Jari-Matti Latvala y Kris Meeke se quedan fuera de los planes de M-Sport para el WRC de 2020

 |  @fernischumi  | 

De estar a la espera de ver qué descartes quedaban del resto de equipos con dos pilotos prácticamente asegurados a ser completamente protagonistas. M-Sport deberá cerrar en los próximos días los pilotos que formarán parte de su estructura para 2020. La salida de Elfyn Evans confirmada por su fichaje por Toyota GAZOO Racing dejan ese plan inicial de los de Cumbria alterado y con la necesidad de encontrar un piloto experimentado que complemente a Teemu Suninen.

El finlandés seguirá la próxima temporada, pero queda todavía por conocer quién será el otro piloto de los Ford Fiesta WRC oficiales. Solo dos unidades para una temporada en la que podrían seguir llegando posteriormente otros pilotos al volante de la tercera unidad tal y como ha sucedido en 2019 con Gus Greensmith, Pontus Tidemand o los dos intentos fallidos para Hayden Paddon.

Ahora sobre la mesa han surgido otros muchos nombres, entre los que nos encontramos a los dos hombres que han estado trabajando para Hyundai este año, Andreas Mikkelsen y Craig Breen, así como los de Citroën, Mads Ostberg y el gran perjudicado del adiós de Sébastien Ogier a la firma de los dos chevrones, Esapekka Lappi. La ventaja de contratar al finés es que, según el medio germano, Rallye-Magazin, su contrato de 2020 sería pagado por Citroën Racing, estructura con la que tenía acuerdo para competir el año que viene, mientras que Ogier tuvo que llegar a un acuerdo para poder romper su contrato.

Teniendo opciones como Breen, Mikkelsen o Lappi sobre la mesa, sería muy extraño que Greensmith subiera a ese puesto en lugar de pensar precisamente en alinear una tercera unidad en un programa parcial que acompañe al núcleo duro formado por dos hombres. Si llega Esapekka, M-Sport volvería a tener un claro sabor finlandés como tuvo durante la década pasada con Mikko Hirvonen, Marcus Grönholm y Jari-Matti Latvala. Precisamente acerca del posible regreso de Latvala o de Meeke se ha pronunciado el propio Malcolm Wilson, el cual asegura que están más orientados acerca de la opción de traer jóvenes promesas: “Preferiríamos instalarnos con pilotos más jóvenes, con quienes trabajamos juntos durante varios años y llevarlos en el mejor de los casos a la cima del mundo”.

Jari-Matti ha sido uno de los primeros en mover ficha. Justo después de conocerse la alineación de Toyota para 2020, formada por Ogier, Evans y Rovanperä, el veterano piloto finlandés hacia crecer esa opción de competir en una cita con un coche privado a asegurar que estaba trabajando para cerrar un proyecto con cinco citas al volante de un Toyota Yaris WRC, dos de ellas prácticamente aseguradas en Suecia y Finlandia y a las que se podrían sumar Cerdeña, Portugal y Gales tal y como ha confirmado a Autosport el propio Latvala. A él se podría unir Takamoto Katsuta, al que han relacionado con un completo programa de ocho pruebas y el Rally de Japón.

He tenido unos años maravillosos con Toyota y quiero seguir trabajando con ellos. Ahora estoy negociando con ellos estar en Finlandia y Suecia. Mi deseo es poder conducir hasta cinco pruebas. Si conduzco, es seguro que la marca es Toyota. Puedo asegurarme al 100% de que no me estoy cambiando a M-Sport. Si quiero estar en el Campeonato Mundial de Rallyes en 2021, el próximo año tengo que correr carreras y dar pruebas. Si no tengo éxito y los resultados no son buenos, ya no vale la pena intentar 2021 - Jari-Matti Latvala a Yle

Carta abierta de despedida de M-Sport a Elfyn Evans:

A M-Sport Ford le gustaría despedirse con cariño de Elfyn Evans, quien se aventura en pastos nuevos antes del Campeonato Mundial de Rallyes FIA 2020. El galés ha sido durante mucho tiempo parte de la familia M ‑ Sport y un ejemplo perfecto de la "Escalera de Oportunidades" de Ford en acción.

Durante su carrera, impresionó al volante de los Fiestas con tracción delanter: compitió con el Ford Fiesta Sport Trophy en el Reino Unido e Irlanda y aseguró numerosos campeonatos antes de avanzar al escenario mundial como parte de la FIA WRC Academy en 2012.

Al ganar cuatro eventos consecutivos con el Ford Fiesta R2, Evans se aseguró el título a falta de rally y avanzó a la competición con coches de tracción en las cuatro ruedas y el recién lanzado Ford Fiesta R5 con motor EcoBoost el año siguiente.

Al mostrar su capacidad para competir por los mejores resultados en WRC 2, se aseguró un asiento en el Ford Fiesta RS WRC para 2014, asegurando sus primeros podios y liderando su primer rally un año después en 2015.

Una temporada lejos de la máxima categoría vio al galés regresar con un punto para demostrar en 2017, y entregó su mejor temporada hasta la fecha, reclamando su primera victoria y desempeñando un papel clave en el éxito del campeonato de M-Sport.

Con una victoria y nueve podios en el nivel más alto del deporte, Evans se hizo un nombre con el Fiesta y se ha convertido en un piloto probado en una de las épocas más emocionantes y competitivas del deporte. M-Sport Ford ha tenido mucho éxito con Evans, y todo el equipo le desea la mejor de las suertes al asumir un nuevo desafío en 2020.

Vía | Rallye-Magazin

Lee a continuación: Toyota despide con honores a Jari-Matti Latvala y agradece la labor a Kris Meeke y Ott Tänak