Elfyn Evans puede convertirse en el recurso de Toyota para sustituir a Ott Tänak

 |  @fernischumi  | 

La Silly season del Mundial de Rallyes se mueve rápidamente después de que Ott Tänak fuera confirmado el pasado jueves por Hyundai Motorsport para la temporada 2020. No fue de extrañar que incluso la ubicación mostrada en uno de los Tweets de la cuenta oficial de Thierry Neuville situada en Finlandia despertará los rumores acerca de un posible cambio de cromos, algo que los de Alzenau se movieron rápidamente para reafirmar que el belga y el estonio formarán la columna vertebral del equipo, con Dani Sordo y Sébastien Loeb compartiendo la tercera unidad.

El siguiente gran movimiento fue situar inmediatamente a Sébastien Ogier en la lista de deseos de Mäkinen, algo que el propio Pierre Budar se había encargado de aplacar al reconocer que en el contrato del astro francés no había cláusula de salida. A la espera de saber qué ocurrirá con el hexacampeón, la prensa británica ha vuelto a anticipar el que puede ser el siguiente movimiento del mercado al asegurar que Elfyn Evans ha visitado el cuartel general de Toyota GAZOO Racing en Finlandia durante la pasada semana.

El galés ha demostrado una gran velocidad durante el año en momentos puntuales, llegando a estar líder del Rallye de Córcega hasta que un pinchazo en la Power Stage le dejaba sin victoria de forma dramática y se la entregaba a Thierry Neuville. Su lesión de espalda en el Rally de Estonia le dejó fuera de tres citas del WRC en un año en el que ha tenido que amoldarse a un nuevo copiloto y en el que ha llevado el peso del equipo de M-Sport tras la marcha de Sébastien Ogier a Citroën.

Toyota obligada a moverse en un mercado limitado:

La gestión de Tommi Mäkinen hasta ahora había sido impoluta. El finlandés ha conseguido construir un equipo desde su pequeña estructura en Finlandia, marcando el paso con sus técnicos de hacia dónde tenían que ir los coches de la actual generación tal y como hemos podido comprobar con las últimas actualizaciones del Citroën C3 WRC y su arriesgado cambio de concepto que está planeado para 2020. Antes lo habían hecho también Hyundai y Ford, tanto en el frontal como en los aireadores del eje trasero, mientras que la interpretación del reglamento permitió encontrar un área gris que les ha dado un extra de carga aerodinámica durante los últimos dos años y medio.

Campeones del Mundo de Constructores en 2018 y de Pilotos en 2019 a la espera de ver qué sucede en el próximo Rally de Australia. Tienen al piloto con más scratchs durante los dos últimos años, e incluso Jari-Matti Latvala está a solo un mejor tiempo parcial de igualar a Sébastien Ogier en esta temporada. Velocidad no les falta, pero sí que son menos fuertes sin un jefe de filas como Ott Tänak, quizás una de las pocas cosas que se pueda reprochar al Mäkinen director de equipo.

Ahora su tarea es la más compleja, al menos a corto plazo. Cuenta con talento para el futuro, un coche competitivo y recursos para empezar a desarrollar el futuro WRC-H. Sin embargo, le falta uno de los tres gallos del Mundial, ahora concentrados en solo dos estructuras, debiendo de nuevo apostar por uno de los talentos forjados en el cuartel general de Dovenby Hall, quizás los más perjudicados de nuevo por los movimientos de un mercado de fichajes que no se esperaba este golpe.

Puede que Kalle Rovanperä eclosione antes de tiempo, visto su talento hasta ahora y la confianza depositada en él por el propio Mäkinen cuando le permitió probar su primer World Rally Car cuando ni tan siquiera tenía la mayoría de edad, pero hay que ser consciente que los rallyes son una disciplina en la que los éxitos suelen llegar con la experiencia, teniendo como grandes ejemplos los dos campeones intercontinentales más jóvenes, Colin McRae y Juha Kankkunen, ambos con 27 años.

Vía | Autosport

Lee a continuación: Craig Breen sustituirá a Andreas Mikkelsen en el Rally de Australia