Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
WRC
Logo Icon

4 MIN

Esapekka Lappi: el gran damnificado de los movimientos de Citroën y Sébastien Ogier

Oficialmente ya no queda sitio para todos. El relevo generacional del Mundial de Rallyes será empujado debido a las circunstancias después de la salida de Citroën Racing con carácter inmediato. La firma de los dos chevrones deja un vacío histórico difícil de ocupar y sus dos pilotos están listos para ocupar dos de los asientos vacantes en un campeonato en el que ya muchos se estaban disputando los pocos huevos restantes. El anuncio tardío de los franceses nos vuelve a situar en un dilema similar al vivido a finales de 2016, con el rumor de que Sébastien Ogier lo podría ya tener cerrado con Toyota GAZOO Racing.

El silencio del hexacampeón desde la confirmación de la marcha de Citroën es cuanto menos que sintomático. La marca abandonaba el Mundial después de quedarse sin jefe de filas y estar todos “los pilotos candidatos al título” no disponibles, algo que el propio Ogier calificó como una falta de respeto a todos sus rivales. Mientras que Hyundai tiene su particular Dream Team cerrado con Thierry Neuville y Ott Tänak en sendos programas completos y Dani Sordo y Sébastien Loeb compartiendo coche, con Craig Breen en la recámara, queda por completar qué ocurrirá con M-Sport Ford WRT y con la propia Toyota.

Desde Gran Bretaña apuntan a que el lunes será el día del gran anuncio, con Tommi Mäkinen salvando la papeleta y confirmando una estructura completamente nueva con Sébastien Ogier, Elfyn Evans y Kalle Rovanperä. Las cosas parecen claras para el francés que está a punto de cerrar su carrera deportiva dentro del WRC con el que seguramente sea el coche más veloz en la actualidad. Por si fuera poco, contar con el galés como mano derecha sería algo que el propio Seb habría solicitado, solventando, al menos de momento, la papeleta para el director de equipo.

De confirmarse esta información que parece tener una base muy sólida si tenemos en cuenta que Autosport fue la primera en hablar del fichaje de Tänak por Hyundai, quedaría por saber qué ocurrirá con una M-Sport que este año sí tendrá para elegir, a la espera de saber si podrán tener dos o tres coches. Teemu Suninen parecía tener la seguridad y la confianza de seguir un año más, pero ahora el abanico de opciones se ha incluso quintuplicado si tenemos en cuenta que en el mercado están nombres como Andreas Mikkelsen, Jari-Matti Latvala, Kris Meeke, Hayden Paddon y el propio Esapekka Lappi.

El neozelandés ya se ha asegurado que competirá en las tres primeras carreras del TCR de su país con el Hyundai i30 N TCR que recientemente adquirió, así como el desarrollo del coche eléctrico de rallyes, mientras que Latvala ya se aseguró que en el peor de los casos competirá al menos en una cita del WRC 2020. Esapekka Lappi recibió la llamada de Pierre Budar en la mañana del miércoles, comunicándole el responsable de Citroën Racing que se cerraba el programa a pesar de tener contrato por una temporada más. El finés se quedaba de esta forma sin asiento a falta de dos meses para el inicio de la próxima temporada, preguntándose qué podría haber ocurrido con las nuevas evoluciones planeadas para el Citroën C3 WRC:

Creo que podríamos haber dado pasos bastante grandes. La actualización aerodinámica funcionaba muy bien, seguro que habría ayudado mucho en las etapas rápidas y en las rápidas manifestaciones. La diferencia en el tiempo era bastante grande con respecto al viejo aero. También tuvimos algunas actualizaciones relacionadas con el rendimiento con un nuevo motor, nueva geometría con algunas actualizaciones de dirección y algunas otras cosas para los diferenciales.

Lappi se puso en contacto rápidamente con Erik Veiby, su representante, con el fin de empezar a mover la opción de recalar en M-Sport Ford WRT y formar equipo con su compatriota, Teemu Suninen. Queda por ver si alguien se le puede haber adelantado y si Malcolm Wilson y Richard Millener creen que el rendimiento de Esapekka durante las dos últimas temporadas es suficiente como para unirse a la estructura. Al menos no habrá conflicto de intereses para EVEN Management después de finalizar el contrato con Mikkelsen.

Artículos Relacionados

Treinta años sin el Grupo B: repasa con nosotros los coches que lo hicieron inolvidable