El Super GT presenta sus nuevas monturas para 2020 con el retorno del mítico Toyota Supra

 |  @alexgarciagv27  | 

El circuito de Suzuka ha servido esta mañana como el escenario perfecto para la presentación de los nuevos coches del Super GT que se emplearán a partir de la temporada 2020. Los nuevos GT500 reemplazan a los utilizados en los últimos tres años y suponen el mayor cambio desde que el campeonato japonés adoptó el set de normativas basado en el DTM, camino a un Class 1 común que se estrenará a partir de 2020. La rueda de prensa de esta mañana permitió ver a los tres representantes de las tres marcas con tres historias muy distintas; un Nissan GT-R NISMO GT500 muy continuista, un Honda NSX-GT cuyo mayor cambio está en el interior y el Toyota GR Supra que supone un gran cambio para el grupo Toyota-Lexus al traer un cambio de marca y modelo, devolviendo el mítico nombre al Super GT.

Las tres nuevas máquinas cumplirán con el set de normativas del Class 1, al igual que las máquinas del DTM que emplearán ya los motores de 2 litros turbo de inyección directa. Realmente, Toyota ya había mostrado algo de lo que era su idea para 2020 en enero de este mismo año aunque el modelo final es considerablemente distinto y más cercano tanto al modelo de calle en cuanto a detalles visuales como también a la versión que se acabará empleando el próximo año en el Super GT. Este será el coche que devolverá el nombre "Supra" a una categoría de las que más contribuyó a construir su fama en Japón y alrededor del mundo como uno de los tres grandes deportivos japoneses de los años 90 junto a sus dos compañeros de viaje en una unión que se recupera para 2020.

Por su parte, Nissan sigue una línea continuista, basándose en el GT-R y aprovechando buena parte del trabajo realizado a lo largo de los últimos seis años. En el caso del GT-R NISMO GT500, la clave está en los detalles y en la optimización de todo aquello que ya conocen. Entre otras cosas, cambian los escapes laterales, compatibles ya tal y como se vieron hoy con las normativas de 2020. Aún así, el mayor cambio lo va a vivir Honda, que pasará a estrenar el primer NSX con motor delantero de toda su historia. Legendario deportivo con motor central, el NSX-GT actual no cumpliría con la normativa del Class 1 y aunque se rumoreó que podía hacerse una excepción con este coche, finalmente se tomó el camino más justo y se adaptaron a la normativa en un coche sorprendentemente parecido al que ya conocemos.

Mérito especial el de los ingenieros de Honda, que consiguieron adaptar el motor delantero al frontal ya existente del NSX-GT. La percepción visual quizás muestra un frontal algo más grande bajo inspección cercana... pero en líneas generales el cambio es mínimo. El mayor desafío será el de los reglajes, completamente incompatibles con lo usado en temporadas recientes. Por mucho que visualmente se parezca, es esencialmente un coche nuevo. Los escapes, que solían estar en la parte trasera, también están en el lateral al igual que en el caso del Nissan y el Toyota. Además, el frontal desvela un radiador cuya tarea es evidente. En cualquier caso, sigue manteniendo una línea estética relativamente alejada del clásico coche del DTM / Super GT, lo que mantendrá su atractivo. A partir de mañana, Toyota y Nissan pondrán sus coches en pista en Suzuka mientras Honda comenzará sus pruebas en el futuro.

Lee a continuación: Àlex Palou, por fin en el podio del Super GT: "Cuando llueve, podemos competir"