CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Otros circuito

3 MIN

El ACO advierte que la clase GTE-Pro requiere de al menos cuatro inscritos para 2023

Humberto Gutiérrez | 23 Mar 2022
porsche_motorsport_1000_millas_sebring_2022_22
porsche_motorsport_1000_millas_sebring_2022_22

Aunque la clase LMGTE-Pro tiene sus días contados, Pierre Fillon, presidente del ACO, manifestó que solamente se va a mantener activa el año que viene si compiten al menos cuatro coches tanto en el Campeonato Mundial de Resistencia como en las 24 Horas de Le Mans. Fillon está al tanto de los movimientos que están realizando Ferrari, Chevrolet y Porsche, actuales fabricantes involucrados en la clase GTE-Pro, y todo apunta a que tanto Porsche como Ferrari van a sacrificar su presencia allí para establecerse en la clase principal.

Ahora mismo en la clase GTE-Pro participan cinco coches, dos Porsches 911 RSR-19 del Porsche GT Team, dos Ferraris 488 GTE Evo de AF Corse y un Corvette C8. R representando a Corvette Racing. En reiteradas ocasiones Porsche y Ferrari han manifestado sus dudas en cuanto a proseguir en esta división el año que viene porque también estarán en la clase principal, donde se requiere más inversión y logística ya que apuestan por las victorias en la clasificación general.

Esto lo entienden en el WEC y por ello han decidido que para 2024 se introduzca la clase GTE Pro-Am, basada en el reglamento GT3, lo que dejaría a los fabricantes al margen. Quedaría entonces pendiente la temporada 2023, allí radica la preocupación de Fillon puesto que no desea observar una reiteración de lo visto en la IMSA cuando agonizó la clase GT Le Mans, en siete fechas del calendario únicamente los dos Corvettes estuvieron en pista.

Fillon entiende que los fabricantes han tomado la decisión de trasladarse a la clase principal, pero Corvette Racing quiere seguir en la GTE-Pro, aunque con un solo coche. Acá radica el problema porque el fabricante norteamericano todavía no tiene una versión GT3 homologada y por tal razón se complica su inclusión en la GTE-Am. Con respecto a Ferrari y a Porsche no tendrían problemas porque seguirían involucrados en las carreras de GT mediante sus clientes, tal como sucede ahora. Sin embargo, es complicado que una estructura privada se haga cargo de los coches GTE-Pro debido a los costos operativos, para eso es preferible competir con un LMDh.

El otro escenario es que la clase GTE-pro desaparezca por motivos de fuerza mayor ya que también se contempla la posibilidad de que General Motors se enfoque en el Cadillac LMDh y en nuevo proyecto NASCAR Garage 56, dejando en pausa el retorno del Corvette cuando esté lista la versión GT3. Por todas partes también luce complicado que otro fabricante, como Aston Martin, se postule para salvar la clase GTE-Pro durante una temporada completa en el WEC. Así que el panorama no está fácil para Fillon.

Vía | Sportscar365