Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Otros circuito
Logo Icon

3 MIN

El TCR entra en escena y desde el Supercars observan con recelo lo que sucede

En Australia, a partir del próximo 17 de mayo, iniciará la temporada de TCR Touring Car, un campeonato de turismos que se corre desde 2014, con la novedad de que más allá de la diversidad de coches de producción de cuatro o cinco puertas con motores turbo de 2 litros, dos equipos de tradición en el Supercars estarán presentes, Garry Rogers Motorsport y Kelly Racing, mismos que alguna vez Volvo y Nissan apoyaron, lo que significa que la categoría está llamando la atención. En tal sentido, Russell Ingall, uno de los más célebres pilotos del Supercars, cree que ahora mismo no existe comparación posible entre ambos campeonatos, pero si los jóvenes se identifican con el TCR y los fabricantes se inclinan hacia allá, el Supercars debería plantearse varias interrogantes.

En teoría, el Supercars también es una categoría de turismos, en este caso sustentada en motores V8, pero en su actual parrilla apenas se distinguen tres modelos de coches, Holden Commodore, Ford Mustang y Nissan Altima, este último sin ningún apoyo de fábrica. En contraste, en el TCR estarán en acción aproximadamente unos 17 coches, allí figuran modelos como Alfa Romeo Giulietta, Renault Mégane RS, Hyundai i30 N, Opel Astra, Honda Civic Tipo R y Volkswagen Golf GTI. Como se puede advertir la variedad está en el TCR, aunque ciertamente los fabricantes todavía no hayan desembarcado de manera oficial, pero están participando en la forma de conceder coches a los competidores.

Según la opinión de Ingall, la categoría joven cuenta con coches pequeños, modernos y atractivos para un gran segmento del público, sobre todo los jóvenes quienes son los que más tienden a gastar. No puede negar que a través de las redes sociales han surgido comentarios sobre el ascenso del TCR y de que pronto tomará el lugar del Supercars, situación que le preocupa puesto que a pesar de ser dos campeonatos de turismos cada uno es muy diferente y, en el caso del Supercars, cuenta con una gran tradición. De todas maneras, los responsables del Supercars deben estar atentos a los equipos que han optado por diversificar sus operaciones apostando por otros campeonatos ya que puede significar un desacuerdo con la dirección que lleva el campeonato.

Si la casa estuviera en orden en el Supercars, esos equipos no estarían haciendo eso, por lo que obviamente buscan diversificarse. Observa a Triple Eight, ellos también están en Asia con un programa de GT, así que creo que no es muy diferente a los que otros están haciendo. Los equipos del Supercars están sangrando, nadie está ganando dinero, el costo de las carreras está subiendo, así que el Supercars necesita controlarse y volver a encarrilarse. En el TCR eso no sucederá, creo que va en la dirección correcta.

Vía | Speedcafe

Artículos Relacionados

Treinta años sin el Grupo B: repasa con nosotros los coches que lo hicieron inolvidable