenenada de Sébastien Loeb, la llegada de Pierre Budar, un ingeniero que hasta entonces había mantenido un perfil bajo y que se vio a cargo de uno de los fabricantes más exitosos de la historia del WRC…

Poco a poco se ha ido notando el trabajo de Budar al frente de la estructura. Sin contemplaciones y sabedor de que las opciones de victoria en 2018 eran más bien remotas, el equipo se ha centrado en mejorar el Citroën C3 WRC y sus en ocasiones erráticas reacciones. Hora de echar un vistazo al mercado de pilotos para buscar alguien que sí pudiera hacer las labores de primer piloto con garantías. Es cierto que fue irremediable tener cierto sentimiento de 'Déjà Vu' cuando el propio Budar apuntó que Ogier se encontraba en la agenda para 2019. Yves Matton ya lo intentó cuando el Citroën todavía ganaba rallyes, ¿qué le hacía pensar a Pierre que él lo lograría?

Seguramente las diferencias con el fallido intento de su predecesor belga haya sido precisamente el haber encontrado los tempos correctos. Sébastien quería un coche competitivo, algo que M-Sport pareció darle cuando fue capaz de conseguir el triunfo en tres de los cuatro primeros rallyes de 2018. Sin embargo, el paso de las semanas y de las pruebas no reflejó una evolución prometedora del Ford Fiesta WRC, ni el trabajo de Ford Performance tras México en la aerodinámica dejó los resultados esperados. La promesa de mayor implicación de la firma del ovalo no parecía ser suficiente, Ogier quería ser de nuevo un piloto de fábrica y eso se lo podía proporcionar Citroën. El francés es consciente de las urgencias que tiene la marca del Grupo PSA. Tienen equipo, tienen el respaldo de Carlos Tavares y tienen un compromiso con el Mundial de Rallyes, pero necesitan resultados y un timonel deportivo que les ayude a recuperar el buen puerto, y no hay otro como Sébastien Ogier.

Contrato millonario, 100% disposición del equipo hacia el dúo Ogier/Ingrassia, la posible llegada de Red Bull como refuerzo de Abu Dhabi, una casa que ya conoce, el reto de ser el segundo piloto que es campeón con tres fabricantes y distintos y una agenda que seguramente sí será algo más apretada que con su actual formación, pero que aun así tratará de dejarle espacio y tiempo para su familia. No menos importante, un contrato multianual que por el momento les une para 2019 en adelante y que deja abierta la opción a que Ogier pueda tratar de igualar a su predecesor.

La despedida sí era amarga en cambio por parte de los de Cumbria: “agradecerles a ellos todos los esfuerzos dedicados a nuestro pequeño equipo durante los dos últimos años”. Saben que difícilmente tendrán otra oportunidad así en años, que un campeón ya formado se decante por un equipo que ha perdido gran parte de su carácter oficial desde 2012 y que se ha convertido en lo más parecido a un semillero de talentos, tal y como refleja Ott Tänak. Solo les queda esperar que la apuesta por Teemu Suninen sea la correcta, ya con el finlandés atado para 2019 en la que será su primera temporada completa como piloto del WRC. Wilson deberá moverse en el mercado, evaluar si los descartes de Citroën pueden llegar a ser la nueva batuta de M-Sport o si Elfyn Evans está realmente preparado para ello después de un 2018 decepcionante para él. Destaca en el comunicado de los británicos las palabras de Mark Rushbrook, Director Global brazo deportivo de Ford Performance, asegurando en parte que el gigante del ovalo seguirá apoyando a los de Wilson en 2019 a pesar de la marcha del astro francés.

Todos nosotros en Ford estamos tristes de ver que Sébastien y Julien abandonan el M-Sport Ford World Rally Team al final de la temporada 2018 WRC, pero me gustaría agradecerles personalmente el gran trabajo que han hecho para nosotros en las últimas dos temporadas con el equipo y desearles lo mejor para el futuro. Sabemos que tenemos un paquete realmente sólido con el Ford Fiesta WRC y todos nuestros esfuerzos se centran en los tres rallyes restantes mientras intentamos replicar el éxito de 2017. Trabajaremos con nuestros socios de M-Sport en el 2019 con la alineación de pilotos y estoy seguro de que tendremos un paquete realmente sólido para seguir brindando el éxito que buscamos en todas las actividades de automovilismo que tenemos en todo el mundo.

¿Y el resto del mercado? El anuncio del fichaje de Sébastien Ogier debería desbloquear el resto de los movimientos. Por el momento ya sabemos que Andreas Mikkelsen y Thierry Neuville seguirán con Hyundai Motorsport, mientras que Ott Tänak hará lo propio con Toyota y Teemu Suninen con M-Sport. Jari-Matti Latvala parece ya haber firmado su continuidad con los de Tommi Mäkinen, mientras que Dani Sordo estaría completamente decidido a hacerlo con Hyundai en un nuevo programa parcial con el que tan cómodo ha estado el cántabro en 2018. Las claves estarán en ver si Esapekka Lappi pone rumbo a Citroën y si Malcolm o Tommi deciden repescar a Kris Meeke o darle a Hayden Paddon un programa completo. Esto no ha hecho nada más que empezar.

Lee a continuación: Petter Solberg compra un Volkswagen Polo GTI R5 que también utilizará su hijo Oliver

  • Glemt

    Ahora sí que no tienen excusas en Citroën para ganar carreras: ya tiene el auto, ahora el piloto... si no ganan, es porque realmente la cosa no va ni para strás

  • angeluam

    Malcom Wilson se va a dar de topes por dejar ir Tanak para cumplir con todos los caprichos de Ogier.
    Me parece que Ogier pone de pretexto las evoluciones de Ford, pero ellas nobsn la causa de todos los herrores que ha estado cometiendo, es el mejor sin duda pero parece que ya no recordaba lo que esme pelear el titulo bajo presión .
    Por cierto que Ford no iba a entrar de forma oficial conen Msport, este año?