ESPACIOS
Cerrar CERRAR
Competición

4 MIN

La lluvia y un accidente de Michael Fassbender condicionan la clasificación de Le Mans

Ha dado mucho juego la sesión de clasificación disputada este miércoles por la tarde en el Circuito de La Sarthe. Tocaba encontrar a los equipos clasificados para luchar por la Hyperpole durante la jornada de este jueves, con el añadido de que la lluvia iba a hacer acto de aparición cuando todavía restaba media sesión, lo que tiraba por tierra las expectativas de todos aquellos que buscaban mejorar sus registros en la segunda mitad.

Además, hubo tiempo también para ver la primera bandera roja, en este caso provocada por el Porsche 911 RSR GTE del equipo Proton que en esos momentos estaba siendo pilotado por ni más ni menos que por el actor de fama internacional, Michael Fassbender. El irlandés lo perdía en frenada en la primera chicane de Hunaudieres, yéndose primero contra las protecciones del interior antes de llegar a la curva de derechas y posteriormente terminando en la escapatoria con chicanes artificiales que suele ser protagonista especialmente en el día de carrera.

Ese tiempo perdido por el accidente, la necesidad de apartar el Porsche y ‘repatriarlo’ al pit-lane, fue determinante para que la lluvia sorprendiera a más de uno sin tener los deberes sin hacer, en especial al Toyota GR010 Hybrid LMH con el dorsal número ocho, el cual no terminaba ni entre los 20 primeros de la clasificación absoluta después de estar los primeros minutos en el box reparando algo en la parte trasera derecha.

En este caso no tendrá incidencia, ya que la categoría Hypercar contará con sus cinco inscritos en la jornada de este jueves que determinará la Pole, pero no deja de ser una muestra perfecta de que Toyota GAZOO Racing no podrá descuidarse en ningún momento si quiere recuperar el rumbo después de los accidentados pasos por Sebring y Spa-Francorchamps.

Kamui Kobayashi marcó el tiempo más rápido, con un crono de 3:27.247 que situó al Toyota #7 en lo más alto de la tabla de tiempos, seguido por eñ Glickenhaus #708 pilotado por Romain Dumas, el #709 de Ryan Briscoe fue tercero, con Nicolas Lapierre cuarto con el Alpine A480 LMP1. El jefe de equipo de los japoneses demostró una vez más que es todo un especialista a una vuelta en La Sarthe, haciendo gala una vez más de esa frase de que “si quieres que algo salga bien es mejor hacerlo tú mismo”.

En el resto de categorías, sólo los seis mejores tiempos se aseguraban un lugar para la Hyperpole, algo que, si bien en GTE Pro tiene una incidencia mínima ya que apenas hay siete inscritos, tanto en LMP2 como en GTE Am sí que prometía ser bastante más complicado. En LMP2, Robin Frijns llevó al Oreca 07 Gibson del Team WRT a lo más alto con una vuelta de 3:29.898. Antonio Félix da Costa de JOTA fue segundo, seguido por Norman Nato, los dos coches de United Autosports pilotados por Alex Lynn y Filipe Albuquerque, así como Louis Deletraz de Prema cerrando la lista de los que obtienen el pasaporte para estar presentes mañana.

En GTE-Pro como decíamos el descarte fue sencillo, con los seis coches con apoyo oficial (los dos Porsche, los dos Corvette y los dos Ferrari de AF Corse) clasificándose y quedando fuera el Ferrari de Riley Motorsports. Laurens Vanthoor fue el más rápido en el Porsche 911 RSR-19 No. 92 con una mejor vuelta de 3:50.999, apenas una décima mejor que la realizada por Antonio García en el Corvette C8.R GTE.

Como suele ser habitual, Nicki Thiim marcó el ritmo en GTE-Am con el Aston Martin de Northwest AMR, con Kessel Racing y el Ferrari #54 de Nick Cassidy acompañándole en el podio provisional. Había motivos para estar contentos en el box de Iron Dames, ya que Rahel Frey también se aseguró un sitio para mañana, con Harry Tincknell de Dempsey-Proton Racing y Vincent Abril completando las seis plazas.

Cargando...